S?bado, 07 de agosto de 2010

PSOE y PSM: Vuelta a las andadas

Uno pensar?a que tras haber impuesto sendos paracaidistas como candidatos al Ayuntamiento de Madrid y haber obtenido sendos rotundos fracasos en dos intentos consecutivos de asalto a la Villa y Corte, la direcci?n federal del PSOE habr?a renunciado a meterse en camisas de once varas. En vez de ello, Zapatero sube las apuestas: Ahora est? empe?ado en que Trinidad Jim?nez (quien ya fracas? como candidata a la Alcald?a de la capital) sea Califa en lugar del Califa del PSM. Es decir, en que sea candidata a presidir la Comunidad Aut?noma de Madrid en vez de Tom?s G?mez.

Y para rematar la jugada, quiniela para la Alcald?a con Lissavetsky y Rubalcaba de por medio. Dos hombres de la vieja guardia y de perfil pol?tico muy alto que acaso podr?an suponer un problema para el Secretario General del PSOE de mantenerlos en el Gobierno. ?Y en el PSM, que opinan de esto? Pues que ni en broma.

Lo cierto es que la Federaci?n Socialista Madrile?a, reconvertida en Partido Socialista de Madrid en 2004, destac? siempre por su car?cter complejo, fraccionado y levantisco. Un avispero, vaya. Quiz? el mejor ejemplo lo dio el famoso tamayazo, cuando dos diputados regionales se negaron a votar a Rafael Simancas como Presidente de la Comunidad de Madrid (la candidatura a la Alcald?a de Madrid de Trinidad Jim?nez impuesta por Zapatero se hab?a saldado con un rotundo fracaso) alegando el incumplimiento de acuerdos internos entre Guerristas (como el propio Simancas) y Renovadores por la Base, corriente a la que pertenec?an ambos diputados rebeldes y que tuvo mucho que ver con el ascenso de Zapatero a la Secretar?a General del PSOE.

Las elecciones se repitieron. Y Simancas sali? derrotado, si bien fortalecido en su Ejecutiva tras la fulminaci?n, pura y simple, de todas las dem?s facciones de la FSM. Una victoria p?rrica que no le vali? para nada, al sufrir una estrepitosa derrota en 2007, compartida con la sufrida por Miguel Sebasti?n -otro invento de Zapatero- en el Ayuntamiento de Madrid y con derrotas hist?ricas en muchos municipios de la Comunidad tales como San Sebasti?n de los Reyes, Alcobendas o Torrej?n de Ardoz.

Ese fue el momento en el que la direcci?n federal del PSOE pod?a haber intervenido y colocado al frente del PSM un l?der de peso. Pero no lo hizo. En parte por el tir?n que ten?a entre las bases socialistas madrile?as el Alcalde de Pinto -un entonces desconocido Tom?s G?mez- y en parte porque los pesos pesados que pod?an haber optado por hacerse con las riendas del PSM (Narbona, Trinidad Jim?nez o el mismo Lissavetsky) estaban en ese momento disfrutando de las mieles del poder en la Moncloa y, como es natural, la perspectiva de dirigir la Oposici?n a una Esperanza Aguirre que hab?a vencido tan rotundamente en las urnas no les hac?a ninguna gracia.G?mez fue, por lo tanto, investido como Secretario General del PSM en un Congreso sin oposici?n interna digna de tal nombre y se lanz? a ejercer una labor de oposici?n al Gobierno de Esperanza Aguirre.?

Los resultados de esta oposici?n han sido pobres. G?mez era un desconocido fuera del PSOE madrile?o y, tras tres a?os de oposici?n, se puede decir que sigue si?ndolo. Al no ser diputado regional, no ha podido medirse con Aguirre en debate alguno y desde luego la televisi?n p?blica madrile?a se ha cuidado muy mucho de darle cancha. Muy mal asesorado, se ha descolgado con propuestas ajenas al discurso socialista en lo econ?mico, incomprensibles en lo pol?tico e irresponsables en lo institucional. No obstante,? G?mez alega el haber estado trabajando muy duramente desde una posici?n francamente d?bil y, amparado en la autonom?a del PSM, exige ser el candidato a las auton?micas de 2011 en lugar de cualquier paracaidista que env?e Ferraz.

La baza de G?mez para aguantar el ?rdago de la Direcci?n Federal del PSOE se basa en sus apoyos entre las bases del PSM y en la posibilidad de forzar una convocatoria de primarias en el seno de los socialistas madrile?os que le enfrentaran al paracaidista impuesto por Ferraz. Esto servir?a autom?ticamente para reactivar a todas las facciones del PSM que llevan m?s de un lustro sin hacer ruido en p?blico amparadas en diversas ejecutivas de integraci?n. As? las cosas, aunque es dudoso que Zapatero pueda imponerle al PSM a su propio candidato (salvo alguna sorpresa en forma de peso s?per-pesado estilo Solana) s? puede hacerle da?o -y mucho- al cr?dito pol?tico interno de Tom?s G?mez entre sus correligionarios.

No creo que Tom?s G?mez sea capaz de superar electoralmente a Esperanza Aguirre. Y mi f? en las posibilidades de Trinidad Jim?nez no es mucho mayor sino m?s bien al contrario. Pero puede ser bastante divertido el empe?o de Ferraz en agitar el hasta ahora pacificado avispero del PSM. Vamos a seguir este tema.


Comentarios

Añadir un comentario