Domingo, 01 de agosto de 2010

Veganos: Ya no me hacéis ni puta gracia

Lo he dicho en alguna ocasi?n: Contra el comunismo vale todo. Pocas bromas con el totalitarismo inhumano de los herederos de Marx, porque van a pisarte la cabeza y robarte cualquier atisbo de libertad personal que consideren contraria a su proyecto de muerte y miseria.

Hasta ayer, no pensaba lo mismo de los veganos. Ya sab?is, esos tipos -y tipas- con cierta pinta de desnutridos que a veces se ponen en la puerta de alg?n McDonalds a protestar contra el consumo de carne con pancartas absurdas. O que interrumpen corridas de toros y se llevan m?s palos que una estera. O que roban pollos o sueltan visones de granjas. Me parec?an, en definitiva, unos tipos medio simp?ticos. Una especie de revolucionarios de vuvuzela y fin de semana. Inofensivos, vaya, m?s all? de alg?n puntual delito ecol?gico por soltar visones o cosas por el estilo.

Pero estaba equivocado: El veganismo no puede tener un sitio en nuestra sociedad.

La prueba definitiva de que los veganos deben ser tan perseguidos como el comunismo ha sido la prohibici?n de los toros en Catalu?a. Estos tipos han logrado, en alianza con la mayor?a separatista y de izquierdas que gobierna all?, imponer una parte de su credo a la totalidad de la sociedad catalana. Ahora bien... ?En qu? se basa el credo de esta gente? Pues en algo tan absurdo como en pretender que los animales tienen derechos comparables a los de las personas. As? como suena.

La implantaci?n del veganismo en nuestra sociedad supondr?a un totalitarismo infinitamente peor que el del comunismo. A fin de cuentas, en la ideolog?a de Marx, Lenin y Kim-Jong-Il, el morirse de hambre es una consecuencia indeseada... mientras que en el veganismo es una consecuencia no solo inevitable, sino incluso buscada por determinados sectores que claman por su curiosa dieta como forma de controlar un presunto exceso de poblaci?n humana.Por no mencionar la limitaci?n total de libertades b?sicas -libertades que han acompa?ado a la Humanidad desde la noche de los tiempos- que supondr?a el adoptar sus creencias en relaci?n con los animales: Ni cr?a de ganado, ni caza o pesca, ni la mera posesi?n de animales estar?an permitidos bajo un r?gimen vegano. Por no hablar de los toros.

Precisamente ha sido a cuenta de los toros que los veganos han logrado en estos d?as la imposici?n de una parte de su credo sobre una regi?n espa?ola. Hablo, naturalmente, de Catalu?a y la prohibici?n de las corridas de toros (no as? de los correbous) a partir de 2012. Aqu? veganos y chorra-separatistas catalanes se han aportado? mutuamente la excusa del respeto a los animales y los votos del odio a Espa?a para obligar a cuatro millones de catalanes a irse a ver los toros fuera de su comunidad, al igual que en otros tiempos debieron cruzar fronteras para irse a ver cine sin censura: Dictadura de la irracionalidad en estado puro.

Respecto al desmadre auton?mico de este pa?s, hace mucho tiempo que tengo claro que, ya que no parece posible rebobinarlo en la medida que ser?a necesario, si parece l?gico al menos que sean los ciudadanos de cada una de las 17 regiones los que se las paguen v?a impuestos regionales. Tan insostenible es el agujero negro andaluz? como la f?tida charca a la que llaman "oasis catal?n". Pero el que cada uno de estos miniestados fuera financiado por los ciudadanos de su territorio nos dejar?a las cosas mucho m?s claras en lo relativo a viabilidad o inviabilidad de determinadas pol?ticas. Y en lo relativo a la responsabilidad de cada nivel de gobierno.

As? que lo dir? claro: Se?ores catalanes, disfruten lo votado. Han elegido ustedes una casta pol?tica tan sectaria y lamentable que no solo limita sus libertades arbitrariamente, sino que adem?s lo hace mostr?ndose permeable a argumentaciones tan imb?ciles como la del "sufrimiento de los animales", como si el bienestar del ser humano debiera verse limitado por los presuntos sufrimientos de las criaturas que criamos para nuestro servicio, bienestar, alimentaci?n y progreso. De las p?rdidas econ?micas e ideol?gicas que se deriven de esta decisi?n, ser?n ustedes los ?nicos responsables. All? se lo guisen y all? se lo coman.

Pero en lo referente a los veganos, la prohibici?n de los toros en Catalu?a supone un antes y un despu?s: Nunca m?s volver?n a hacerme gracia esos j?venes con pinta de desnutridos que se colocan de cuando en cuando en la puerta del McDonalds de Montera exhibiendo pancartas contra el consumo de carne. Hasta este momento, con ignorarles bastaba. A partir de ahora, eso ya no es suficiente. Porque han demostrado que no son una broma fruto de una sociedad enferma -solo una sociedad de la superabundancia puede obviar el hecho de que la Naturaleza nos dot? de colmillos- sino que son una infanter?a totalitaria presta en cualquier momento a servir de excusa para recortes de libertades ideol?gicas, econ?micas y nutricionales b?sicas del hombre.

Y es que tras lo visto en Catalu?a, no me cabe la menor duda: Si los veganos pudieran, me impedir?an por la fuerza comer carne, pescado, l?cteos, huevos y miel. Estoy decidido a imped?rselo. Sin debate de ning?n tipo, porque no hay debate posible con quien opina que tengo los mismos derechos que un animal.? Simplemente, el veganismo acaba de demostrar ser un c?ncer para la libertad y como tal habr? que tratarlo.


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: Domingo, 01 de agosto de 2010
Hora: 20:12

Cada quien su forma de pensar... Para mí, el aborto es un crimen tan horrendo como el aborto.

Autor: Museros
Fecha: Lunes, 02 de agosto de 2010
Hora: 14:38

Podríamos darnos con un canto en los dientes si los veganos y los políticos que los utilizan y utilizarán como excusa para controlar, por ley, nuestra dieta (hambruna provocada y progresiva, disfrazada de "nutrición científica") creyesen que tenemos los mismos derechos que los animales. Ni mucho menos.

Estoy seguro que un vegano nunca trataría de impedirle a un oso comer miel, ni a una serpiente comerse un ratón ("es la madre naturaleza, dirían") o los huevos del nido de un ave. Los animales, que coman lo que quieran. Los humanos, a pasar hambre.

Autor: Gonzalo
Fecha: Lunes, 02 de agosto de 2010
Hora: 15:04

Me remito a lo mismo que me remití desde mi bitácora hace unos días:

 

http://www.youtube.com/watch?v=NXDmN-0q-Ho

 

 

Autor: Anonimo
Fecha: Lunes, 02 de agosto de 2010
Hora: 18:34

Los animales son disculpables si son sanguinarios. Ellos no piensan.

Los seres humanos sí pensamos.

Autor: Anonimo
Fecha: Mi?rcoles, 04 de agosto de 2010
Hora: 6:35

Sabiamente, en la Edad Media se perseguía como herejes a los que sostenían las mismas teorías que los actuales veganos.

Autor: roce?o
Fecha: S?bado, 14 de agosto de 2010
Hora: 20:27

Hola Fray Fanatic:

 

Por algo se les conocen como sandías (verdes por fuera, rojos por dentro).

Por cierto, si los veganos te han molado, estos te van a encantar: MOVIMIENTO POR LA EXTINCIÓN HUMANA VOLUNTARIA. Si, existen.

Autor: Anonimo
Fecha: Martes, 07 de agosto de 2012
Hora: 20:57

Por si te interesa y referente a lo de morirse de hambre, hasta la ONU que no tiene nada que ver con los derechos de los animales apoya una dieta vegana.

http://www.meneame.net/story/la-onu-apoya-una-dieta-vegana