Lunes, 27 de diciembre de 2010

#Seriesyonkisgate: Ignacio Escolar ayudando a su se?or

??Yo a Escolar le leo a diario. Es extremadamente raro que est? de acuerdo con lo que dice, pero se?le nota una buena combinaci?n de instinto y fuentes que le convierte en un?term?metro infalible de lo que le duele a la progredumbre, o de cual va a ser la consigna zapaterista de la semana. En el asunto de la Ley Sinde navega mezclando una de arena con cada varias de cal, porque tiene que mantener una cierta equidistancia entre el sesentayochismo y el progresismo kaviar.

Me da la impresi?n de que hoy ha cometido un error de bulto abriendo el mel?n de lo que ya se conoce como el #Seriesyonkisgate: Es decir, tratar de abrir un frente directo contra quienes se lucran con las p?ginas de descargas contra las que presuntamente se crea la Ley Sinde basado en una sencilla -pero acertada- investigaci?n acerca de quien est? detr?s de la web Seriesyonkis.com y unos c?lculos -que tampoco me parecen disparatados- sobre lo que estar?a facturando la p?gina en cuesti?n.?

Se trata, ni m?s ni menos, que de echarle un capote al Ejecutivo y al culturetariado patrio se?alando con nombres y apellidos a quienes estar?an cometiendo la inmoralidad de ganar dinero explotando la propiedad intelectual ajena. El problema es que se le ha visto el plumero... y adem?s est? equivocado.

En primer lugar, la actividad de Seriesyonkis.com es perfectamente legal, porque seriesyonkis.com no distribuye contenido alguno sino que simplemente enlaza hacia los lugares en los que se puede conseguir. La legalidad de la actividad de Seriesyonkis y p?ginas similares es absoluta y as? la han ido declarando, sin excepci?n, todos y cada uno de los Juzgados y Tribunales que han tenido que resolver sobre las diversas iniciativas legales que en las m?s diversas v?as ha ido abriendo la industria de la cultura.?

En segundo lugar, considerar el mero enlace a un contenido como una injusticia o una inmoralidad supone simplemente vivir en otra galaxia en lo que a la propia naturaleza de Internet -que se define, no lo olvidemos, por los enlaces- se refiere. Si el enlace a un contenido ajeno es inmoral, toda Internet es un invento inmoral, porque Internet no es m?s que una inmensa red de contenidos diversos enlazados entre s?. Escolar conoce a la perfecci?n esto, porque conoce a la perfecci?n y en primera persona el cambio de paradigma que ha supuesto Internet. Pero en esta ocasi?n opta interesadamente por ignorar que si el enlace es inmoral, se acab? la red de redes.?

En tercer lugar,?seriesyonkis.com no se est? lucrando de un contenido ajeno, sino que se est? lucrando de su propio trabajo de recopilaci?n, clasificaci?n y ordenaci?n de enlaces. Ese es el valor a?adido que aporta seriesyonkis.com a sus nueve millones de usuarios ?nicos mensuales y eso es lo que justifica sus ingresos por publicidad. Seriesyonkis ordena enlaces a contenidos y cobra por ello. Exactamente igual que lo hace, por ejemplo, Google. Sin m?s diferencia que la de centrarse en un segmento concreto de contenidos a los que dirigir sus hiperv?nculos. Seriesyonkis y Google se lucran exactamente por el mismo concepto: Publicidad en una web recopilatoria de enlaces a la que el p?blico accede masivamente. ?Es inmoral Google? ?Lo ilegalizamos??

Estos tres razonamientos se cierran en uno solo: Enlazar no es robar y Copiar no es robar. Tengamos esto muy claro cuando escuchemos a alg?n imb?cil comparando la copia de un contenido que simplemente se multiplica hasta el infinito sin perderse con el robo de objetos f?sicos que son finitos y por su propia naturaleza susceptibles de ser pose?dos por una sola persona.?

Y todo esto nos lleva directamente a una sola conclusi?n: Los responsables de Seriesyonkis no est?n ganando dinero a costa del trabajo ajeno, sino que lo est?n ganando con el trabajo que no hacen los dem?s. Si los due?os de los contenidos a los que enlaza Seriesyonkis no son quienes est?n forr?ndose con sencillos enlaces hacia su producto sumando millones de visitas mensuales es debido a su propia incapacidad para innovar o para articular en torno a sus creaciones propuestas de negocio tan sencillas y viables como las que lleva a cabo esta web.?

El fondo del asunto lo explica muy bien Enrique Dans: Se est? defendiendo el presunto derecho del creador a vivir de sus obras... cuando ese derecho simplemente no existe. Nadie tiene derecho a vivir de su creaci?n o de su trabajo. Lo que tiene es el derecho a crear y a trabajar y a tratar de articular en torno a su trabajo o su creaci?n un modelo econ?mico v?lido. Y esto vale exactamente igual para el autor, para el intermediario, para el abogado, para el empresario o para el simple asalariado.

Atacar a seriesyonkis por ganar dinero a cambio de facilitar gratuitamente el acceso del p?blico a los contenidos que este demanda es, en este sentido, la pataleta del inepto. La pataleta de quien defiende como necesaria y posible la interceptaci?n masiva de comunicaciones para frenar la propagaci?n de contenidos e ideas. La pataleta de quien tiene un negocio y cree que lo puede gestionar durante d?cadas al margen de los cambios en la sociedad, en la t?cnica y en el mercado.?

La pataleta, en definitiva, de los amos a quienes Escolar ha prestado esta vez su voz.?


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: Lunes, 27 de diciembre de 2010
Hora: 15:27

Lo has clavado ;)