Jueves, 07 de abril de 2011

La ca?da de Portugal

Finalmente Portugal ha resistido seis d?as m?s de lo que indicaban nuestras predicciones m?s optimistas, all? por el mes de?Enero: Hace escasas horas, el Presidente luso acaba de solicitar formalmente el rescate de la Uni?n Europea. Para gran alivio de los inversores que estaban comprando una deuda lusa considerada de muy alto riesgo a intereses superiores al 10%, confiados precisamente en que al final ser?a el ahorrador europeo el que los terminar?a pagando, v?a eurobonos o fondo de rescate, seg?n el mecanismo que ya comentamos aqu?.?

Hablando claro y pronto, eso es una completa inmoralidad. Portugal, Irlanda, Grecia y posiblemente Espa?a (que ser? probablemente la pr?xima) deben quebrar. Y sus acreedores deben aceptar quitas. Nos parece perfectamente justo que los riesgos del capital se remuneren mediante intereses... siempre que estemos hablando de riesgos reales. Porque la posibilidad de quiebra del deudor es uno de esos riesgos del capital que justifican moralmente el cobro de intereses en los pr?stamos. Y bajo esta perspectiva, es absolutamente inmoral que un se?or pueda jugar a la ruleta rusa de comprar deuda con alt?simo riesgo de impago remunerada a intereses parejos con la absoluta seguridad de que ese bono-basura en el que est? invirtiendo se lo va a acabar pagando, principal e intereses, el conjunto de la ciudadan?a.?

El rescate de Portugal era inevitable. No tanto porque lo quisiera Portugal (no puede ser deseado un rescate tras ver las dur?simas medidas de ajuste tomadas con Grecia o Irlanda) como porque era un clamor entre los mismos prestamistas institucionales (bancos europeos y fondos de capital-riesgo) que invert?an en los bonos-basura portugueses sabiendo que era imposible que Portugal pagara las astron?micas tasas de inter?s que su riesgo-pa?s requer?a... pero tambi?n que era imposible que la burocracia de Bruselas no terminara saliendo en tromba para lograr que los contribuyentes europeos pagaran el pato.?

Dig?moslo ya: Sin la seguridad de un eurorrescate, Portugal no hubiera encontrado financiaci?n para su d?ficit p?blico ni a tipos 10%, ni probablemente a tipos del 15%. La rep?blica lusa se hubiera visto obligada no solo a equilibrar sus gastos de acuerdo a sus ingresos... sino incluso a reducir aquellos o aumentar estos de forma mucho m?s dr?stica de lo que ha venido haciendo desde el inicio de la crisis. En lugar de ello, Portugal ha ido huyendo hacia delante financiando su deuda a tipos de inter?s absurdos en perjuicio de unos pocos que hubieran sido los primeros afectados en caso de una suspensi?n de pagos del pa?s luso.?

Por supuesto que una suspensi?n de pagos -una quiebra soberana- no es ni mucho menos un escenario id?lico. Pero en una quiebra soberana, tras un breve periodo de tiempo muy malo -turbulento incluso- se renace. Lo que se va a hacer con Portugal -que es lo que se est? intentando con Grecia- es obligar a sus ciudadanos a que se echen sobre los hombros una deuda impagable, asumiendo recortes sociales dur?simos... para a la postre, terminar exactamente igual: Fuera del euro y suspendiendo pagos. Porque la deuda portuguesa es -como la griega, como la irlandesa- matem?ticamente impagable.?

?Y Espa?a? Espa?a no es Portugal. Es infinitamente peor.?Portugal no se ha dedicado en los a?os de tipos de inter?s bajo a construir ciudades fantasma, ni aeropuertos condenados al cierre y nisiquiera a expandir absurdamente la administraci?n p?blica. Pero tampoco han invertido en I+D+i, ni han modernizado su sistema tributario, ni han permitido una competencia real en sectores clave. Los gobiernos lusos de los ?ltimos diez a?os se han limitado a no hacer nada y financiar sus gastos corrientes aprovechando el cr?dito barato. ?Y eso ha sido suficiente para generar una deuda tan salvaje que les ha llevado al hundimiento. ?

Espa?a tiene cuatro veces el d?ficit luso. Con el atenuante de tener cuatro veces la poblaci?n de nuestro vecino. Y con el agravante de habernos dedicado los ?ltimos lustros a expandir los gastos fijos del Estado y a crear una inmensa burbuja inmobiliaria que nuestro sistema financiero est? digiriendo despacio, muy mal y con cargo a un presupuesto p?blico que tampoco reconoce realmente la magnitud de su deuda, por la v?a de ocultarla en empresas p?blicas.

Aguantaremos unos cuantos meses m?s a base de no reconocer datos PIB negativos?por m?s que retroceda la industria, el comercio caiga un 8% o el d?ficit de la balanza comercial (es decir, la diferencia entre lo que compramos fuera y lo que vendemos al exterior) siga aumentando.?Los compradores de deuda empezar?n a darse cuenta del riesgo que supone Espa?a de aqu? a unos meses (tal vez Septiembre) cuando se conozcan los datos de d?ficit por cuenta corriente.?

Antes -y muy concretamnete, tras el 22-M- empezaremos a ver intentos por hacer recortes muy dr?sticos de gasto p?blico. El objetivo va a ser evitar un rescate hasta despu?s de las generales de 2012. Pero mucho nos tememos que no va a poder evitarse que sigamos el mismo camino que nuestro hermano: Dudas impagables, intento de rescate a mayor gloria de nuestros acreedores y finalmente salida del euro. Ojal? me equivoque.?


Comentarios

Añadir un comentario