Domingo, 08 de agosto de 2010

I+D Feminazi (VI): Nuestro hijo, mi rehén. Nuestro hogar, mi cortijo.

Desempolvaba el otro d?a Museros un texto de Polibio a prop?sito de los problemas de natalidad que tuvo en su momento la antigua Grecia. Es dif?cil no identificar los problemas se?alados por el historiador del siglo II antes de Cristo con las causas de la baja natalidad hoy d?a. Con una excepci?n: En las sociedades antiguas no exist?a el feminazismo imperante hoy d?a en el mundo occidental. Este feminazismo, esta mentalidad femenina tan lamentable que nos asedia por todas partes y que ha logrado en gran medida la creaci?n de leyes ad hoc para oprimir m?s y mejor a los varones explica a mi juicio en cierta medida la renuencia a tener hijos por parte de muchos europeos.

Repasemos un par de noticias recientemente aparecidas en prensa:

Lugo, seis de Agosto de 2010: Una mujer de cuarenta y tres a?os ve a su marido -a quien ya le hab?a rajado las ruedas del coche en otras ocasiones- montado en su autom?vil con otra mujer. Ni corta ni perezosa, monta a su hijo de seis a?os en su propio veh?culo y se dedica a perseguir y embestir por detr?s al coche en el que viaja el padre de la criatura. Cuando es detenida, la mujer aprovecha para decir que su marido la hab?a amenazado una vez con un cuchillo, motivando as? que, por su sola declaraci?n, le detengan tambi?n a ?l. La versi?n larga la ten?is en este enlace.

Pontevedra, 12 de Mayo de 2010: Mujer en tr?mites de separaci?n con su marido intenta matarse en compa??a de los dos ni?os de la pareja, de dos y cuatro a?os de edad. Afortunadamente, no lo logra. La prensa habla de un "intento fallido de suicidio" cuando en realidad de lo que estamos hablando es de un asesinato m?ltiple en grado de tentativa.

Son dos casos extremos. Pero los pongo aqu? por no poner los miles de casos sobradamente conocidos de v?boras que impiden a sus ex-parejas el ver a sus hijos o, simplemente, se dedican a llenarles la cabeza de veneno contra ellos, amparadas en una legislaci?n que, de hecho, lo promueve. El resultado final es siempre el mismo: "Como no me has dado la vida de L?Oreal que me merezco porque yo lo valgo, quiero joderte la vida. As? que voy a dedicarme a jugar con las mentes o las vidas de tus hijos".

Y lo que es v?lido para los ni?os, lo es igualmente para el hogar conyugal al que los ni?os van indefectiblemente ligados ligados en virtud de nuestro art?culo 96 del C?digo Civil, generando situaciones tan escandalosas que ni el diario El Pa?s ha podido seguir ignor?ndolas: Simplemente, la miseria y la ruina que supone un divorcio con ni?os para un var?n es demasiado evidente, demasiado obvia y demasiado conocida como para no tenerla en cuenta a la hora de plantearse una eventual paternidad.

Y tan enemigo de la paternidad es el 96 CC como del puro y simple matrimonio lo es el 97 del mismo c?digo, que establece que por haberle dado a tu c?nyuge un nivel de vida superior al que le corresponde tienes la obligaci?n de resarcirle (cabr?a preguntarse de qu?) con una pensi?n compensatoria, cruel invento jur?dico feminazi para posibilitar que ellas se divorcien y que ellos aguanten lo inaguantable con tal de evitar su condena a la m?s total zombificaci?n econ?mica.

Volvamos ahora a leer a Polibio. Y tratemos ahora de comprender porqu? la situaci?n demogr?fica de la Grecia antigua era infinitamente menos grave que la actual: En el siglo I a.C. no hab?a todo un sistema montado en torno a la opresi?n emocional, legal y econ?mica del var?n con descendencia a manos de su ex-esposa. Hoy d?a, plantearse tener hijos supone plantearse una importante pregunta: ?Est?s dispuesto a darle al Estado y a tu mujer la ?nica herramienta que necesitan para convertir tu vida adulta a medio y largo plazo en algo miserable?

Aqu? no basta con aprobar leyes que obliguen a criar a los hijos (en tiempos de Polibio la alternativa era abandonarlos en la plaza p?blica o venderlos), sino que hay que desmontar toda una ideolog?a imperante y todo un aparato reglamentario que convierte a los ni?os en rehenes de sus madres y los hogares conyugales en cortijos privados de la Nueva Hembra Libre... a expensas de un desafortunado var?n condenado a pagar y a callar. Y esto desde el punto de vista civil. Es decir, sin entrar a valorar en absoluto las consecuencias penales de una denuncia por Violencia de G?nero.

Y a prop?sito de esto: ?Est? dispuesto el 52% del censo electoral del pa?s a abolir los privilegios que lleva treinta a?os d?ndose a s? mismo en materia civil y penal en detrimento del 48% restante?

?No? Pues nada, se?oritas: A disfrutar de lo votado.?


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: fer
Fecha: Domingo, 08 de agosto de 2010
Hora: 21:04

Incomprensiblemente los círculos católicos siguen empeñados en presentar el divorcio, los anticonceptivos, el aborto y otras lacras de la familia como "conquistas machistas", cuando por el contrario resulta claro que son conquistas feminazis.

Autor: Museros
Fecha: Domingo, 08 de agosto de 2010
Hora: 21:25

Muy agudo el apunte sobre el titular de prensa que habla de "intento de suicidio" cuando la madre ha intentado matar también a dos de sus hijos.

La prensa del gran hermano habla como si los hijos dejasen de ser personas cuando la madre quiere matarlos.

Autor: Fray_Fanatic
Fecha: Domingo, 08 de agosto de 2010
Hora: 22:40

EN honor a la verdad, Fer, yo nunca he escuchado en ningún círculo católico (ni en ninguno no-católico) que el aborto, los anticonceptivos o el divorcio sean "conquistas machistas" en vez de conquistas feminazis. Me parece algo completamente insostenible y -repito- no lo he escuchado jamás de boca de nadie.

Autor: fer
Fecha: Lunes, 09 de agosto de 2010
Hora: 5:07

Pues es lo más habitual. El eborto, por ejemplo, se presenta como un crimen del cual la principal víctima es la mujer, que poco menos que es obligada a abortar por el varón y por la sociedad; el divorcio, como una forma fácil de que el varón repudie a la mujer indefensa; los anticonceptivos como un método para esclavizar a la mujer. Es decir, aunque por un lado se critica el feminismo y se combaten sus efectos, por otro se tiende a exculpar de todo a la mujer, en parte porque es más cómodo presentarlo así. O tal vez no lo presentan así de forma tan explícita, pero a poco que rasques te encuentras con esa concepción. Precisamente el otro día tuve una pequeña discusión con un bloguero católico que habló literalmente de que el aborto era una "conquista machista". Tus artículos, en los que retratas de forma acertada pero un tanto cruda al feminismo, no creo que sienten muy bien en ese sector católico del que hablo.

Autor: Fray_Fanatic
Fecha: Lunes, 09 de agosto de 2010
Hora: 13:46

Algunos sectores católicos parecen seguir empeñados en vivir de espaldas a la realidad. Sin entrar en la materia de la anticoncepción, solo el no saber distinguir entre el repudio de los patriarcados y el divorcio del feminismo actual ya te da una medida de la profundidad de guá de canicas de ese tipo de planteamientos. Exactamente igual que en el aborto, figura en la que la mujer se arroga el 100% de la facultad de decidir si mata a su hijo... pero eso sí, si decide tenerlo se acoje a las reglas de derecho natural en materia de responsabilidad del varón. Llamar a eso "conquista machista" es para hacérselo mirar.

Autor: Amdg
Fecha: Jueves, 12 de agosto de 2010
Hora: 20:24

La revolución devora a sus hijos.

Me gusta sobre todo el final, aunque debía decir señoritos, no señoritas.