Jueves, 17 de noviembre de 2011

Concentración Nacional

Tanto a derechas como a izquierdas se aplauden los nuevos gobiernos de Grecia e Italia, surgidos no de nuevas elecciones, sino de puros y simples golpes incruentos tramados desde Bruselas. Si se considera un gran avance y todo un éxito que en el Gobierno de Italia no haya ni un solo político y si se acoge con los brazos abiertos el absurdo argumento de que el Ejecutivo tecnocrático de concentración nacional formado en Grecia hace innecesario referéndum alguno sobre el "rescate" de la Unión Europea y del FMI que más que rescatar a los griegos los está matando, no entiendo en que se va a fundamentar en lo sucesivo ninguna crítica contra los gobiernos tecnocráticos de, por ejemplo, Franco.

Parece muy fácil defender un gabinete de concentración nacional como el máximo logro del consenso en un país. Pero cuando ese gobierno se conforma por el puro interés de una oligarquía política o económica y en defensa de acreedores extranjeros contra el interés de su propio pueblo la cosa deja de ser tan bonita. A fin de cuentas, Papandreu y Berlusconi han sido quitados de enmedio por defender el interés de sus votantes, consistente -por si a alguien le cabe alguna duda- en pagar lo menos posible de una deuda que es absolutamente impagable por puras y simples matemáticas.

Aquí en España ya hemos sufrido una primera dosis de concentración nacional de nuestros partidos contra el interés de los ciudadanos españoles. Fue este verano, cuando en menos de quince días se aprobó una reforma constitucional que decía esto:

“Los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta. Estos créditos no podrán ser objeto de enmienda o modificación, mientras se ajusten a las condiciones de la Ley de emisión”.

Este fruto de la sesuda concentración de PP y PSOE contra el interés de sus votantes y del país consistente -para legos en derecho y víctimas de la LOGSE- en prohibir no sol las quitas soberanas sino la mera negociación de las mismas con los acreedores y situar el pago de la deuda en un nivel de privilegio superior, por ejemplo, al de las pensiones- augura futuras concentraciones similares a poco que vengan mal dadas.

Y van a venir mal dadas seguro ya que España tiee la misma capacidad de pagar sus deudas que Italia o Grecia: Ninguna. 

¿Qué forma de concentración nacional tendremos en España cuando a finales de 2012 Mariano Rajoy haya agotado su crédito político? ¿Una gran coalición a la griega? Puede perfectamente ser el precio del PSOE a cambio de paz en las calles. ¿Una tecnocracia a la italiana? Muy mal dadas deben venir para que las estructuras de bronce de nuetsros partidos se resquebrajen hasta esos extremos.

Pero conviene que vayamos teniendo en mente el concepto. Porque a partir de Marzo-Junio de 2012, a más tardar en Octubre según la amplitud de la mayoría que salga de las urnas el próximo domingo, lo empezaremos a escuchar. Y salvo el improbable caso de que el objetivo de tal concentración sea el de impagar la deuda externa y abandonar el Euro, sabremos que estamos escuchando hablar, pura y simplemente, de un proyecto de alianza de nuestros partidos contra los españoles.

Ahí lo dejo.


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Gonzalo
Fecha: Jueves, 17 de noviembre de 2011
Hora: 13:14

Muy bueno. Difundo.

Una cosita: te fala una "o" en la frase "en prohibir no sol las quitas soberanas"

Autor: amdg
Fecha: S?bado, 19 de noviembre de 2011
Hora: 18:18

No voy a votar porque no hay derecha catolica en las listas. De todas formas, como dice un amigo mío. ¿Para qué nos pediran que votemos si dentro de dos años van a ir a Goldman a pedir un presidente del gobierno?

Pues dos años tardaremos, imagino que nos darán una tregua para que no sea tan brusco.