Mi?rcoles, 24 de noviembre de 2010

El grito de Kim

Organizar maniobras militares conjuntas justo al l?mite de uno de los Estados m?s militarizados del mundo y con el que, adem?s,mantienes un alto el fuego desde hace m?s de cincuenta a?os no puede ser considerado una buena idea. Cierto que esas maniobras son anuales y en fecha m?s o menos fija, pero uno se arriesga a que sucedan incidentes como el ?ltimo entre las dos Coreas.?

Sabemos seguro que el Norte ha disparado al Sur. Y por una vez y sin que sirva de precedente, estoy dispuesto a creerme que el r?gimen de la familia Kim m?s que atacar, probablemente ha respondido a alg?n disparo o tiro m?s o menos suelto de las fuerzas conjuntas USA-Corea del Sur. En unas maniobras militares, ese tipo de cosas pueden pasar.

En cualquier caso, tanto da que la culpa de este incidente concreto sea del Norte o del Sur. Lo verdaderamente preocupante es que ante una situaci?n que realmente no es hoy mejor ni peor que hace cincuenta a?os, la situaci?n entre las dos Coreas siga siendo de mero alto el fuego provisional, a pesar de l?neas divisorias clar?simas y aceptadas por ambas partes.?

El problema de fondo es la exigencia norcoreana de que a la Guerra de Corea se le ponga fin definitivamente en un tratado multilateral que incluya no solo a Corea del Sur, sino tambi?n a China, la Federaci?n Rusa, Jap?n y Estados Unidos. En definitiva, Corea del Norte exige ni m?s ni menos que las m?s absolutas seguridades para sus fronteras y r?gimen.. y aqu? a Estados Unidos le pesan las razones de prestigio imperial m?s que cualquiera otras. Que tambi?n las tiene.

Porque no nos olvidemos lo que fue, en esencia, la Guerra de Corea: Una invasi?n del Estado Norcoreano a su vecino del Sur, repelida por cascos azules de Naciones Unidas y con la intervenci?n de presuntos voluntarios chinos en favor del Norte, hasta llegar al largo impass actual.?

Dig?moslo ya: Legalmente, en la Guerra de Corea no hay m?s contendientes que el Norte y el Sur.? Las tropas chinas no eran sino voluntarios actuando bajo soberan?a norcoreana y el ej?rcito americano era, sobre el papel, una fuerza multinacional de las Naciones Unidas. En este sentido, la pretensi?n norcoreana de firmar la paz con quien t?cnicamente jam?s ha estado en guerra con su pa?s es completamente inasumible, especialmente cuando servir?a a la familia Kim para legitimarse como l?deres tercermundistas con arsenal at?mico.

Y hay otra cuesti?n de capital importancia: Por muy desesperado que est? el Querido L?der por consolidar la posici?n de su hijo el Comandante Brillante como pr?ximo sucesor de la dinast?a fundada por el Presidente Eterno, no se puede confiar en que Corea del Norte respete las fronteras, soberan?a e independencia del Sur... que ya viol? flagrantemente una vez.

Con todos esos elementos en la mesa, se comprende mejor la pol?tica seguida por Estados Unidos en la pen?nsula de Corea en los ?ltimos a?os: Esperar -con paciencia cuasi-asi?tica- un cambio importante o (mejor a?n) una descomposici?n interna del r?gimen comunista norcoreano.

El problema est? en que esto comenz? a cambiar cuando Corea del Norte se convirti? en una amenaza nuclear para sus vecinos. Si Estados Unidos, Rusia, Jap?n y Corea del Sur no estuvieran genuinamente convencidos de que los Kim tienen realmente un bot?n at?mico que pulsar, muy probablemente habr?an abandonado a la monarqu?a stalinista a la caridad china, en lugar de sostenerla -pura y simplemente- con ayuda humanitaria con cargo a Naciones Unidas pero distribuida seg?n los criterios del gobierno Kim.

Si, como parece, fue el presunto armamento nuclear norcoreano lo que cambi? la situaci?n y convirti? al norte en un problema subsidiado por la ONU, a lo mejor tampoco es tan descabellado pensar que se termine firmando alguna suerte de tratado multilateral como el que desen el Pyonyang.


Comentarios

Añadir un comentario