Jueves, 27 de octubre de 2011

98%

Si antes decido empezar a retomar el blog, antes sucede: La Unión Europea acaba de decidir la contabilización de la deuda española al 98% de su valor nominal. Es decir, dar como seguro un 2% de impago en nuestra deuda pública. El Reino de España no puede pagar a sus acreedores.

Se trata de algo tan grave que la prensa digital ha mantenido la noticia en portada el mínimo tiempo imprescindible y de hecho, en el momento de escribirse estas líneas, El Mundo, ABC, La Razón, Público e incluso Libremercado han sacado la noticia de sus portadas digitales manteniendo, eso sí, la noticia -vieja ya- de la quita del 50% de la deuda griega y la buena noticia (y falsa) de la no-necesidad de recapitalización de la banca española

Quien se meta en este momento en estos diarios verá portadas casi calcadas, en lo que es un evidente esfuerzo coordinado por ocultar la cruda realidad: Ha sucedido lo impensable.

Solo que no era impensable.

Se trata del anunciado comienzo del inevitable final de algo cuyo principio veníamos venir hace dos años: Avalar las deudas de un sistema financiero quebrado nos llevaba automáticamente hasta la quiebra del Estado y, muy posiblemente, hasta el corralito financiero. Y, desde luego, una muestra más de que las elecciones generales se adelantaron precisamente porque la capacidad de endeudamiento del Estado había llegado a su fin y la posibilidad de intervención de la UE y del FMI es palpable y casi diríamos que segura.

Vienen tiempos oscuros y difíciles. Tiempos traídos por la dolce vita pagada con dinero ajeno de la que presume Aznar, que se barruntaron y no se evitaron por ese inútil preocupado en un cambio social jacobino según sus criterios enfermos como es Zapatero y cuyas consecuencias más catastróficas van a ser gestionadas por un hombre gris que es tan consciente de los dolorosos sacrificios que tendrá que exigira los españoles que no se atreve ni a mentar sus tan preconizadas soluciones. 


Comentarios

Añadir un comentario