Viernes, 30 de mayo de 2008

El que quiera cuscus, que se vaya a Marruecos

Vía Noticias de Eurabia, me entero de que el nuevo Gobierno de Roma ha decidido suprimir los menús étnicos en las escuelas y sustituirlos por cocina tradicional italiana y mediterránea ante los "insuficientes resultados en materia de integración real" que venían dando. Ole, ole y ole.

Y... ¿qué es para el gobierno de Roma una integración real? Pues enseñarles a los padres de los niños inmigrantes la Ley italiana. Tres oles mas.

Y esto, el mismo día en el que Sarkozy asume en nombre de Francia la Presidencia de la Unión Europea con una propuesta de Pacto Europeo sobre inmigración que incluye, entre otras cosas, un contrato de integración obligatorio. Ahí es nada.


Comentarios

Añadir un comentario