miércoles, 01 de septiembre de 2010

I+D Feminazi (VIII): Prohibir las pruebas de paternidad sin permiso de la hembra

¿Existen naciones con legislaciones aún más feminazis que la española? Sí, existen. Sin ir más lejos, Francia, el Reino Unido y la República Federal de Alemania prohíben la realización de test de paternidad sin el consentimiento de las madres. Todo un avance en materia de preservación del derecho femenino al goce, disfrute y confidencialidad de algo tan sensible e íntimo como su sexualidad.

Las excusas que se dan para esta norma varían, pero parten todas del mismo trasfondo básico: Favorecer que cada una haga de su coño un sayo, manteniéndose tanto ella como su prole a expensas del varón explotado, al que se le priva de cualquier herramienta para quedarse tranquilo si se cree cornudo... o para iniciar las acciones legales que pudieran proceder (por ejemplo, para que su mujer le reintegre los gastos en los que ha incurrido bajo engaño) si resulta serlo realmente.

Vamos a tratar de comentar la situación con toda la seriedad que se merece porque estamos hablando, pura y simplemente de la institucionalización del owned: Te digo que el niño es tuyo aunque sea más negro que la Jolly Roger. Y que viva Cartagena.

Así, en Alemania, hacer un test de paternidad sin permiso de la madre conlleva 5.000 euros de multa. Verdes e izquierdistas se quejan de que esta legislación no resulta lo bastante restrictiva mientras la Ministra de Sanidad explica que "la ley es para proteger a los pacientes"... los mismos pacientes que -eso sí- pueden ser asesinados por sus mamás hasta noventa días después de haber sido concebido. En Francia, donde probablemente se creen que los niños son ensamblados en París, nos dicen que "la paternidad la determina la sociedad y no la biología" para prohibir la realización de estos tests y se escudan en la necesidad de "preservar la paz en las familias" para multar con 15.000 euros a los osados que envíen muestras de ADN por correo a laboratorios de fuera del país.

Pero quizá la peor situación sea la que se da en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, donde los súbditos de Su Graciosa Majestad no solo tienen prohibida la realizaciuón de test de paternidad sin consentimiento del presunto hijo... sino que además tienes la obligación de avisar a la Policía si tienes noticia de que alguien los va a realizar. Todo ello mientras debaten sobre la prohibición de los test de ADN para realizar en casa.

El peregrino argumentario para justificar todo esto no tiene desperdicio: "Pone en riesgo a las familias". "Los niños pueden sufrir". Y el mejor de todos: "No se permite a la madre exponer sus puntos de vista". Tengo que decir que, personalmente, me encantaría asistir -como mero espectador ajeno al tema- a la exposición razonada, serena y ordenada de los puntos de vista de una madre pillada in fraganti mientras le intenta colar la crianza y manutención de un huevo de cuco a su desafortunado compañero. Sería tremendamente ilustrativo. 

Cabe preguntarse de donde sacan exactamente estos legisladores su concepto de familia. Probablemente de sesudos estudios como los de esta profesora de derecho australiana: No solo están en juego los sentimientos de los hombres -explica la muy zorra- sino que, ya que se está haciendo cargo de las responsabilidades derivadas de quien no es su hijo biológico, puede ser lo más beneficioso para el niño que ese hecho permanezca oculto. Por si quedara alguna duda, una universidad anglosajona nos da, ya sin ambages, el argumento clave para no contarle a un padre que el niño al que está criando no es suyo: La mujer suele ganar menos que el hombre, por lo que esa revelación le perjudicaría más a ella que a él.

Y esto se sostiene y se plantea como argumento serio muy pocos años después de haber tomado medidas legales y procesales absolutamente necesarias para asegurar los derechos de los hijos... basadas precisamente en obligar al varón a someterse a las pruebas de ADN, interpretándose una negativa como un reconocimiento tácito de la paternidad. Son medidas que nos parecen universalmente justas y necesarias... pero nosotros -como buenos carcamales- sí creemos que la paternidad va ligada a la biología y no a la telaraña de relaciones sociales que pueda entablar la mamá de turno.

Porque la magnitud real del problema no es ninguna broma: El porcentaje de hijos cuyo padre real no es el declarado por la madre asciende al 4%. Casi uno de cada veinte. Y con esta cifra encima de la mesa, se pretende la renuncia de los hombres a algo tan esencial como la seguridad de que los niños que está criando y manteniendo son suyos. O -eventualmente- de que las pensiones alimenticias que está pagando realmente le corresponden.

Porque no cabe la menor duda de que aquí el problema es económico: Muchas mujeres europeas se labran un verdadero modus vivendi  (lo hemos visto aquí y aquí) a costa de la explotación del varón a cuenta de los hijos que mantengan en común. Se trata de una construcción conceptual frágil de por sí, sostenida esencialmente por la pura y simple desidia de nuestras sociedades civiles ante unos poderes públicos mediatizados. Para que pueda perdurar, no basta solo la desactivación mediática del sentido común sino que es necesaria la deshabilitación de todas las herramientas procesales que amenacen el brillante amanecer de esta era de esclavitud del varón.

Y así como el fondo es económico, el trasfondo ideológico es el mismo de siempre: La pura y simple Ley del Embudo que configura la esencia del feminazismo. En este caso se trata de combinar la libertad sexual con las presunciones y derechos otorgadas por las legislaciones civiles a los hijos nacidos dentro del matrimonio... y a las madres que paren en el marco del mismo.

Si estamos aceptando que en un matrimonio cada uno de los dos es dueño absoluto de su sexualidad y en consecuencia eliminamos de los códigos penales los delitos de adulterio y de los civiles las figuras de divorcio culpable... los test de paternidad no deberían ser la excepción, sino la norma. Una mujer podrá sentirse herida por la falta de confianza de su pareja, pero lo que no es razonable es que se cierre legalmente el acceso a la única vía posible mediante la que un varón puede comprobar si realmente le corresponde el enorme conjunto de derechos y obligaciones que conlleva la atribución de una paternidad.

La paternidad la determina la sociedad, dicen las zorras cuando oyen hablar del ADN. Y estos dos se lo creyeron.


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: miércoles, 01 de septiembre de 2010
Hora: 11:18

Dejando de lado el fondo del artículo, cuánto cuesta una prueba de paternidad hoy en día? No se podría hacer una de oficio con cada nacimiento?

 

Uy, uy, no sé si estoy proponiendo abrir la caja de Pandora... ;-)

Autor: Anonimo
Fecha: miércoles, 01 de septiembre de 2010
Hora: 11:38

Entre las opciones "paternidad-genes" y "paternidad-convivencia-sociedad" yo me inclino más bien por la segunda. Pero lo importante no es qué opino yo o qué opina usted. Lo importante es elegir una: tener las dos no es de recibo.

 

Si prohibimos las pruebas de paternidad, las prohibimos para todos. O bien el hijo que he criado durante años es mío independientemente de los genes o bien es al contrario: en el 1er caso, las pruebas de paternidad no valen nada, y los famosos hijos "tardíos" de Boris Becker, el Cordobés, o Julio Iglesias no son suyos (y no hay ni obligaciones ni pensiones que reclamar); en el 2o caso, yo tengo un derecho inalienable a pedir una prueba de paternidad y a librarme de mis compromisos con mi "hijo" si éste no lleva mis genes.

 

Como decía mi abuela, no se puede estar en misa y repicando. Señores legisladores, aclárense en el sginficado del concepto "ser padre" (o genes o convivencia) y actúen en consecuencia.

Autor: Anonimo
Fecha: miércoles, 01 de septiembre de 2010
Hora: 11:40

Apéndice: en el caso de un niño recien nacido (ejemplo: Cristiano Ronaldo) no hay convivencia que valga, y sólo cuentan los genes a la hora de otorgar derechos y obligaciones. Creo que esto es obvio y no hace falta discutirlo mucho.

 

(El límite de 1000 caracteres por comentario es algo parco, no?) :6]

Autor: Mendrugo
Fecha: miércoles, 01 de septiembre de 2010
Hora: 14:58

«Si ita est causa hóminis cum uxore, non expédit núbere».

Autor: Fray_Fanatic
Fecha: miércoles, 01 de septiembre de 2010
Hora: 15:08

Mendrugo... ¿Translate please? :-(

Autor: Fray_Fanatic
Fecha: miércoles, 01 de septiembre de 2010
Hora: 15:38

Anónimo de las 11:18: Una prueba de paternidad hoy en día se hace en casa por unas 30 libras esterlinas, según uno de los enlaces del post. En laboratorio, pues serán unos 600 euros, probablemente más barato. ¿Abrir la caja de los truenos? Probablemente. Pero no deja de tener cierta lógica que si para cualquier acto jurídico documentado se me exige una acreditación de mi identidad, se exija igualmente prueba de ADN para inscribir un hijo en el Registro Civil, salvando casos de adopción y similares... por la sencilla obligación de que la paternidad acarrea obligaciones legales y un Registro público  debería, en buena lógica, comprobar que es cierta.

La investigación de la paternidad está -por increíble que parezca- en la Constitución de 1978, Artículo 39 apartado 2.

 

Autor: Fray_Fanatic
Fecha: miércoles, 01 de septiembre de 2010
Hora: 15:42

Anónimo de las 11:38 y 11:40 (como no os ponéis nicks, cabritos, distinguiros es cosa de chinos): El problema viene cuando rompemos la relación paternidad/biología no en beneficio del matrimonio (que es lo que sucede en una adopción o en una fecundación in vitro) sino en beneficio exclusivo de la "intimidad", los "puntos de vista" y la "situación económica" de uno de los cónyuges que tiene así "paternidades sociológicas" a la carta.

Porque si eso va a ser así, seamos progresistas del todo y midámoslo todo por el mismo rasero: Ni una felación en un retrete ni un polvo de una noche constituyen sociológicamente una relación de pareja... así que, mona, o te buscas un "padre sociológico" o a dar la brasa con el crío te vas a casa de tus papis. Pero claro, eso ya no le mola tanto a la feminazi actual porque le impide realizar su sueño inconfesable de vivir del coño. Que es lo que hay detrás de "paternidades" como la de Boris Becker o Cristiano Ronaldo.

Autor: Museros
Fecha: miércoles, 01 de septiembre de 2010
Hora: 16:33

 

resumiendo: que siempre se hace lo que la mujer quiera y le venga bien para vivir a costa del hombre: si ella quiere, el hombre tiene que hacerse el test de paternidad; si ella no quiere, no hay test de paternidad aunque el hombre quiera.

Mientras tanto, el Gran Hermano hablàndonos todo el día del "machismo de nuestra sociedad´"...

Tiene tela también el documento de la profe feminazi australiana, diciendo que si el test de paternidad revela que el hijo no es del marido, PODRÍA deberse a que la mujer le ha puesto los cuernos..."podría".

Autor: Fray_Fanatic
Fecha: miércoles, 01 de septiembre de 2010
Hora: 16:59

¿Y lo de que 3000 padres australianos se hacen cada año el test... y resulta que uno de cada cuatro descubre que está criando un hijo de otro, como te deja el cuerpo? Es el colmo de los colmos.

Autor: Anonimo
Fecha: jueves, 02 de septiembre de 2010
Hora: 11:58

Aquí Anónimo de las 11:38 y 11:40.

Si la convivencia se puede regular fuera del matrimonio (parejas de hecho, etc), la paternidad "social no-genética" se puede regular también. En este caso, el padre está atado al hijo en el registro civil y no en los genes: o se unen al nacer (y registrar al niño con tal padre y tal madre) o se unen después mediante una adopción. Fin. No veo mucho problema en esto; no hay que liar la madeja con "sensibilidades", "intimidades", "puntos de vista", o "situaciones económicas". Registro y punto, como cualquier otra relación personal regulada con derechos y obligaciones.

 

Y en los casos en que no haya papeles, que el juez decida si la convivencia justifica los derechos y obligaciones que vienen con los papeles. Vamos, igual que ahora con la gente que se arrejunta y se separa.Corríjame si me equivoco, pero yo no veo grandes problemas.

Autor: Anonimo
Fecha: jueves, 02 de septiembre de 2010
Hora: 11:59

(cont de Anónimo de las 11... etc)

Ahora bien, en el caso de las relaciones esporádicas que acaban con un alma nueva en la viña del señor... aquí yo creo que tan responsable es él como ella, y ambos tienen obligaciones con el niño. En roman paladino: si te follas a una camarera en Los Ángeles y la dejas preñada, toca apechugar luego, independientemente de la ausencia de una relación de pareja. Lo contrario es injusto con la mujer (y con el niño).

 

Autor: Fray_Fanatic
Fecha: jueves, 02 de septiembre de 2010
Hora: 12:45

Pues el problema es que las presunciones legales del Registro Civil no me aseguran que el crío en cuestión sea mío. ¿Te parece poco?

Autor: Anonimo
Fecha: jueves, 02 de septiembre de 2010
Hora: 15:05

Aquí Anónimo de las 11:38 y 11:40:

 

En un sistema jurídico basado en una "paternidad social sin mirar los genes", el hijo es de uno en el momento en que uno le acepta como tal (al registrarlo después de nacer o al adoptarlo). Esto es toda la garantía que se necesita, creo.

 

Si uno quiere hacerse una prueba genética de paternidad antes de inscribir al niño, adelante. El resultado de la prueba no tiene validez jurídica en un modelo "paternidad social sin mirar los genes" puro, pero uno siempre estará en su derecho de no inscribir al niño si la prueba sale negativa. Ahora bien, una vez inscrito, ya no hay vuelta atrás (independientemente del resultado de la prueba).

 

Sinceramente, yo no veo problemas ni de "paternidades a la carta" ni de obligar a las madres de "niños de una noche" a cargar con el crío a solas. Igual no he entendido su comentario...

Autor: Mary Brown
Fecha: jueves, 02 de septiembre de 2010
Hora: 23:48

No creéis que con está ley de maternidad se le está negando al padre de reconocer a su futuro hijo biológico porque la madre tiene la cara de negarselo,claro aprovechandose de dicha ley. Desde luego hay que ser lo suficientemente animal para acogerse a esa "ley de la selva". Si la copulación es cosa de dos, también lo es de criar y cuidar al bebé.

Yo pienso que la familia es el núcleo principal de una sociedad en cualquier país. Esta ley de maternidad provoca la ruptura de una futura relación familiar como también de los valores implícitos de una comunidad cualquiera que sea su cultura, religión o raza.

¿ Qué límites está llegando Europa con esta legislación ?. Quizás a la depravación familiar de una nación y a la privación de los hijos de reconocer a sus verdaderos papás.

Autor: Anonimo
Fecha: viernes, 10 de septiembre de 2010
Hora: 16:54

Este caso es mas sangrante(nunca mejor dicho) si lo unimos a la legislacion feminazi del aborto.Nadie debate sobre el derecho del padre de la cosa o niño en el seno materno.

Esta claro que si el padre de la cosa o niño quiere que la madre aborte y esta se niega, el padre se calza al niño y paga pension hasta que el niño cumpla 18, pero ¿Que pasa si el padre quiere serlo y la madre se niega a serlo y prefiere acabar con el bulto?Pues que el padre se jode y se mata a la cosa como si fuera un grano.

¿Veis como no existe reciprocidad ni igualdad de deberes y obligaciones entre hombres y mujeres?

En mi opinion, si las mujeres quieren el derecho a poder matar cosas en su matriz sin preguntar a nadie, deberian aceptar la obligacion de no cargarle el mochuelo a nadie nunca mas.

Autor: Anonimo
Fecha: miércoles, 16 de febrero de 2011
Hora: 2:17

Soy un hombre cuya mujer le puso los cuernos con su jefe y quedó embarazada. No me lo confesó, lo deduje yo pues es idéntico a su jefe. En todo momento asumí la paternidad y le dejé claro que era un hijo concebido en el matrimonio, por lo que su amente no debería reclamarlo a menos que ella lo quisiera así. Estamos felizmente casados y aunque ella mantiene relaciones esporádicas con su jefe, he aprendido a vivir con ello y disfrutar de mis cuernos.