Martes, 03 de junio de 2008

Somalia: Del Estado-Basura al Estado-Detritus

Hay en el mundo un amplio número de Estados-Basura, que mantienen una soberanía nominal sobre sus propios territorios, simplemente por ser incapaces de ejercerla con la amplitud necesaria. Se trata de Estados débiles, pobres, sin medios, de fiabilidad nula a la hora de hacer cumplir sus propias leyes y no digamos ya a la hora de cumplir compromisos internacionales. Sí, tienen -casi siempre- unas fronteras reconocidas, pero su Gobierno es incapaz de asumir una responsabilidad plena sobre lo que ocurre dentro de las mismas ya sea por corrupción, incapacidad, presencia de elementos tribales o guerrilleros que interfieren con la autoridad del Estado.

En su reunión de ayer, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas creó una nueva categoría:  En su resolución 1816 y por unanimidad, el Consejo otorgó carta blanca a fuerzas armadas de cualquier país extranjero que obtenga del -denominado- Gobierno Somalí la categoría de "cooperador" para penetrar en aguas territoriales somalíes con el fin de combatir la piratería.

En román paladino, la ONU reconoce oficialmente a Somalia como un Estado-Detritus, simplemente incapaz de ejercer soberanía de ningún tipo en sus aguas territoriales. No de imponer una soberanía deficiente o incompleta, sino de imponer ningún tipo de soberanía o imperio de la Ley en sus aguas territoriales. Hasta el extremo de tener que permitir a cualquier tercero -eso sí, mínimamente autorizado por el supuesto gobierno somalí, por la cosa de guardar las formas- el combatir libremente la piratería en las mismas.

Estados-Basura sin control sobre amplias franjas de su territorio hay muchos. Colombia carece de control alguno sobre un tercio de sus fronteras, en manos de guerrillas narcoterroristas. El antiguo Zaire está en la misma situación, cambiando narcotráfico por diamantes y rencillas tribales. Sierra Leona, pura y simplemente careció de Estado durante cinco años. Y en tres de los quince condados de Liberia, las funciones del Estado las ejercen señores de la guerra locales a los que el Gobierno tuvo que reconocer como interlocutores, incapaz de acabar con ellos. Incluso en la misma Europa tenemos el caso de Transnistria, en el que una guerrilla venida a más con el apoyo de Rusia se ha proclamado independiente de Moldavia con el nombre de República Socialista Soviética Moldava de Transdniestria con himno, escudo y bandera propias, y ejerciendo todas las funciones del Estado sobre una población de 550.000 personas bajo el dudoso status de "Autoridad Nacional". Situación parecida a la de Abjasia respecto de Georgia.

La descolonización trajo al mundo la lacra de los Estados-Basura. Y la ONU, la gran impulsora de otorgar la independencia a quien no tenía las capacidades mínimas para asumirla, acaba de abrir la puerta con el apoyo de potencias tan poco sospechosas de neocolonialismo como Corea del Sur, Japón, España y Panamá, al sentido común: Si usted no puede ejercer soberanía, que lo haga cualquier tercero.

A ver si pronto lo vemos extendido y se empiezan a solucionar los graves problemas causados por la propia incapacidad de los Estados-Basura...antes de que se conviertan en Estados-Detritus.



Comentarios

Añadir un comentario