Viernes, 06 de agosto de 2010

Veraneo en Madrid (II): Los Registros Mercantiles y la Arbitrariedad Pura

Hoy voy a hablaros de arbitrariedades, que es casi de lo ?nico que se puede hablar a prop?sito del Registro Mercantil Central y m?s concretamente de su secci?n de denominaciones. Obtener una denominaci?n social ?nica que identifique a la empresa en el tr?fico jur?dico es el primer paso a la hora de constituir una sociedad mercantil de cualquier tipo y, en tanto que primer obst?culo que puede encontrarse un emprendedor o un profesional a la hora de constituir una mercantil, tiene la suficiente enjundia como para dedicarle unas l?neas al tema.

Suelo tener siempre dos o tres sociedades inactivas en el despacho, con la finalidad de vend?rselas a alg?n cliente. Pero el caso concreto es que en Mayo vend? las dos ?ltimas y eso, junto con una serie de operaciones que espero realizar de aqu? a final de a?o me han llevado a aprovechar mis primeros d?as de vacaciones en Madrid para constituir otras tres Sociedades Limitadas. Dos para mantenerlas inactivas y una tercera para mis propios asuntos. Bien.

Repasemos en primer lugar el Cap?tulo III del Reglamento del Registro Mercantil, con especial atenci?n a los Art?culos 407, 408 y 409.? Y sobre todo, tengamos muy clara la distinci?n entre la denominaci?n de una sociedad y su marca comercial. Y ahora, hablemos de arbitrariedades:

Es evidente que si un se?or tiene una empresa denominada "Paquito, S.L.", nadie m?s debe tener una empresa con esa denominaci?n: Las confusiones y la inseguridad ser?an la norma y no solo a nivel registral y de garant?as frente a terceros, sino para empezar a nivel fiscal. Nadie discute que "Paquito, S.L." solo puede haber una. Y creo que es entendible que, al amparo del 408.2, se proh?ba tambi?n el registro de nombres tales como "Empresas Paquito, S.L.", "Grupo Paquito, S.L." o "Mercantil Paquito, S.L.". Estamos hablando de a?adidos absolutamente accesorios a lo principal de la denominaci?n que, efectivamente, podr?an ser lesivas para el tr?fico jur?dico general. Bien.

El problema viene cuando el Registro Mercantil Central empieza a expandir hasta lo infinito el ?mbito de aplicaci?n del 408.2. Por arte de birlibirloque, nos encontramos con que la mera existencia de "Paquito, S.L." nos impide el registro de "Distribuciones Paquito, S.L.". Y de "Construcciones Paquito, S.L.". Y de "Inmobiliarias Paquito, S.L.". Y de "Transportes Paquito, S.L.". Y de "Paquito Puntocom, S.L.".

Porque en el momento en el que llegamos a eso ya no estamos hablando de seguridad en el tr?fico jur?dico ni de nombres que induzcan a confusi?n entre una u otra empresa... sino simplemente de que el Registro Mercantil Central ha decidido convertir en "t?rminos gen?ricos" lo que realmente son t?rminos concret?simos y que por supuesto que diferencian a una empresa de otra en el tr?fico jur?dico ante cualquier tercero con dos dedos de frente.

Porque "Construcciones", "Distribuciones", "Inmobiliarias", "Puntocom" y "Transportes" son solo algunas de las denominaciones que el Registro Mercantil Central tiene a bien considerar gen?ricas, tal y como advierten en un folleto ad hoc disponible en su propia sede. ?Y porqu? "Construcciones" s? es gen?rico y "Fontaner?as" no lo es? ?Y porqu? "Distribuciones" es gen?rico y "Aviaci?n" no lo es? ?Y porqu? "Inmobiliarias", "Puntocom" y "Transportes" son considerados t?rminos gen?ricos y en cambio "Enterprises", "Electricistas" o "Autobuses" no lo son? Vayan ustedes tirando un comod?n.

El caso concreto fue, naturalmente, que no pude obtener las tres denominaciones principales que buscaba -y que llamar? "Paquito, S.L.", "Pepito, S.L." y "Juanito, S.L.". No pasa absolutamente nada en primer lugar porque ya me lo imaginaba. Es lo que suele ocurrir con las denominaciones consistentes en una sola palabra, ya sea real o de fantas?a y se puede decir perfectamente que buscaba m?s bien alg?n golpe de suerte. Adem?s, resulta que el Reglamento me permite solicitar tres denominaciones por impreso, con lo que al final me han concedido "Paquito Enterprises, S.L.", "Pepito Enterprises, S.L." y "Juanito Enterprises? Fundada en 2010, S.L.". Para estos viajes nos obliga el RMC a comprar alforjas. "Paquito y Compa??a" no me lo hubiera permitido por ser gen?rico. Pero "Paquito Enterprises" resulta que ya no lo es."Paquito 2010" es gen?rico, pero "Paquito Fundada en 2010" es admisible.? Arbitrariedad pura.

D?ndome una vuelta por Internet a prop?sito de esto, redescubro (anda que no me vino bien hace a?os) la magn?fica web de sociedadesurgentes.com y descubro a secas el blog de su due?o, un tal Ram?n Cerd?. Leyendo su blog, la verdad es que el tipo se me ha hecho simp?tico. Y -como es natural en alguien que se dedica a la constituci?n y venta de sociedades- cuenta algunas situaciones con los Registros Mercantiles que van entre lo terror?fico, lo curioso y lo que es pura y simplemente arbitrario (algunas de Hacienda tambi?n tienen tela, pero esa es otra historia y adem?s m?s triste).

No por casualidad las arbitrariedades las encuentra, por lo que le he le?do, en la Secci?n de Denominaciones y sus inefables criterios (y eso dejando de lado el hecho de que al m?s puro estilo de las rep?blicas bananeras descritas por Woody Allen te denieguen tres denominaciones y te digan por tel?fono que solo dan explicaciones de la denegaci?n de una de ellas). Y es a prop?sito de denominaciones sociales que alg?n Registro Provincial aprovecha para llegar al colmo de los colmos denegando la inscripci?n de una denominaci?n concedida por el RMC en una extralimitaci?n tan evidente que me extra?a que no haya sido recurrida ante los Juzgados por el interesado. Y, por supuesto, no se priva de se?alar la evidente raz?n de tanta sinraz?n, tanto exceso y tanto cog?rsela con papel de fumar a la hora de aplicar el Art?culo 408.2: Un sistema de incentivos perverso que supone, en la pr?ctica, que cuantas m?s denominaciones sociales -y escrituras- rechace el Registro de turno, m?s dinero gana al final del ejercicio.?

Dig?moslo claro, porque es tan triste como cierto: Si el Registro Mercantil Central cobrara ?nicamente (o cobrara m?s) por cada denominaci?n efectivamente concedida en vez de por cada denominaci?n simplemente solicitada, un mont?n de razones sociales denegadas hubieran sido concedidas y un mont?n de presuntos gen?ricos hubieran dejado de serlo hace tiempo. Tal como est? concebido el sistema actual, el Registrador est? incentivado ?nica y exclusivamente para buscar el modo de no conceder la denominaci?n que se le solicita o simplemente de no inscribir la escritura que se le est? llevando. Con mucha raz?n, con poca o incluso con ninguna. Sum?mosle a esto una renuencia m?s que explicable entre los profesionales a la hora de recurrir estas decisiones tomadas por un se?or inamovible con el que toca coexistir a largo plazo y tenemos el c?ctel ideal para las interpretaciones legales draconianas, extensivas, abusivas, cambiantes de provincia a provincia, de Registro a Registro, de Registrador a Registrador e incluso de d?a a d?a. ?Seguridad jur?dica? Lo repetir?: Arbitrariedad pura.

Y lo m?s grave de todo el asunto es que no existe ninguna raz?n para que los Registros Mercantiles no se transformen en meros registros administrativos tal y como sucede con los de Asociaciones o el de Partidos Pol?ticos. Dos tipos de entes con personalidad jur?dica plena que pueden realizar casi exactamente -en el caso de las asociaciones, el "casi" sobra- los mismos actos en materia mercantil que una sociedad limitada. Hoy d?a, una Asociaci?n puede realizar y realiza cualquier acto que pueda llevar a cabo una mercantil excepto aquellos negocios que requieren formas legales espec?ficas (bancos o seguros, por ejemplo). Se constituyen en el Registro Nacional de Asociaciones por poco m?s de treinta euros, en un procedimiento ?nico y en un plazo que ?ltimamente es inferior a un mes. El NIF en Hacienda lo obtiene exactamente igual. Sella sus libros en el Mercantil Provincial exactamente igual. Y liquida IVA e IS casi exactamente igual. Y el Registro Nacional de Asociaciones lo llevan simples funcionarios de a pie mandados por un Director cuya ?nica funci?n es asegurarse de que los Estatutos se adec?en a la legislaci?n correspondiente.

Las Asociaciones en Espa?a contratan y tienen obligaciones fiscales como cualquier hijo de vecino. Y su constituci?n, modificaci?n y cambio de cargos son controlados en procedimientos barat?simos llevados a cabo por personas que no se creen dioses (?ni siquiera hace falta un Notario!). ?Tenemos noticia de que esto haya producido alg?n tipo de inseguridad en el tr?fico jur?dico? Ni la m?s remota. Y todo esto en un registro 100% informatizado con un buscador sencill?simo y gratuito para realizar consultas sobre las asociaciones existentes, su nombre, su n?mero de inscripci?n y su domicilio social. Exactamente igual de bien funciona la Oficina Espa?ola de Patentes y Marcas. Tambi?n llevada por simples t?cnicos y funcionarios.

D?nse una vuelta por ambas webs y busquen asociaciones y marcas que les parezcan. Y luego, v?yanse a esa verg?enza nacional que es www.registradores.org y observe asombrado las tarifas que cobran por una consulta de denominaciones, que es exactamente lo mismo. Eso s?, acudiendo en persona a Pr?ncipe de Vergara 94 te lo dan gratis. Pero por Internet te lo cobran. No vaya a ser que perdamos parte de la enorme tarta que suponen a final de a?o los cobros por denominaciones presuntamente coincidentes.?

Y voy m?s all?: ?Alguien puede explicarme porqu? el Registro Nacional de Asociaciones puede darme una copia completa autentificada y v?lida a todos los efectos de la totalidad de los documentos de cualquier asociaci?n inscrita por una tarifa de risa y el Registro Mercantil me cobra los documentos equivalentes de una S.L. a precio de manuscritos de Mar Muerto cuando la validez en el tr?fico jur?dico y fiscal de ambos es exactamente la misma?

Est? claro que este sistema tiene que cambiar. No podemos seguir manteniendo una red de registros mercantiles con criterios de cortijo? y de inseguridad jur?dica total (?incluso les da exactamente igual lo que ellos mismos hayan podido aceptar como inscribible en otras ocasiones!) si aspiramos a favorecer la creaci?n de empresas alguna vez.

Y es que encima, entre denominaciones (Registro Mercantil Central), notar?a (constituci?n), y Registro Mercantil Provincial (inscripci?n final) y dejando aparte las inevitables visitas a las Haciendas estatales y auton?micas, una sociedad mercantil tarda en estar plenamente inscrita m?s de un mes y a un coste que se acerca a los 1000 euros y ello tras tres actos distintos en tres lugares distintos y con el sellado de libros aparte. Y todo ello suponiendo que al Registrador de turno no le parezca oportuno cambiar de la noche a la ma?ana el criterio que se ha seguido en su Registro hasta antesdeayer y obligarte a rehacer la escritura.

En la guerra entre Registradores y Notarios, lo tengo claro: Le?a a la arbitrariedad. Y eso supone, simplemente, reducir al m?nimo las capacidades de los Registradores? Mercantiles reconvirti?ndoles en algo lo m?s parecido posible a meros archivistas. Los emprendedores lo agradecer?n, los profesionales lo agradeceremos y el? tr?fico jur?dico no sufrir? lo m?s m?nimo... por m?s que los Registradores -como los Procuradores- liguen su extinci?n a incontables calamidades sin cuento.


Comentarios

Añadir un comentario