Martes, 01 de julio de 2008

Zimbabwe: De la viabilidad al basurero en ocho a?os

Magnífico artículo en La Libertad y la Ley a propósito de Zimbabwe. Humildemente trataré de ampliarlo con unos pocos datos contextuales sobre Robert Mugabe y su figura política.

Estamos en el año 2000.  La República de Zimbabwe es una rareza en el África Subsahariana. Un Estado que funciona con absolutas garantías jurídicas, fiable para la inversión extranjera, exportador neto de alimentos y considerado de hecho el granero de África. Su tasa de inflación es del 32% interanual, lo cual es considerado como una inflación bajo control en el contexto económico de su área geográfica, dolarizada de facto.
En ese momento, el partido gobernante ZANU-PF (Zimbabwe African National Union-Patriotic Front) decide empezar a aplicar el ideario marxista-leninista al que había renunciado de boquilla en 1990. Robert Mugabe decide robar las tierras a los granjeros (incidentalmente, blancos) para repartirlas entre sus seguidores (incidentalmente, negros).

Por supuesto, la Alta Corte de Justicia y la Corte Suprema de Zimbabwe claman contra este atropello, injusto y racista. Son ignoradas por Mugabe y silenciadas en occidente por grupos de locos que gritaban "¡feudalismo!" cada vez que se les mencionaban las explotaciones agrícolas heredadas por granjeros blancos, africanos de tercera o cuarta generación y los derechos de estos granjeros. 

Lo catastrófico de las medidas del ZANU-PF se hace notar de inmediato y Zimbabwe se convierte en menos de dos años en un espejo siniestro de lo peor de los Estados-fallidos que vegetan en el Continente Negro: La producción de alimentos se frena en seco y Zimbabwe pasa de ser el granero de África a, pura y simplemente, tener que importar más del 40% de lo que consume.

 La situación se agrava por el aventurerismo de Mugabe, quien decide en un alarde de genialidad intervenir en la guerra civil del Congo apoyando en primer lugar a Mobutu Sese Seko frente a las fuerzas de Laurent Desireé Kabila. Una vez Kabila (a quien el siniestro Che Guevara conoció brevemente llevándose una malísima impresión de él) instalado en el poder,  Mugabe cambia de bando y se convierte en su puntal militar y político. Tristemente, Laurent Desireé fue asesinado a balazos en el año 2001 y el nuevo líder congoleño (su hijo Joseph) decidió diluir su dependencia de Zimbabwe estableciendo una alianza militar que incluía también a Sudán, Angola, Chad y Namibia.

 Los ejércitos de estos países, aliados al Gobierno oficial del Congo, mantienen una dificilísima guerra contra milicias tutsis, tropas de Ruanda y Burundi, milicias hutus y tropas ugandesas. Cuatro ba
ndos enfrentados entre sí por el control de los minerales del país (sobre todo diamantes)  y la supervivencia o genocidio de hutus y tutsis. Hombres, material bélico y prestigio internacional dilapidados en una guerra interminable que sólo acabó con un débil alto el fuego en el año 2003 sin otorgar ningún beneficio real a Zimbabwe y muchos a la familia de Mugabe.

El fracaso de Mugabe no fue solo internacional. En casa, las cosas tampoco estaban saliendo bien. De exportar alimentos, se había pasado a importarlos en menos de dos años. Para abril de 2003, la situación en Zimbabwe era ya calificada internacionalmente como de hambruna. Anteriormente, unas elecciones amañadas y unos informes aterradores de Amnistía Internacional habían logrado, entre otras cosas, la expulsión de Zimbabwe de la Commonwealth.

 Desde 2003 hasta hoy, todo ha ido a peor. La Libertad y la Ley nos ofrece unos datos económicos  aterradores incluyendo una tasa de inflación del 14.000.000% interanual.

Hace tres días, Mugabe juró su cargo ante Dios tras unas elecciones tan sucias que el candidato opositor (que había vencido en la primera vuelta) recomendó a sus seguidores que votaran por Mugabe si veían su vida en peligro. De Estado viable o con visos de serlo, a Estado-Basura. En ocho años. Y, por supuesto, es susceptrible de empeorar.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Liberand
Fecha: Martes, 01 de julio de 2008
Hora: 22:08

Muy buen art?culo, es el complemento perfecto al que escrib?. Gracias por el enlace, hago yo lo mismo con el tuyo.

Un saludo