Martes, 12 de abril de 2011

Una de romanos yankis: La Legi?n del ?guila

Los intentos del cine americano por convertir a su pa?s en heredero de Roma v?a Inglaterra no paran de sorprenderme. Los intentos anteriores que recuerdo son, respectivamente la?versi?n de El Rey Arturo lanzada en 2004?y algo m?s recientemente,?La ?ltima Legi?n?y Centuri?n.?La primera pel?cula parte de la imposible base hist?rica de que el ya de por s? improbable Rey Arturo fuera un oficial de las legiones romanas y el conjunto de inexactitudes, invenciones, mentiras, puras fantas?as y anacronismos convierten a este pintoresco western en algo completamente desechable desde el punto de vista de la realidad hist?rica. Por m?s que la pel?cula sea realmente entretenida. ?

La ?ltima Legi?n recoge una certeza hist?rica m?s o menos contempor?nea a las leyendas art?ricas: Es perfectamente defendible hist?ricamente que R?mulo Aug?stulo siguiera vivo ?a principios del Siglo VI. El problema est? en que el viaje a Britania del Emperador-ni?o es pura fantas?a ya que se sabe que su confinamiento en Campania (acompa?ado de una sustancial pensi?n vitalicia) dur? desde su deposici?n en el a?o 476 hasta su muerte, que se produjo a m?s tardar en el a?o 511. R?mulo no pudo, por lo tanto, ni viajar de ni?o al muro de Adriano, ni encontrarse all? con la desaparecida IX Legi?n (luego hablaremos de ella), ni mucho menos quedarse ?a engendrar al que ser?a el Rey Arturo como pretende La ?ltima Legi?n.?

Y todo esto dejando aparte la total y absoluta certeza hist?rica de que R?mulo Aug?stulo era, de hecho, un usurpador. El leg?timo Emperador de Roma -y realmente el ?ltimo en ostentar tal t?tulo- fue Julio Nepote, reconocido tanto por Odoacro como por el Imperio Romano de Oriente hasta su asesinato en Dalmacia en el a?o 480.?

Siendo indefendible una suerte de sucesi?n entre el Imperio Romano y lo que despu?s ser?a conocido como el mundo anglosaj?n, todos los intentos cinematogr?ficos en este sentido est?n condenados a la falta de rigor o al rid?culo. Esto es lo que le pas? a Centuri?n, absurda pel?cula de serie B en la que siete supervivientes de una emboscada que ha terminado con la destrucci?n total de la IX Legi?n (segunda vez que sale), entre los que no faltan ni el cowboy-protagonista ni el negro de cuota? huyen de los salvajes pictos con apoyo de una druida local.?

El tema de los negros en el ej?rcito romano no es para echarse las manos a la cabeza. En las Auxilia (tropas auxiliares) su presencia deb?a ser bastante normal y aquellos que serv?an en los cuerpos de Auxilia obten?an la ciudadan?a romana, transmisible autom?ticamente a sus hijos. Dado que para servir en las Legiones solo se requer?a una buena forma f?sica, ?rganos genitales masculinos, ciudadan?a romana y no haber sido esclavo (aunque los hijos de los libertos s? eran admitidos), no me cabe duda de que en el Siglo II los negros eran una visi?n no com?n pero desde luego no infrecuente en las Legiones. Pero me desv?o del tema.

Estaba hablando de tres pel?culas de romanos, las tres ambientadas en Britania y las tres cont?ndonos poco m?s o menos una fusi?n entre Roma y el mundo anglosaj?n ya sea mediante la legitimidad militar (Rey Arturo), din?stica (La ?ltima Legi?n) o simples simpat?as entre los britanos (Centuri?n). A m? la pauta se me hace evidente.

Y no hay tres sin cuatro y La Legi?n del ?guila? sigue esta pauta completamente. La pel?cula parte de la desaparici?n de la totalidad de la IX Legi?n (y van tres veces) tras una batalla contra los pictos en la cual se pierde la valiosa ?guila de la Legi?n. El hijo del portaestandarte, que ha vivido toda su vida atormentado por tal deshonra, tratar? de lavarla intentando rescatar la preciada insignia viajando a las Tierras Altas con la ayuda de su esclavo picto que es -encima- hijo de uno de los jefes tribales muertos por los romanos en tal batalla.?

El primer problema es que la IX Legi?n -y ya iba siendo hora de hablar de ella- no se perdi? en Escocia en el 117 d.C. Es totalmente falso. Simplemente, la Legio IX Hispana fue reemplazada de sus funciones en Britania por la Legio VI Victrix y redesplegada en la actual Nimega (Holanda), donde permaneci? hasta el 131 d.C. ?en el que fue enviada a combatir a Oriente. Fue all? donde probablemente fuera diezmada o aniquilada en alg?n momento anterior al a?o 161 d.C. ?

Dejando de lado el falso misterio de la Legi?n desaparecida,?La Legi?n del ?guila es la historia de la improbable amistad entre un centuri?n romano y su esclavo britano y de como solo mediante la necesaria fusi?n entre los talentos y las lealtades de ambos logran el objetivo com?n de recuperar el ?guila de la IX Legi?n y de paso poner en evidencia a la oficialidad de Roma. Franquear el Muro de Adriano. Enga?ar al Pueblo Foca. Reunir a los desertores de la Legi?n perdida para embarcarles en una ?ltima batalla desesperada en la que al final no vence Roma, sino la ut?pica Britania romanizada.

?Nada, en definitiva, que no hayamos visto ya. M?s de lo mismo. Y ya me cansa.?


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: William-Puertaoscura
Fecha: Viernes, 29 de abril de 2011
Hora: 15:59

Webber tenía razón a la hora de proponer  los tipos de legitimidad. El mundgo anglosajón siempre ha buscado la legitimidad via Roma a pesar de que no su sistema juridico no tiene las raices en el derecho Romano. Pero eso no es solo desde ahora, sino que viene desde 1777.  Por otro lado, EEUU es una nación que esta en un periodo post-hegemonico, y necesita estos puntos en común, que tiene la historia universal para legitimizarse, renovarse y  aprehender estos elementos para seguir sustentando su hegemonia cultural.

 

Curioso el caso de la 9na Legión. El heroe siempre salva el dia, como el 7mo de Caballeria :)

Autor: Anonimo
Fecha: Lunes, 03 de octubre de 2011
Hora: 4:04

La película se basa en la novela de Rosemary Sutcliff de 1964. Pedir que un novelista siempre cuente la verdad es exigirle que deje la narrativa y se vuelva historiador. Creo que en este sentido la crítica es no sólo injusta, sino absurda, porque parte de una premisa falsa: que la película no debe contener ficción, sino sólo realidad. Varios críticos han escrito sobre este film que es consistente y correcto. Pero si al reseñista le da pereza comentar este tipo de películas, ¿para qué diablos las comenta? Lo único que nos transmite es su singular aburrimiento.