Mi?rcoles, 25 de junio de 2008

El Incidente: Mucho ruido y pocas nueces

Hay películas que adoras. Películas que te repugnan. Películas que te cabrean. Y películas que te dejan simplemente indiferente. El Incidente, dirigida por el director indio M. Night Shyamalan ("La Joven del Agua, Señales, Stuart Little, El Sexto Sentido) es sencillamente una película sin el menor ritmo narrativo, que busca la inquietud fácil mediante golpes de efecto absurdos y que solo se salva -y ni aún así- de la mediocridad más absoluta por la interpretación de Mark Wahlberg.

El argumento es muy sencillo: Algo -presumiblemente un tipo de compuesto químico- está incitando a personas a suicidarse. En su alocada huida de las zonas afectadas, el profesor de instituto Elliot Moore va descubriendo poco a poco la causa de lo que está sucediendo.

 No nos engañemos: La película es violenta y tiene algunas escenas duras. El problema es que ni aún así consigue impresionar porque todo el planteamiento va haciéndose cada vez más increíble según Elliot va encontrando sucesivos personajes secundarios, cada uno más borderline que el anterior y localizaciones solo remotamente posibles en el imaginario colectivo norteamericano.

 La película llega a un abrupto y abracadabrante final cuando a Elliot, a su mujer y a la hija de su amigo Julian que éste ha dejado a su cuidado, simplemente no les pueden suceder más cosas y se dan por muertos.





Comentarios

Añadir un comentario