Lunes, 04 de febrero de 2013

El Caso Bárcenas, camino de convertirse en el Caso Rajoy

Tras la no-comparecencia de Rajoy el pasado sábado, empiezo a temerme que estamos, sin ambages, ante el escándalo más grave desde 1978 con la posible excepción del asunto del GAL y los fondos reservados. Escándalos de financiación de partidos ha habido ya unos cuantos, pero en el Caso Bárcenas tenemos puestos negro sobre blanco tres elementos nuevos y distintos, a saber: 

a) Una estructura consolidada en el tiempo, integrada con absoluta normalidad en el Partido -con dependencia directa del Presidente, nada menos- y en la que cada pieza que cae (Sanchís, Naseiro...) es sustituida sin traumas por su segundo al mando o sucesor natural. 

b) A diferencia de otros escándalos de financiación, los captadores de dinero no lo hacían sólo para el Partido: Repartían de forma estable y continuada sobrecitos a toda la cúpula. 

c) El trato dado al propio Bárcenas, al que se le permitió dimitir temporalmente de su cargo como Tesorero prometiendo readmitirle. Cabe preguntarse si éste es el tratamiento lógico que dar a "casos de corrupción aislados" dentro de un partido... A menos, naturalmente, que la cúpula del partido en su totalidad esté metida en el ajo y por lo tanto, interesadísima en que el cogido con las manos en la masa guarde silencio. A mayor abundamiento, tenemos al menos a una ministra que accedió al cargo ya tocada por el tema Gúrtel y cuyo ¿exmarido? sigue a sueldo del PP tras protagonizar otro escándalo.

Tenemos una estructura. Tenemos a unos particulares forrándose. Tenemos Ley del Silencio. ¿Qué nos falta? Pues un baranda, naturalmente. 

La Audiencia Nacional imputa a Bárcenas como si el jefe fuera él. Cabe preguntarse si lo es realmente. Orgánicamente, el Tesorero del PP ha dependido siempre del Presidente. ¿No se ha enterado ninguno de lo que hacía su subordinado? Más que dudoso. La única conclusión lógica es que Rajoy lo sabía.

De lo que Rajoy ha dicho y de lo que no ha dicho el mejor resumen hasta la fecha lo ha hecho Luis del Pino. Porque es que Rajoy llega a la Presidencia del PP en 2004 y mantiene esta estructura intacta. Y hace un Congreso a la búlgara en 2008 y todo sigue igual. Y las anotaciones manuscritas de Bárcenas de las que ya sabemos, seguro, que al menos algunos apuntes son verdaderos están llenas de los sobrecitos que cobró presuntamente D. Mariano en esas fechas y desde antes.

Yo no me creo que el diseño o el día a día de esta operativa sean obra de Rajoy. Ni mucho menos. Pero es absurdo pretender que su "comparecencia" del sábado -vergonzosa imagen para España y absolutamente indigna para los periodistas que se prestaron a ella- ha servido para responder a alguna de las múltiples dudas que suscita todo esto. Y son muchas. 

De entrada, la Madre del Cordero: Que lo de que el Tesorero de un Partido que tiene negocios en el extranjero con su predecesor en el cargo y 22 millones de euros en Suiza sigue correteando de Génova al Senado y del Senado a Génova y venga a madrugar y venga a decir "Sí, bwana" sólo se lo puede creer Paco Marhuenda.

Y porque le van los garbanzos en ello. 


Comentarios

Añadir un comentario