Martes, 31 de enero de 2012

Cascos: Lo raro es no hacerlo

Ayer tuvimos dos noticias políticas de importante calado. En primer lugar, las elecciones andaluzas serán el 25 de Marzo y no el 4 ó el 11 como se venía rumoreando. Con esto, Griñán no solo se agarra al Boletín un par de semanas más, sino que además incrementa la presión europea sobre Rajoy para que ejecute las reformas sin esperar a las elecciones andaluzas. No todo son ventajas con esta jugada, sin embargo, ya que supone dar tiempo a la Fiscalía -ahora en manos populares- y a la Jueza para que hagan estallar el asunto de los ERES en plena campaña electoral.

La otra noticia es que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, Francisco Álvarez-Cascos ha decidido disolver la cámara autonómica asturiana convocando elecciones para el mismo 25 de Marzo. ¿La razón? Un más que evidente pacto PP-PSOE para impedirle gobernar, cuyo último sainete ha sido ver a los populares votando por la prórroga de unos presupuestos regionales a los que en su momento se opusieron en vez de pactar con Foro unos nuevos.

La medida de Álvarez-Cascos me parece no solo lógica, sino absolutamente normal. Y el hecho de que tanto PP como PSOE se hayan lanzado a criticarla es simplemente una muestra más del verdadero Matrix político e institucional en la que los grandes partidos viven e intentan hacernos tragar disfrazado de normalidad.

La Constitución Española y los diferentes Estatutos de Autonomía consagran un Régimen parlamentario de los denominados "de colaboración de poderes": El Legislativo y Ejecutivo están estrechamente ligados y tienen que colaborar entre sí para poder seguir subsistiendo, ya que cada uno de ellos tiene facultades sobre el otro: El Legislativo puede deponer al Ejecutivo (en España esto se hace vía moción de censura) y el Ejecutivo puede disolver al Legislativo convocando nuevas elecciones.

El caso asturiano es un caso de libro: Foro Gobierna con 16 escaños en el Legislativo (llamado Junta General del Principado) pero se encuentra con un bloque opositor formado por el Partido Popular (10 escaños) y el PSOE (15 escaños). Ninguno de los dos partidos opositores accede a pactar con Foro para que el Ejecutivo tenga un mínimo de estabilidad y además tampoco se articulan entre ellos mismos para darle a los asturianos un Ejecutivo autonómico capaz de funcionar. En esta situación, la disolución de la Cámara parece lógica.

Pero Cospedal y Rajoy opinan lo contrario. Al segundo le parecen muchas elecciones en tan poco tiempo y Cospedal ha puesto como ejemplo de gobernabilidad en minoría... a la Autonomía Canaria. Es decir, poniendo como ejemplo el comportamiento normal de nuestra casta política, consistente en comprar sillones con prebendas y pagar estas con cargo a las arcas públicas.

Si Francisco Álvarez-Cascos hubiera entrado en ese juego probablemente su Ejecutivo hubiera encontrado oxígeno parlamentario para seguir adelante. Pero, bien porque no quisiera entrar en el juego de la compra de apoyos (lo cual sería un punto a su favor) o bien porque PP y PSOE mantienen realmente el pacto anti-Foro que Cascos denuncia, la decisión lógica es disolver el Parlamento y convocar nuevas elecciones en las que los asturianos tomen la palabra para decidir qué les parece la actitud de cada cual.

Elecciones que darán lugar a una Junta General nueva en la que, para empezar, todos y cada uno de los diputados y de los Grupos Parlamentarios en los que se agrupen tendrán clarísimo que, si Foro forma Gobierno, no solo no van a obtener rédito alguno de hacer políticas de bloqueo sino que además se encontrarán con que la mamandurria se les acaba tres años antes de tiempo.

El Parlamentarismo es esto, señores. Lo de Canarias, lo de Cataluña o lo de Miguel Ángel Revilla en Cantabria es caciquismo y partitocracia. Y si el Matrix en el que vivimos en España no les deja verlo, váyanse a buscar situaciones políticas semejantes en otros regímenes políticos similares al nuestro a ver si en alguna le pone alguien alguna pega a la actitud de Álvarez-Cascos.


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: llabiegu
Fecha: Martes, 31 de enero de 2012
Hora: 15:30

Plas, plas, plas me quito el sombrero, has dado totalmente en el clavo.

Asturias, lugar donde vivio, es lo mas parecido a Albania, Kosovo, Calabria, Napoles o Sicilia. Mafia en estado puro, dominada por el partido PPSOE que se reparten los dineros desde el inicio de la "democracia" y con un pacto no escrito de Ayuntamiento de Oviedo para PP y Junta del Principado para Psoe. Ahora ha entrado un tercero en juego que es Foro. Cascos sabe lo cainita que es la politica asturiana y ha hecho lo correcto.

Ahora toca hablar al pueblo y demostrar si la sociedad asturiana esta enferma, al igual que la vasca, o todavia le queda cordura y capacidad de analisis para darle un mayoria suficiente a Cascos o si prefiere a la mafia.