Lunes, 15 de noviembre de 2010

Aznar se caricaturiza

Temo por la salud mental de Jos? Mar?a Aznar. Tengo la teor?a de que el empezar a ser consciente de que no van a ser los supercincuentones quienes retraten para la historia su periodo de gobierno se est? cobrando un precio en la psiquis del ex-Presidente. Hace un a?o y medio hablamos de sus impertinencias ?y antes del verano tuvimos que hacernos eco de sus idioteces. Pero lo ?ltimo ya es, directamente, una locura: Ha acudido a unas Jornadas de K?rate Inmobiliario donde ha sido vitoreado por doscientos agentes inmobiliarios ataviados con sus correspondientes kimonos, todo ello mientras suena la banda sonora de Rocky.

La escena es tan rid?cula, tan absurda, tan grotesca, tan propia de una pel?cula de Berlanga, tan indiciaria en definitiva de que un se?or que lo fue todo ha perdido por completo el norte... que la prensa fue invitada a salir en cuanto el Presidente de Honor del PP empez? a hablar. No hay, de momento, ni v?deo ni fotos. Aznar se caricaturizar? a s? mismo todo lo que le parezca oportuno, pero al menos nadie tendr? razones para dudar de que su departamento de prensa ha hecho todo lo posible por evitarlo.?

Las frases para la historia que dej? el Presidente de FAES para este peculiar coletivo de practicantes de artes marciales no tienen desperdicio. Aznar declar? a los reunidos que acud?a a aquellas jornadas "a dar ?nimos" a ?los agentes inmobiliarios -provocando los aplausos de los karatekas- ya que ?son "una especie a proteger" -m?s aplausos y v?tores- y para ello les record? como "con ?l de Presidente del Gobierno el Real Madrid gan? tres Copas de Europa" -gritos de "?Presidente, Presidente!" mientras suena a todo volumen el Gonna Fly Now y una impagable escena a incluir en la in?dita cuarta pel?cula de la trilog?a de "La Escopeta Nacional". O en Torrente 4.?

A esto se reduce, en esencia, el legado del aznarismo: A una burbuja inmobiliaria salvaje que nos deja el camino pavimentado hacia una de las depresiones m?s tremendas de la historia econ?mica del mundo y muy posiblemente a la quiebra del Estado, al haber avalado imb?cilmente los pufos de nuetsro sistema bancario.?Se trata de un legado tan venenoso y maligno que no es de extra?ar que no queden para vitorearle m?s que doscientos agentes inmobiliarios vestidos de karatekas a los que anuncia, emocionado, que se est? comprando una casa.?

M?s le valdr?a buscarse un buen naranjal. O un islote en el Pac?fico.?


Comentarios

Añadir un comentario