Jueves, 23 de diciembre de 2010

Dimisi?n SINDEmora

Lo que ha sucedido ayer en el Congreso no es una victoria ni de la democracia ni de los ciudadanos, ya que en Espa?a impera una partitocracia de representatividad nula. En este sentido, el rechazo a la Disposici?n Adicional Segunda (lo que llamamos "Ley Sinde") de la Ley de Econom?a Sostenible ha sido el resultado final de una lucha entre dos grupos de presi?n distintos.

En el primero de ellos, figura todo el sindicato habitual de vividores del cuento en sus vertientes filmogr?fica y musical amparados por la mism?sima AntiMinistra de Cultura y con el nada despreciable apoyo de las presiones que es capaz de ejercer la potencia hegem?nica de la ?poca. Enfrente, una amalgama de individualidades abrumadoramente m?s numerosas, pero sin apenas estructura de ning?n tipo. El m?rketing viral traducido en clamor social ha logrado finalmente movilizar los votos de una serie de partidos regionalistas o separatistas absolutamente sobrerrepresentados que, en conjunto con el principal partido de la Oposici?n deseoso de darle un revolc?n al Gobierno, ha sumado 20 votos frente a 18 del PSOE.

Lo que se ha ganado con la desaparici?n de la Disposici?n Adicional Segunda del articulado de la LES no es el derecho a realizar descargas de contenidos de m?sica o cine. De hecho, era imposible que con esta ley, que no persigue contenidos sino enlaces, se llegara a impedir descarga alguna: La mayor parte de los protocolos P2P existentes hoy d?a no requieren de enlace alguno, sino sencillas b?squedas masivas en nodos descentralizados imposibles de desactivar individualmente... con los contenidos alojados en los ordenadores privados de los usuarios de la red, quienes muchas veces comparten fragmentos de archivos que no poseen en su totalidad.?

As? las cosas, la derrota de la Ley Sinde es en realidad la derrota de una legislaci?n desproporcionada, inconstitucional y estrafalaria que dejaba el cierre de cualquier tipo de p?gina web en manos de una comisi?n administrativa bajo la pretendida tutela judicial de un ?rgano que deber?a decidir sobre el cierre de la web previas alegaciones del afectado en un plazo de cuatro d?as... plazo que no es sino una burla al derecho de defensa. No eran las descargas las que estaban amenazadas, sino la misma libertad de expresi?n en Internet la que estaba siendo puesta en solfa para obtener el cierre de doscientas p?ginas web... en favor de las cuales se hab?an pronunciado ya una y otra vez los Juzgados y Tribunales del Reino.?

La derrota de la Ley Sinde ha sido tambi?n la derrota de una muy concreta forma de hacer pol?tica: Someterse a los deseos de un Gobierno extranjero, colar en un Consejo de Ministros una disposici?n adicional inesperada, ignorar las protestas ciudadanas y terminar votando en una comisi?n -y no en un pleno- a las diez y media de la noche de la v?spera del sorteo de la Loter?a de Navidad... ?toda la tramitaci?n de la Disposici?n Adicional Segunda ha sido un ejercicio de abracadabrismo pol?tico de la peor especie y es justo estar contento de que finalmente se haya visto truncado, salvando la posibilidad de que el Senado la resucite.?

Tras todo esto, quedan suficientemente claras las razones por las que es necesario pedir, una vez m?s, la dimisi?n de ?ngeles Gonz?lez-Sinde. Ha empleado las ?peores artes pol?ticas para tratar de aprobar por razones equivocadas una legislaci?n liberticida. Y adem?s ha quedado en evidencia al fracasar en su empe?o.

Lamentablemente, queda claro tambi?n y por las mismas razones porqu? Sinde no va a dimitir: Porque el zapaterismo es ante todo y sobre todo una suma de lobbys progresistas. Y la canalla de la cultura no va a renunciar tan f?cilmente a su representaci?n en esa ecuaci?n.?


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: sarcarcar
Fecha: Viernes, 24 de diciembre de 2010
Hora: 14:25

Un año más, he estado siguiendo tus pensamientos. Algunos de ellos los puedo compartir, otros no. Pero permíteme desearte unas felices fiestas.

Salud

III República Socialista

Carvalho