Mi?rcoles, 30 de noviembre de 2011

El delito del Duque de Palma (Actualizado)

Ahora que va quedando claro exactamente en qué consisten los delitos que se le imputan a Eduardo "Teddy" Bautista (que se refieren, como ya apuntamos en este blog a no informar a los socios o hacerlo deficientísimamente de en qué gastaba el dinero las sociedades participadas por SGAE) pintan calva la ocasión para hablar del sumario abierto a propósito del entramado montado por Urdangarín y su socio Diego Torres.

Y al igual que en el caso de la SGAE, conviene aclarar previamente la diferencia entre lo que es una entidad sin ánimo de lucro y lo que no lo es y la diferencia entre lo que no pasa de ser una inmoralidad y un escándalo de imagen y lo que es un delito en toda regla. Vayamos por partes.

En este caso, el Instituto Noós es una Fundación. Una entidad sin ánimo de lucro -como lo es una Asociación- que se basa en gestionar un patrimonio puesto al servicio de unos fines. A diferencia de una Asociación, la Fundación se constituye ante Notario y en vez de inscribirse en un Registro de Asociaciones, lo hace en uno de... Fundaciones. Hay que decir que el Registro de Fundaciones tiene unas funciones considerablemente más amplias que el de Asociaciones  y que llegan hasta el mismísimo sellado de los Libros y depósito de las correspondientes cuentas anuales. Bien. 

Dos cuestiones interesantes sobre las Fundaciones y su funcionamiento económico:

- Como regla general -tan general es que hasta los Estatutos-tipo del Ministerio de Cultura lo recogen así- el Patronato de una Fundación es el único órgano de la misma. Gestiona, manda, ordena, dirige y aprueba las cuentas y además selecciona más o menos a su antojo a sus nuevos miembros. [Sin relación con este tema: Cuando una o varias personas jurídicas montan una Fundación, son ellas mismas las que designan y sustituyen a los Patronos que las representan en tal Patronato].

- Los Patronos de una Fundación ejercen sus funciones gratuitamente pero pueden contratar con la Fundación si se lo autoriza el Protectorado, es decir, si se lo autoriza el Estado que es quien ejerce la función de Protectorado que es una suerte de control sobre las fundaciones.

Hasta aquí no hay ningún delito por parte del Duque de Palma. Es Patrono de una Fundación, es empresario, no hay ninguna incompatibilidad entre ambas cosas y aún en el caso de que hubiera incumplido la obligación de pedir permiso al Protectorado (es decir, al Gobierno) para que empresas de las que él sea Administrador facturaran a Noós, es más que dudoso que hubiera incurrido en delito alguno sino más bien en una mera irregularidad administrativa (tal vez sancionable con multa) o en algún ilícito civil demandable por los restantes Patronos. Bien.

Lo importante es tener claro el siguiente concepto: Las Fundaciones pueden perfectamente -y de hecho lo hacen cada día- subcontratar servicios y pagar por ellos bajo el criterio y el control de sus Patronos y -en casos específicos- del Protectorado. No hay delito alguno en ello, por feo que nos pueda parecer que el consorte de la Infanta vaya por ahí pidiendo dinero a entes públicos y privados para una Fundación de la que luego cobra. 

Por otra parte, tenemos las empresas de Urdangarín, de su socio, de la Infanta y de amigachos varios que podemos dividir muy a brocha gorda en tres categorías:

a) Las que le facturan a Noós: Esta actividad es fea, pero no delictiva. Si luego Noós cobra mucho o poco o si luego la empresa subcontratada cobra mucho o poco de Noós es algo absolutamente opinable. Aquí no está el delito.

Y que me perdonen los periodistas que ven en esto una trama destinada a "apoderarse" de fondos públicos, porque estos fondos dejan de ser públicos en el momento en el que se les entregan a una entidad privada que puede subcontratar y subcontrata a quien le parece. 

b) Las que le facturan directamente a administraciones públicas o empresas privadas varias: Lo siento mucho, pero aquí tampoco está el delito dado que se trata de una actividad completamente lícita... 

...a excepción de cuando no lo es. 

¿Cuándo deja de ser lícito que una sociedad del señor Urdangarín o del ciudadano Pérez le facture a una administración pública? Pues desde el momento en el que, por ejemplo, la adjudicación del contrato no es limpia: Si resulta que los presupuestos que deben pedirse a tres empresas independientes entre sí se envían desde el mismo fax sito en la sede de la misma Fundación sin ánimo de lucro de la que eres Patrono y el presupuesto más bajo resulta ser el tuyo, la cosa empieza a apestar a alteración de precio en concursos públicos

c) Las que se dedican a facturarse entre sí dando lugar a una trama de fraude fiscal: Aquí hemos llegado ya al colmo de los colmos. Si tus empresas le han facturado a tu entidad sin ánimo de lucro seis millones de euros y han pagado 200.000 euros en impuestos, aquí está pasando algo muy gordo que el Código Penal define como fraude fiscal. 

Y estos son, en definitiva, los dos posibles conductas punibles de Iñaki Urdangarín. Lo demás -léase constituir una entidad sin ánimo de lucro y un puñado de sociedades e ir pasando la bolsa por Ayuntamientos, Consejerías y empresas- puede ser más o menos presentable pero es más que dudoso que sea castigable.

Conviene tener en cuenta la diferencia en evitación tanto de demagogias, como de sorpresas según avance la investigación.

Actualización 1/12/2012: Ahora resulta que Noós, que era quien cobraba por realizar el proyecto y era quien tenía trabajadores en nómina, subcontrataba la realización de los "informes" con las sociedades vacías de Urdangarín. Evidentemente, no se trata de la estructura más inteligente del mundo, pero antes de ponernos a hablar de "recibos falsos" (es decir, de un delito de falsedad en documento privado) reléase lo expuesto en el apartado a) del punto anterior. La cosa es paulatinamente menos presentable y empieza a acercarse más y más a las líneas rojas del Código Penal... pero nada impide al Duque de Palma prestar sus servicios a través de una sociedad. Más bien habría que preguntarse como es posible que un Ayuntamiento pague 7.000 euros por "veinte folios repletos de vaguedades, frases hechas y erratas" y no haya ningún imputado por malversación de caudales públicos. 


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Orisson
Fecha: Mi?rcoles, 30 de noviembre de 2011
Hora: 12:53

Muy bien explicado, pequeño Saltamontes. Oía ayer en Intereconomola cómo daban suspicazmente la noticia de que el Urdanga había metido a sus hijos como socios de la empresa... cuando es no sólo legal sino absolutamente común (y apostaría a que muchos que trabajan en la cadenita hacen o han hecho lo mismo con sus sociedades limitadas: si es de la familia es de sentido común que los hijos sean socios). Así que mejor explicar las cosas antes de usar los palos y antorchas, para usarlos justamente, más que nada.

Un saludo

Autor: Orisson
Fecha: Mi?rcoles, 30 de noviembre de 2011
Hora: 12:57

Y otra muy buena, también en Intereconomola: un sesudo juntaletras aseguraba que, para dejar incólume a la Casa Real, Undarga debería renunciar al título de Duque. Y el señor éste, tan listísimo, ni se ha parado a pensar que Undarga es Duque consorte, es decir, siempre será Duque mientrás esté casado con Elena Borbón. Así que el brillantísimo y audaz correveidile sostenía sind arse cuenta que Undarga debía divorciarse de su mujer para no molestar a sus suegros. Qué gilipollas.

Un saludo

Autor: Gonzalo
Fecha: Mi?rcoles, 30 de noviembre de 2011
Hora: 16:45

Se agradece la explicación, porque es acojonante la cantidad de gente que dice lo primero que se le ocurre, subidos en la gran autoridad que les otorga el clip con el micro cogido en la solapa.