Martes, 22 de junio de 2010

Vendamos todavía más armas

Mientras en Grecia suprimen dos tercios de los municipios para ahorrar dinero, Portugal implanta el peaje obligatorio en las autopistas hasta ahora gratuitas, en el Reino Unido se preparan para despedir a 300.000 funcionarios y en Islandia le dan una lecci?n (y un corte de mangas) al mundo entero no solo neg?ndose a hacerse cargo de pagar la deuda contra?da por sus bancos sino, adem?s, encarcelando a los banqueros en cuesti?n,? los sabios rectores de la pol?tica econ?mica espa?ola contin?an buscando desesperadamente formas que les permitan evitar el pasar a la Historia como los perpetradores de delitos de Lesa Progres?a. Las subvenciones a la inopia, las embajadas catalanas, las partidas sindicales, los mapas del cl?toris y los cargos de libre disposici?n son intocables. Cualquier otra cosa, se puede negociar.

En esta situaci?n, en la que necesitamos exportar desesperadamente para pagar nuestra deuda externa y seguir pagando las pensiones, algunos iluminados se ponen estupendos a prop?sito de la exportaci?n de armas, un art?culo de enorme demanda en el mundo, que moviliza grandes cantidades de mano de obra para su ensamblaje y transporte, que tira de sectores auxiliares de lo m?s diverso y en el que contamos con una combinaci?n ideal de posicionamiento geogr?fico junto a la ruta mar?tima Atl?ntica y Mediterr?nea, est?ndares de calidad europeos y salarios bajos para la media europea, todo ello sumado a una pol?tica exterior que -de ser sensatos- deber?a llevarnos a una cierta neutralidad exterior que nos d? pie, precisamente, a venderle de todo a todo el mundo.?

Hablando de la venta de armas estamos hablando, en definitiva, de un sector que puede jugar un papel importante en el futuro de nuestro pa?s. Desde luego en nuestro presente ya lo tiene.

As?, Espa?a vende fragatas a Noruega y Venezuela, que tambi?n nos compra equipos antidisturbios. Aviones a Portugal. Piezas de aviones, veh?culos y misiles e incluso armas cortas a Estados Unidos. Bombas, cohetes y misiles a Israel. Equipos electr?nicos a Brasil. Repuestos y municiones a Marruecos. Armas cortas a Indonesia. Vendemos a India y a Pakist?n. A Arabia Saud?. A Colombia y a Cuba. A Gab?n y a Botsuana. Y a Malasia, a Tailandia y tambi?n a Filipinas.Y eso sin contar el material antidisturbios que nos han comprado Bolivia, Nicaragua y Angola.

Y francamente, me parece bien. Hemos escalado del decimoquinto puesto al decimotercero en el r?nking mundial de exportadores de armas. Quiz? estar?amos en el decimosegundo puesto de haberse autorizado las ventas a Guinea Conackry, Siria, Ir?n, Georgia, Egipto y Yemen, pa?ses interesados en la compra de material espa?ol y cuyo inter?s ha sido -incomprensiblemente- frenado por la falta de autorizaci?n del Ejecutivo. Como si existiera la menor posibilidad de que estos pa?ses fueran a quedarse sin armas solo porque Espa?a se niega a vend?rselas.?

El art?culo que escrib? hace tiempo sobre el Kalashnikov no fue ninguna boutade.Fue un posicionamiento ideol?gico y econ?mico en toda regla. El mundo necesita armas. Y nohablo solo de Gobiernos, sino de simples particulares. ?Porqu? no va Espa?a a poder suministr?rselas? Es m?s... ?Realmente podemos permitirnos el no hacerlo?


Comentarios

Añadir un comentario