Viernes, 06 de mayo de 2011

La Tercera C?mara legaliza a ETA

La Sentencia del Tribunal Constitucional que hemos conocido justo en el d?a en el que se celebra el aniversario del brutal atentado terrorista contra la cafeter?a California 47 viene a derogar de un plumazo la Ley Org?nica 6/2002 de 27 de Junio de Partidos Pol?ticos al privarle de su sentido fundamental... que no era otro m?s que la ilegalizaci?n bananera de Herri Batasuna por su conducta previa a la promulgaci?n de la misma.

Lo preocupante del asunto no es que la Ley de Partidos -que es un churro- vuele por los aires, ni tampoco que se termine de una vez con una suerte de estatuto jur?dico que creaba la inconstitucional figura del ciudadano "contaminado" cuya sola presencia en un partido o lista era prueba indiciaria suficiente para su ilegalizaci?n. Esos conceptos jur?dicos indeterminados creaban una situaci?n de inseguridad total, que ayer se utiliz? para ilegalizar HB? y ma?ana hubieran podido aplicarse para impedir la participaci?n pol?tica de cualquier partido, por ejemplo, antiinmigraci?n... y a sus militantes. El esc?ndalo, por lo que a m? respecta, viene por otro lado:

El Tribunal Constitucional no es justicia regular ni mucho menos una ?ltima instancia jurisdiccional. Se trata de un ?rgano de justicia especial que se ha convertido en una instancia extraordinaria en virtud de las conveniencias de una casta pol?tica que desea influir a su antojo sobre la Justicia. De ah? las permanentes? trabaspor los relevos de sus magistrados, ligados por un mandato tan imperativo al partido que los nombra que ?ste se permite incluso abroncarles en p?blico.

Y de ah? que herramientas constitucionales tan importantes como el recurso previo de inconstitucionalidad simplemente se suprimieran a la primera oportunidad hasta convertir al Tribunal Constitucional en lo que es hoy: Una tercera c?mara legislativa no prevista en el ordenamiento jur?dico dedicada exclusivamente a servi mejor al inter?s del gobernante de turno bien corrigiendo a la justicia ordinaria (especialmente al Tribunal Supremo) bien dictando sentencias a mayor gloria del ejecutivo de turno (expropiaci?n de RUMASA, Ley del Aborto,? ilegalizaci?n de HB, Estatuto catal?n, etc...).

Y aqu? est? el esc?ndalo: Que donde el Tribunal Supremo ha dicho -bas?ndose en los informes policiales- que Bildu era un intento de suceder a Batasuna expresamente prohibido por la Ley de Partidos y que respond?a a la estrategia e intereses de ETA. Y ante eso, la Tercera C?mara ha dicho exactamente lo contrario. Que el Supremo ha visto or?n y el Constitucional ha dicho que es agua de lluvia. Y puestos ante la disyuntiva de elegir, siempre tendr? m?s credibilidad el m?s independiente. Que no es el Constitucional.

Dig?moslo ya: La Tercera C?mara no iba a hacer otra cosa m?s que responder a las mayor?as de las dos primeras y a los deseos y estrategias del Ejecutivo. Y eso implicaba allanar en lo posible el camino para la gran baza -la ?nica- del PSOE en general de cara al a?o 2012 y del zapaterismo en particular de cara a su pase a la Historia: La rendici?n de ETA.

Pero para eso, primero hab?a que darles una salida. Legalizarles pol?ticamente. Eso es lo que es Bildu. Y de aqu? a unos meses lo vemos.


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Orisson
Fecha: S?bado, 07 de mayo de 2011
Hora: 9:53

Plas, plas, plas. Algún día habrá que desarrollar lo de la ley de partidos, porque los hay que la siguen viendo como buena (como todo lo que hiciese Chemari el de los Milagros).

Un saludo