Jueves, 13 de mayo de 2010

Un pu?ado de hijos de puta

Un puñado de salesianos hijos de puta ha permitido que una niña de diez años sea acosada con éxito en su colegio (privado y salesiano) de Galicia por expresarse en castellano. Pero no lo han hecho solos: Han contado con la ayuda inestimable de una legislación hija de puta, una maestra hija de puta y una Asociación de Padres Hijos de Puta.

El colofón final lo ha colocado un director de colegio hijo de puta (y suponemos que salesiano) que ha convocado una reunión de padres para que una maestra hija de puta que se dedica a adoctrinar a niños de diez años con textos genocidas escritos por su hija y a traducir al gallego las preguntas que hace la pequeña en clase para contribuir a un ambiente de apartheid. No hay explicación posible para el comportamiento infecto de estos religiosos malnacidos, ni de esta maestra impresentable, ni de ese puñado de padres aborregados que han permitido que un linchamiento contra una niña que no pide nada más que que la permitan hablar en la lengua oficial de su país (¡la niña no pedía clases en castellano! ¡pedía que no la acosaran por hablarlo!) termine de esta manera. Esto ha sucedido en un centro religioso... y con el Obispo de Lugo, Antonio Carrasco Rouco-que no ha dicho esta boca es mía- convirtiéndose en hijo de puta por omisión (tranquilo, Monseñor, que otros lo han sido por pura maldad activa).

En un asunto de este tipo, no cabe que nadie eluda sus responsabilidades: Profesora, director, padres de los restantes alumnos, Obispo de Lugo, Consejería de Educación, Presidente Autonómico y padres de la Constitución de 1978. Todos hijos de puta en proporción respectiva a su responsabilidad en el calvario que lleva sufriendo esta criatura, a la que han llegado a recomendar que se marche de Galicia.

Cabrones.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Museros
Fecha: Jueves, 13 de mayo de 2010
Hora: 14:34

Lo primero es echar a los socialistas y luego...y luego...bip, bip, (cortocircuito).

Muy digna tambi?n la actuaci?n del Delegado Provincial del Ministerio de la Religi?n (el se?or obispo, quiero decir). Un funcionario m?s (en el peor sentido de la palabra, quiero decir, que la gente anda muy quisquillosa estos d?as, y con raz?n).