Viernes, 28 de septiembre de 2012

El Régimen descompuesto

Más que la intervención europea, Más que la inmigración masiva, más que la corrupción generalizada y más que el hartazgo de los ciudadanos con su clase política, el verdadero signo de la descomposición del Régimen del 78 es el descaro con el que las instituciones autonómicas están llevando a cabo una apuesta separatista en Cataluña y, en muy breve, en el País Vasco. 

En el caso catalán, la disposición separatista de una parte innegablemente importante de la población es un hecho nuevo. Tan nuevo como el paradigma político que se va a instalar en el País Vasco tras los fracasos sistémicos (pues ambos han sido apuestas fallidas de los partidos del turno) tanto de la ilegalización de Batasuna como de la despeneuvización del País Vasco que debía ejecutar el Lehendakari López. 

Tanto los dos fracasos vascos del Sistema como el ascenso social y político del separatismo catalán han sido protagonizados muy principalmente por los traumas y contradicciones del PSOE, vividos con toda su crudeza durante el zapaterismo con el punto álgido ("acontecimiento planetario") de la coincidencia en el tiempo del hidrocéfalo Zapatero en Moncloa con la de su inane comilitón Maragall al frente de la Generalidad. Es tal el daño que el PSOE ha causado al Régimen del 78 que sólo la mayor de las catarsis debería poder salvarle de seguir los pasos del Partido Socialista Italiano. 

Pero la debilidad meliflua del Partido Popular nos hace temer que requiera de un frente común con el PSOE para salvar al Régimen y al propio PSOE. Y cuando un pusilánime recurre a la ayuda de un ciego el resultado final puede ser cualquier cosa menos óptimo. En este caso, el disparate propuesto lleva el nombre de "federación". 

No me entiendan mal. Hace ya mucho tiempo llevo diciendo que cualquier cosa (incluyendo la federación) es mejor que el actual Estado Autonómico, en el que unos entes que constitucionalmente tienen la capacidad de autofinanciarse (bien con tributos propios, bien con recargos a tributos estatales) han renunciado a ello y en favor de componendas periódicas con el Estado central. Con una federación con sus dos autoridades fiscales bien diferenciadas al menos la engañifa económica sobre lo que cuesta sostener el modelo territorial no sería posible. 

El problema de la federación viene por las connotaciones jurídicas y políticas que tiene una federación. Que se basa en la cesión de soberanías preexistentes. Avanzar por la vía federal es en este sentido profundizar en los problemas que ya está causando el separatismo y sentar las bases definitivas para una secesión en toda regla. 


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: Mi?rcoles, 26 de diciembre de 2012
Hora: 20:37

 

Estimado amigo:

Considero que no es el régimen el que esta descompuesto. Es España que esta desmembrada.

En el  articulo que has escrito, haces un buen analisis de la situación a la que nos estamos enfrentando los españoles; por la falta de sinceridad politica, la falta de economia saneada,  lo que provoca una reacción de independentismo, aislamiento y rebeldia,  por parte de los catalanes, en realidad, por parte de un catalán separatista; el Presidente Arthur Mas. Te recuerdo que no ha ganado las elecciones con mayoria absoluta. Le han dado la espalda a sus pretensiones.

Mi más sincera enhorabuena, por tu artículo.

Chantal Chamorro

http ://protocolo-chantalchamorroblogspot.es.com

http://protocolodelamoda.blogspot.es.com

 

 

Autor: lperezcerra.blogspot.com
Fecha: Mi?rcoles, 02 de enero de 2013
Hora: 19:58

El Estado de las autonomías ha fracasado. El centralismo fracasó.

Se impone una reforma constitucional, claro.

Solo veo tres salidas para Cataluña: (las cito en orden de preferencia personal)

1.- Pacto Fiscal

2.- Federalismo.

3.- independentismo

Saludos