Jueves, 22 de diciembre de 2011

Año I de Mariano

Habemus cambio de ciclo político y, por lo tanto, nuevo Gobierno. Mariano Rajoy desveló ayer el listado de sus elegidos que hoy ultiman sus tomas de posesión y mañana se reunirán en Moncloa para el primer Consejo de Ministros de la Era Mariano. El Presidente del Gobierno ha optado por encarar su mandato con un gabinete muy corto, muy jerarquizado y con sorpresas de impacto limitado que anticipan un poco las líneas generales que pretende seguir. 

Unos breves comentarios sobre los nombramientos, los nombrados y lo que anticipan: 

1) Se plantea una estructura muy presidencialista en la que el propio Rajoy llevará la supervisión económica y la VicePresidenta única -Sáenz de Santamaría- se encargará en solitario y con el pleno respaldo del líder de la coordinación política. 

2) La estructura del Gobierno es unitaria. Lejos de la confederación de grupos de presión que componían el zapaterismo, el marianismo va a ser, al menos en lo tocante al ejercicio del poder, uno e indivisible. 

3) Malos tiempos para bachilleres, gente que "pasó por" una o varias Facultades universitarias sin obtener título alguno, concejales de flamenco, excónyuges de embajadores y aparatchniks sin título: Comparar la calidad formativa de cada uno de los miembros del nuevo Gobierno con los del saliente es como comparar La Moraleja con Valdemingómez. 

4) Rajoy ha pagado favores a quienes le han apoyado desde 2004 y muy particularmente desde 2008. Y a eso responden en parte los nombramientos de Mato, Pastor, Gallardón, Fernández Díaz y Soria. Llama la atención (pero no sorprende) la no-inclusión de ningún valenciano entre los ministros. 

5) El peso del área económica lo llevarán De Guindos y Montoro junto con una casi desconocida Fátima Báñez que pasa de la segunda línea a la primera. Sobre Luis de Guindos -cuyo nombramiento no me gustó demasiado ayer- me remito provisionalmente, a la valoración de José Luis Ruiz Bartolomé. Sobre Montoro mi opinión es sobradamente conocida pero creo que en Hacienda puede hacer un papel mucho mejor que el que hubiera desempeñado en Economía: A fin de cuentas, Luis de Guindos se ha caído del ídem ladrillero mientras que Cristóbal Montoro parece seguir instalado en la negación de lo obvio. En cuanto a Báñez, seguramente será la primera en pasar una prueba de fuego con la inminente reforma laboral, así que podremos ver como navega en muy breve tiempo. 

6) Ana Pastor aterriza en Fomento siendo una mujer 100% de Rajoy que no debe nada a ninguna energética, ingeniería, financiera o constructora. Esto es muy importante a la hora de encarar un ciclo económico que va a estar marcado -seguro- por la reducción del gasto público. Es un caso muy parecido al de Ana Mato en Sanidad, siendo ambas mujeres y con solera en el Partido fuera del cual tienen poca o ninguna experiencia. 

7) Otro hombre del Partido, Aries-Cañete, ira a la refundada cartera de Agricultura. Me cae simpático y tiene experiencia más que sobrada para ocuparse de la principal tarea de este Ministerio, que es la de defender la parte española de la PAC en Bruselas con uñas y dientes. Por otra parte, la agricultura moviliza mucha mano de obra y es exportable, por lo que tenerla como Ministerio separado es, más que un acierto, una necesidad.

8) En cuanto a los nombramientos políticos: Gallardón en Justicia será muy controvertido y a pesar de ello me parece mejor que la opción Trillo. García-Margallo es una sorpresa en Exteriores, siendo su currículum el de un aparatchnik bregado en la U.E. como segundo o tercer espada. Jorge Fernández Días como Ministro del Interior es toda una declaración de intenciones -y a mi juicio, de intenciones nada buenas.

9) Para Defensa, un hombre del Rey: Pedro Morenés. Sobre cuya trayectoria Libertad Digital pasa de puntillas hasta el extremo de decir -en un ataque de amnesia- que fue Secretario de Estado con Eduardo Serra "quien ya fué en su momento un nombramiento sorprendente de Aznar" como si éste hubiera tenido algo que ver en su nombramiento y no le hubiera venido impuesto desde la Zarzuela. De este tipo de polvos (hablo aquí a los silencios clamorosos de la Prensa patria sobre cuestiones que afectan a la Corona) vienen luego lodos como los de Urdangarín. Pero me desvío del tema: Morenés conoce Defensa, conoce la OTAN, tiene experiencia política y no hay razón para no considerarle, a priori, solvente para el cargo. 

10) El Centro Nacional de Inteligencia sale de la órbita de Defensa y pasa a depender de Presidencia. Es decir, de Soraya Sáenz de Santamaría. El que tenga oídos, que escuche. 

11) El nuevo Ministro de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert, es para mí una completa incógnita. Pero tiene sobre la mesa varios toros que lidiar, entre ellos Educación para la Ciudadanía, la reforma educativa y todo lo relativo a la supresión del canon digital declarado ilegal por Bruselas y el desarrollo -o no- de la Ley Sinde. 

En definitiva, estamos lejos del Gobierno de tecnócratas y sí en un Ejecutivo de hombres y mujeres de partido con cualificación y -en líneas generales- experiencia en sus respectivos campos. La costumbre suele ser darles 100 días. Eso le vendría muy bien al Partido Popular para no estropear la difícil victoria en Andalucía. Pero no creo que tengan ni un mes. Lo iremos comentando. 


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Gonzalo
Fecha: Viernes, 23 de diciembre de 2011
Hora: 13:03

Te comparto en G+.

De Guindos tenía peor opinión y el enlace que pones y sus opiniones sobre la burbuja me la mejoran bastante. Ahora bien, ¿son cosas mías o Montoro y él dicen exactamente lo contrario al respecto?

Autor: Fray_Fanatic
Fecha: Mi?rcoles, 04 de enero de 2012
Hora: 11:05

Dicen exactamente lo contrario. Hay quien augura problemas muy graves entre ambos a cuenta de eso y el bulo según el cual se habrían enfrentado a los tres días de formarse el Gobierno ya ha tenido que ser desmentido...