Lunes, 12 de julio de 2010

Holanda: Ning?n honor para el que cae con deshonor

? Pocas horas despu?s del final del Mundial 2010, dos cosas que me han encantado su ?ltimo partido: La primera, evidentemente, el resultado. Espa?a ha ganado su primer Mundial de f?tbol y lo ha hecho practicando, sobre todo a partir de octavos, un buen f?tbol. Nuestra Selecci?n es hoy la merecida Campeona del Mundo mientras sigue vigente el t?tulo de Campeona de Europa tan duramente conseguido hace dos a?os. La fiesta en Madrid es muy superior a la de entonces, como debe ser.

La segunda cuesti?n es relativa al comportamiento de nuestros jugadores al finalizar el partido: Ni uno solo de ellos ha intercambiado camisetas con los holandeses. Ni uno. Es natural. Simple y sencillamente, los subcampeones no se merec?an ni el menor reconocimiento ni el menor gesto de deportividad por parte de nuestros futbolistas: En colaboraci?n con el arbitro ingl?s, han jugado pura y simplemente al rugby durante los 120 minutos del encuentro y no merecen por tanto m?s que el desprecio soberano de quienes s? han dejado bien alto el pabell?n de su pa?s con el bal?n y sin ?l.

Fui ?rbitro de f?tbol durante ocho temporadas. Aprecio el fair play en lo que vale y tiendo a ser objetivo en mis opiniones sobre las jugadas. Particularmente con los partidos acabados. El comportamiento de la Selecci?n Nacional de los Pa?ses Bajos en esta final ha sido inexcusable. No hablo ya de la dureza de su juego -ya grave de por s? y con la peor actuaci?n arbitral del Mundial- sino de una colecci?n de actitudes y gestos antideportivos verdaderamente indigna. Yo no creo que haya que honrar a todos los adversarios, sino solo a aquellos que se hacen merecedores de ello. Y los holandeses merecen hoy, como lo mereci? ayer el Barcelona, la repulsa generalizada de todos los amantes del futbol.

Desde luego, ya la han recibido de nuestros futbolistas. Ni una camiseta, ni un gesto de simpat?a, ni una mirada amable, ni la m?s m?nima pizca de generosidad para el vencido indigno. Bien por nuestra Selecci?n, por su victoria y por su demostraci?n final de grandeza manteni?ndose firmes donde quiz? alg?n bienpensante hubiera recomendado magnanimidad.

Solo falta una cosa para redondear el triunfo espa?ol. Solo una. Que ?ker Casillas, el Capit?n de nuestra Armada Invencible, dedique unos minutos de su primera rueda de prensa tras volver a Espa?a a poner en su sitio a ese canalla viejuno que es Fernando Gonz?lez Urbaneja. Uno de esos tantos supercincuentones pasados de vueltas que creen que por el mero hecho de peinar canas tienen permitido hacer lo que les venga en gana.

El de M?stoles ya ha dejado claro -y el v?deo lo demuestra- por donde se pasa las opiniones del Presidente de la Asociaci?n de la Prensa. Pero Urbaneja no ha atacado a ?ker, sino a Sara Carbonero. Ella no puede defenderse. Espero de coraz?n que Casillas le mee encima.


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Gonzalo
Fecha: Lunes, 12 de julio de 2010
Hora: 13:33

Estoy de acuerdo en casi todo, pero hay algo que no comparto ni de coña. Ojalá los holandeses hubieran jugado al rugby. En el rugby hay placajes y golpes, pero nobles y con intención de parar, no de hacer daño.

Ya se sabe que hay un dicho inglés que reza "el fútbol es un deporte para caballeros jugado por rufianes y el rugby un deporte para rufianes jugado por caballeros".

Eso no era rugby. Si acaso full-contact.