Martes, 24 de junio de 2008

El domin? de la crisis: Cae un 30% el consumo de vivienda... y el de autom?viles

Vía Libertad Digital: En los primeros tres meses del año sólo se vendieron 157.539 viviendas, un 31,8 por ciento menos que en el mismo período de 2007, según Vivienda. En el caso de la vivienda usada, el descenso rozó el 47 por ciento. Los datos de consumo se ensombrecen aún más con las expectativas del mercado automovilístico. Este lunes, el presidente de Ford España adelantaba un descenso del 30 por ciento en la venta de coches. Es natural. LLevamos demasiados años viviendo de prestado. Se acabó el dinero barato y se acabaron los lujos que veníamos dándonos.
La llegada del euro nos trajo un aumento generalizado de precios. Pudimos con ese alza gracias al crédito. El problema fue que en vez de endeudarnos para producir, la sociedad española se endeudó para aparentar. Comentaba ayer con dos industriales la cantidad absurda de coches de gama media y alta que se veían, por ejemplo, en Alejandro Sánchez. Una calle cualquiera de un barrio humilde de Madrid como es Carabanchel.

Porque aquí el problema no ha sido solo -y ahora lo estamos viendo- los precios disparatados que se pagaban por un piso con hipoteca a 30 años y tipo variable, en ese momento al 2,5%. Eso, por sí solo, nos ponía a los pies de los caballos. Pero es que además en esas hipotecas a treinta años se metían también reformas, muebles, cambio de coche y viajecito. Todo ello pagado en cómodas cuotas de 750 euros mensuales... que hoy son más de 1300 en el mejor de los casos. Y ahí ya no es que los caballos vayan a pisotear a los hipotecados, sino que van a bailar flamenco sobre sus cabezas. Y detrás de ellos, todos los demás, por puro efecto dominó. Porque cada caída de un punto en el consumo de vivienda o de automóviles supone muchos miles de empleos que se destruyen.

Las inmobiliarias, la construcción, los transportistas, los automóviles... siguen cayendo piezas del dominó de la crisis. Ayer, se sumaron los textiles. La próxima puede muy bien ser el turismo. Y con cada pieza que cae, más y más familias sin sueldo. Ojo a algún que otro banco.





Comentarios

Añadir un comentario