Lunes, 14 de febrero de 2011

40k: Ultramar Vincit

La esperada revancha contra los Orkos no sali? finalmente demasiado mal. Dejando de lado que mi GPS pas? a mejor vida en el trayecto y que como consecuencia llegu? tard?simo a la batalla, Ultramar logr? anotarse una peque?a victoria (1-0) en un escenario de Waaaagh! con cinco objetivos.

Lo que realmente me gusta de los wargames son las batallas asim?tricas en las que los dos bandos parten de situaciones lo m?s distintas posibles o incluso desequilibradas. As? que cuando Fernando sac? el libro de escenarios de 40k y propuso jugar uno, la verdad es que no lo dud? ni un momento: Yo juego al Warhammer, no al ajedrez.?

En un escenario de Waaagh! los Orkos despliegan a 22 cent?metros del centro de la mesa. Es muy, muy cerca, sobre todo jugando en una mesa que ya es de por s? m?s corta de lo deseable. Colocamos cinco objetivos y aqu? Fernando cometi? su error: Correspondi?ndole situar tres de los cinco objetivos, los situ? todos en mi mitad del tablero. Sin duda, los Orkos -cuyo punto fuerte es, no lo olvidemos, el cuerpo a cuerpo- necesitaban llevar la lucha hasta m?. Pero cuando tienes una unidad de Gretchins y la dejas en reserva, parece l?gico situar al menos un objetivo lo m?s cerca posible de tu borde para que, llegado el caso, puedan capturarlo.?

Dicho esto, la batalla estuvo marcada por mi despliegue, basado en cuatro Escuadras T?cticas (mi tropa b?sica) de diez Astartes cada una con lanzallamas, lanzamisiles y espada de energ?a, montadas tres de ellas en un Rhino y la cuarta, en un Razorback equipado con lanzallamas pesado. Les acompa?aban, como apoyo pesado, dos Escuadras de Devastadores (de cinco Astartes con cuatro lanzamisiles cada una) y un Whirlwind, junto con un Capit?n bien armado como Cuartel General. En definitiva, plant? el tablero a 51 Astartes armados para todo, con una cantidad apreciable de las armas de plantilla tan odiadas por los Orkos.

En esta situaci?n, los pielesverdes hicieron lo que deb?an hacer: Lanzarse a destruir lo que m?s da?o pod?a hacerles. El Whirlwind y el Razorback cayeron en el Turno 1 y los Devastadores en el Turno 3, mientras la horda orka se ve?a obligada a ignorar los objetivos y no solo sufr?a el fuego r?pido, sino que adem?s se encontraba con las omnipresentes espadas de energ?a y los casi tan letales lanzallamas de las T?cticas.

En realidad, los Orkos no son un ej?rcito que pueda permitirse el lujo de acampar en un par de objetivos -que fue, esencialmente, lo que hice yo- y defenderlos a muerte: No juegan bien a la defensiva y menos a?n contra unas unidades m?viles con la capacidad de fuego r?pido como las Escuadras T?cticas de los Astartes. As? las cosas, estaban obligados a destruirme primero y a capturar objetivos despu?s.

Y as? termin? el enfrentamiento, como veis en la imagen que acompa?a a estas l?neas: Una Pe?a de Noblez y el Kaudillo Orko enfrentados a un Capit?n y dos Sargentos de los Astartes con espadas de energ?a -uno de ellos acompa?ado adem?s por su escuadra de combate intacta- defendiendo un estrecho paso mientras otra escuadra defiende el objetivo.

En el extremo contrario de mi borde de la mesa, una Pe?a de Chikoz muy disminuida disputaba un segundo objetivo a una Escuadra T?ctica que opt? -muy sabiamente- por trabarla en combate. Todo esto mientras los Gretchins, perdidos del mundo, apenas lograron asomar sus verdes narices por el borde del tablero y los Akribilladorez que tantos quebraderos de cabeza me dieron en la anterior partida (y que aun en esta destruyeron el Whirlwind) se encontraron sin objetivo alguno que disparar desde el turno 2 por la sencilla raz?n de que no ve?an nada desde su posici?n.

Hay que decir que la partida termin? al final del Turno 3 (les hubiera tocado a los Ultramarines iniciar el Turno 4), debido en gran parte a mi enorme retraso ?a la hora de llegar. No obstante, Fernando convino conmigo en que tres armas de energ?a en manos de Marines Espaciales al asalto para defender un paso tan estrecho como ese son muchas armas de energ?a. 1-0 para los Marines Espaciales. Ultramar Vincit. ?

Cuestiones importantes que aprend? en esta batalla:?

- Si tienes una ?nica arma o unidad extremadamente ?til, es absurdo desplegarla en el flanco en vez de en el centro. A m? me pas? con el Razorback y su lanzallamas pesado.?

- Cargar a los Orkos es, como sospechaba, much?simo mejor que ser cargado por los Orkos. De hecho, siendo el Orko medio pura y simple carne de ca??n, recibir el asalto de una unidad de diez miniaturas simplemente les destroza.?

- Los misiles cazadores asesinos son un completo desperdicio de puntos.?

- Las armas de energ?a ignoran la regla de No Hay Dolor. Ojo, porque debe haber reglamentos de 5? Edici?n en los que no lo especifica. Y con eso claro, la unidad de Noblez acompa?ados de un Matasanoz que suele desplegar Fernando, deja de parecer tan terrible.?

Esta batalla fue hace tres semanas. Desde entonces hasta ahora, he disputado batallas contra la Guardia Imperial y los Eldars, de las que hablar? pr?ximamente d?as. Mientras tanto, vuelvo a verme las caras con Fernando el pr?ximo fin de semana. Toca pensar en como mis Necrones van a apa??rselas para prevalecer sobre la Marea Verde.?


Comentarios

Añadir un comentario