Jueves, 03 de julio de 2008

Todos lo sabemos. Todos lo pensamos. Decirlo es pecado.

Y luego, claro, vienen las disculpitas absurdas. La política de inmigración del PP y del PSOE se basa en la omertá. En el ilegalizar por la vía del pensamiento único lo que toda España sabe y piensa. En callar los problemas que genera la inmigración. Por supuesto que los andinos roban. No todos, y ni siquiera la mayoría. Pero sí un porcentaje significativamente alto. Lo saben hasta en la tele. Y a veces, hasta lo dicen. Por error.


Comentarios

Añadir un comentario