Lunes, 19 de julio de 2010

Alcal?-Zamora: Las memorias del crispador

Como aficionado a la Historia, he seguido el culebr?n relativo a los diarios del primer Presidente de la II Rep?blica -Niceto Alcal?-Zamora- desde el mismo inicio del mismo, es decir, desde aquel d?a de 1936 en el que el conjunto de ladrones y asesinos que conformaba el Gobierno de la II Rep?blica asalt? la caja de seguridad de Credit-Lyonnays en Madrid en la que los guardaba.

Poco pudo hacer D. Niceto para evitarlo, ya que se encontraba en la seguridad del exilio, que era el mejor lugar en el que pod?a estar un derechista liberal y mon?rquico reconvertido que dej? como fruto de sus cinco a?os de intrigas, trapisondas, complejos y desempe?o aventurero de la m?xima magistratura del Estado un Gobierno del Frente Popular cuya primera decisi?n fue desposeerle del cargo.

El caso es que, salvo algunos peque?os fragmentos de sus diarios aireados durante la guerra en la prensa republicana, sus papeles desaparecieron por completo al acabar la contienda. Hasta diciembre de 2008. En ese mes, el historiador C?sar Vidal recibe una oferta para comprar los susodichos diarios, al parecer de alg?n descendiente de Mariano Soria Giner -poseedor de los papeles desde 1941 pero que niega haber sido el ladr?n de los mismos. Con la misma, Vidal llama a la Guardia Civil, que detiene a los vendedores en el hotel en el que hab?an quedado con ?l para cerrar el trato e incauta los documentos poni?ndolos a disposici?n del Ministerio de Cultura. A partir de aqu?, todo era cuesti?n de devolver dichos papeles a sus propietarios: Los descendientes de Alcal?-Zamora.?

Solo que no. Que esto no es lo que est? ocurriendo, ni lo que el Ministerio de Cultura tiene intenci?n de permitir que ocurra. El Departamento de ?ngeles Gonz?lez-Sinde ha decidido no devolver los diarios a sus leg?timos propietarios ni tampoco hacerlos p?blicos en el Archivo de Salamanca. Las informaciones del diario P?blico, aun tendenciosas, nos dejan entrever muy claramente el intencionado l?o creado por el Ministerio llegando al extremo de plantearse el ofrecer una compensaci?n a los ladrones por haber guardado los documentos todos estos a?os lo cual es -no me digan que no- el colmo de los colmos.

As? pues, el Ministerio de Cultura quiere evitar la publicaci?n de los diarios de Alcal?-Zamora. ?Porqu?? "Porque podr?an crispar". Alucinante argumento hist?rico y democr?tico para justificar un injustificable intento de ejercer la censura sobre determinados episodios politicamente incoprrect?simos de la formaci?n, el desarrollo y el fin de la II Rep?blica. Los cuatro art?culos publicados por C?sar Vidal a prop?sito del contenido de los papeles del ex-Jefe de Estado (a los que debi? tener acceso en alg?n momento en el transcurso de la operaci?n de compra-venta de los mismos) no dejan lugar a dudas sobre al menos dos hechos de importante calado para la historiograf?a republicana, a saber:

1) La Revoluci?n de Asturias en 1934, intento de golpe de estado en toda regla orquestado desde el PSOE.

2) Las elecciones de Febrero de 1936, pucherazo absoluto del que saldr?a el ileg?timo gobierno frentepopulista que decidi?, pura y simplemente suprimir pol?tica, social e incluso f?sicamente a la mitad del pa?s.

En la visi?n de Alcal?-Zamora sobre estos dos incidentes se resume la presunta "crispaci?n" que la publicaci?n de sus diarios podr?a generar, que no es otra que la ca?da de ese imb?cil mito de una II Rep?blica id?lica que ve interrumpido su normal funcionamiento por el alzamiento de unos militares fascistas y unos cl?rigos carcas. Lo que est? haciendo el Gobierno de Zapatero con los diarios de Alcal?-Zamora es lo normal y lo l?gico en quien se considera heredero leg?timo de quienes originalmente los robaron: Tratar de hurtarlos a toda costa del conocimiento p?blico.

Y la ?nica explicaci?n posible para este vergonzoso intento es que los papeles de quien fuera Jefe de Estado entre diciembre de 1931 y Abril de 1936 suponen un viv?simo retrato de la mediocridad, la perversidad, el latrocinio, las intenciones y las acciones de los partidos, personas y organizaciones que controlaron la II Rep?blica. Retrato pintado, adem?s, por el Presidente de la misma quien -para colmo de males- tuvo claro desde el primer momento que sus papeles hab?an sido robados por orden directa de Santiago Carrillo.

?Crispaci?n? Y un cuerno. Salvo que "crispaci?n" sea el nuevo sin?nimo que los mediocres usan para evitar nombrar el miedo. O la verg?enza torera. La buena noticia es que aunque Alfonso Guerra mat? a Montesquieu hace ya unos a?os, todav?a hay jueces en Madrid. Terminaremos leyendo los papeles de "El Botas". Al menos, los que el pu?ado de neomilicianos de La Moncloa no pasen por la trituradora. Al tiempo.


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: AMDG
Fecha: Lunes, 19 de julio de 2010
Hora: 21:18

Le han llamado de todo al individuo (merecidamente), pero lo de crispador es ya el colmo. Que se revuelva en su tumba.

No podria creer que desaparecieran los papeles.

Autor: Anonimo
Fecha: Jueves, 23 de septiembre de 2010
Hora: 18:56

Si la familia de Alcalá Zamora conoció en el año 2000 los papeles, por qué no los compró, llego a un acuerdo con el tenedor, etc?

Porque sabía que legalmente no tenía derecho alguno de propiedad. Y por haber querido estafar a un honrado ciudadano que ha cuidado y mantenido los documentos durante 70 años protegidos de la destrucción, se han quedado sin nada. Avariciosos. Tacaños. Miserables. Son todos los adjetivos que se me ocurren.