Domingo, 21 de enero de 2007

NOCHE SIN TREGUA: LA PERSECUCION AL ROL



Este video de David Bravo en Noche Sin Tregua me da la oportunidad de recordar el oscuro periodo de los a?os que siguieron al que fue conocido en Espa?a como el "Crimen del rol".

Yo ten?a 13 a?os y jugaba al rol desde los 8. No era -no creo haberlo sido nunca- particularmente impresionable o exagerado. Ya antes del crimen de Javier Rosado, los juegos de rol habian dado algun problema en el colegio (CEU-Montepr?ncipe) poruq erequer?a dados para jugar.

El uso de dados -y de barajas- en el recinto escolar estaba expresamente prohibida por el reglamento, aunque la mayor parte del profesorado hac?a la vista gorda... hasta el 30 de Abril de 1994. Requisa de libros, llamadas a los padres y una docena de roleros desfilando por los despachos de los tutores y los profesores de Religi?n fueron la primera reacci?n del centro, supongo que instada desde la direcci?n.

Tengo que decir que la comprendo: Simplemente, no sab?an de lo que se trataba "aquel juego" y se curaban en salud. Para los jugadores de rol, todo se reduc?a a tener cuidado y que no nos pillaran. Casi, casi pod?a decirse que cuando sacabamos el Dungeons&Dragons est?bamos jugando al mismo tiempo una partida en vivo para evitar ser descubiertos, al m?s puro estilo fanhunter.

El problema vino cuando empezamos a percibir la persecuci?n no s?lo fuera del colegio (prensa, TV) sino incluso en las propias tiendas que hab?an introducido en gran medida el rol en Espa?a. Elektra dej? de vender rol de cara al p?blico. Simplemente, sacaron de los escaparates los libros, los dados y las revistas y ten?as que acercarte al mostrador expresamente a pedir que te sacaran el material de la trastienda, casi como si estuvieras adquiriendo explosivos o plutonio. En Arte-9 casi no se not? la situaci?n: Simplemente colocaron el rol en el fondo de sus tiendas o en las plantas-s?tano de las mismas. La planta s?tano de Atl?ntica, donde se vend?a desde siempre el rol, permaneci? cerrada durante meses (?a?os?) subieron a la planta baja algunos libros testimoniales antes de atreverse a empezar a venderlo regularmente de nuevo. As? estuvieron las cosas hasta casi el a?o 2000.

Durante el tiempo que segu? en el colegio, hasta terminar COU en el 98, la persecuci?n sobre el rol sigui? vigente, aunque atenuada seg?n aparec?an nuevos chivos expiatorios: Las cartas Magic, los Tamagotchis y la moda de pegar fuego a los restos de polen cada perimavera.

En la Universidad tuve el gusto de ser alumno del gran psiquiatra Garc?a Andrade, uno de los expertos forenses que determin? la locura de Javier Rosado y quien nos explic? con todo lujo de detalles el nivel de transtorno mental del "asesino del rol": Psicopat?a, personalidad m?ltiple (parece que m?s de treinta) y transtorno disociativo de la identidad.

Cada vez que surge la duda, remito a su libro "Cr?menes, mentiras y confidencias". Cierto es que cuando la prensa busca carnaza, poco importan hechos como el que Javier Rosado no jugara al rol m?s que dos veces en toda su vida. Pero peor es aceptar ser el chivo expiatorio de las c?clicas histerias que se desatan para intentar "salvar" a una juventud que no tiene m?s problema que la progresiva p?rdida de valores en la ense?anza.

Comentarios

Añadir un comentario