Viernes, 30 de mayo de 2008

Alquiler a Inmigrantes: La Prensa contra la Libertad

Al diario El Mundo y al 20 Minutos y a otros medios como por ejemplo el Diario de Córdoba les parece muy mal que los Sres. Propietarios de viviendas en aqluiler seleccionen a sus inquilinos según sus propios criterios y experiencia acumulada tras más de una década de multiculturalidad forzada.

Les es totalmente indiferente que, estadísticamente, el inquilino inmigrante (particularmente el magrebí o subsahariano) sea con diferencia el más conflictivo de fcara al pago de la renta, cuidado del piso o cumplimiento de las normas comunitarias del inmueble. Ninguna de esas consideraciones deben importar al Propietario, porque, naturalmente, esta prensa progresista no considera la Propiedad como un derecho natural del Hombre, sino como una concesión graciosa de la sociedad hacia el individuo supeditada a los fines que la sociedad marque.

 En este caso, el fin marcado por la sociedad y sus sabios comunicadores parece ser que en cada edificio exista, sin solución de continuidad, un problema de integración. Cada propietario de vivienda en alquiler debe asumir, porque sí, el riesgo permanente y cierto en estos tiempos de crisis de ver su inmueble convertido en un piso-patera y deteriorado en consecuencia.

 Nada importa que, como muy bien dicen en lalibertadylaley, ser arrendador en España sea una actividad de máximo riesgo. Nada importa el derecho de cualquier propietario o empresa (desde un banco hasta un fontanero) a evaluar sus propios riesgos y actuar en consecuencia. Solo importa el progresismo de salón y pacotilla impuesto vía noticiario.

Mucho me temo que esta campaña de criminalización del arrendador preocupado por su inmueble y por el bienestar de los vecinos del mismo no ha hecho más que empezar. Menos mal que ya hay quien ha asumido la defensa de la libertad de los españoles

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: Domingo, 05 de junio de 2011
Hora: 2:16

Tú eres abogado y tú sabrás mejor, pero la impresión que yo tengo es que la ley de arrendamientos no beneficia al inquilino, ni al propietario: a quien beneficia es al más pícaro e hijodeputa, esté del lado que esté.

Ya van dos veces, desde que volví a España, que me chulean el depósito, alegando desperfectos inexistentes, pequeñas taras que ya estaban ahí cuando yo llegué... y omitiendo pequeños arreglitos o mejoras hechas por mi, con mi propio tiempo y mi propio dinero.

Como la justicia funciona mal y lenta, les "va mejor" a quienes se la toman por su mano y le echan morro al asunto... ya sea casero o inquilino.