Martes, 11 de mayo de 2010

Ultim?tum al Gobierno

Euforia en la bolsa. El Banco Central Europeo acude en socorro de la deuda soberana de los PIGS anunciando compras de la misma por valor de 500.000 millones de euros a los que se sumarían 250.000 millones más del FMI. El CDS del Reino de España baja de 140 a 98, el IBEX se dispara un 14%, e incluso en Grecia respiran aliviados, con un CDS que pasa de superar los 900 a estabilizarse por debajo de los 700. En definitiva, Grecia evita una suspensión de pagos que se preveía inmediata y España gana entre dos y seis meses para iniciar un proceso de recorte de gastos y reformas estructurales serias.

Se trata, no hace falta decirlo, de un ultimátum. Ultimátum que ya le ha costado a la señora Merkel unas elecciones regionales. Y que España (no digamos ya Grecia o Portugal) no cumplirá ni poco ni mucho. Vamos a intentar esbozar las razones que nos llevan a pensar así y a explicar el mecanismo del rescate:
El mecanismo del rescate es sencillo: El Banco Central Europeo imprimirá 500.000 millones de euros con los que creará un fondo destinado a la compra de deuda soberana de los PIGS a tipos de interés mejores que los ofrecidos por el mercado. De este modo e supone que los PIGS lograrán ir pagando sus vencimientos de deuda y renovando créditos a tipos razonables. A cambio, el BCE exige una serie de medidas de recorte de gasto público.

De este modo -imprimiendo billetes-  Trichet abre la Caja de Pandora de la inflación, auténtico impuesto encubierto que desvalorizará los ahorros de todos los europeos. Los alemanes no están contentos y ello pese a lo mucho que ha prometido recortar la Salgado.

Si estos 500.000 millones de euros no fueran suficientes, el Fondo Monetario Internacional tendría listos otros 250.000 millones. Pero la intervención del FMI tiene un precio en forma de recortes draconianos, por lo que entiendo que queda como último recurso.

El problema está en que el Reino de España no va a realizar ni recorte de gasto: Por ejemplo, la previsión de déficit ha bajado del 7,5 al 6% el objetivo del déficit para 2011. Un ridículo (y así lo han considerado ya Alemania y Holanda) -1,5%. Las minorías separatistas y de izquierdas que sostienen parlamentariamente a Zapatero controlan en no poca medida el desarrollo de los Presupuestos Generales del Estado y parecen dispuestas a seguir vendiendo muy caro su apoyo al Gobierno, por lo que es complicado recortes de gasto por este lado. Más probables parecen nuevas subidas de impuestos (señores consumidores de tabaco: Más les valdrá que piensen en dejarlo).

En la misma línea, Elena Salgado ya ha dicho que dependemos de las Comunidades Autónomas para recortar gastos y eso significa, en román paladino, que no habrá recorte alguno. En el genial modelo de Estado que los supercincuentones se dieron a sí mismos en 1978, cada Comunidad Autónoma es totalmente independiente en materia contable y ello convierte en inviable cualquier política de reducción del déficit en inviable por ese lado.

En cuanto a las reformas estructurales en materia de contratación, sanidad, negiciación colecvtiva, etc, etc, etc... poco o nada puede hacerse sin que el Vicepresidente Cuarto del Gobierno, D. Cándido Méndez, se vea obligado a dejar de manifestarse contra los empresarios y pasar, directamente, a encabezar la Oposición. 

En esta situación, a Zapatero no le queda más remedio que convocar elecciones o engañar al mundo entero.

Partiendo de esta base, mi tesis es que tan pronto quede claro que no habrá reformas de calado, vamos a un escenario a la griega del estilo que ya comentamos aquí, con Zapatero en el papel de Papandreu y España en el nivel de problemas que aquejaban a Grecia en enero de 2010.  Respecto a las elecciones anticipadas, sigo insistiendo en que van ligadas al margen de endeudamiento del Estado. Lo que equivale a decir, con la situación actual, que su convocatoria depende específicamente de la capacidad del Gobierno para combinar sus equilibrios entre sus bases sociales, sus apoyos parlamentarios y sus trampas a Bruselas.

Dado que prorrogar los actuales Presupuestos Generales del Estado sería de locos, yo descartaría definitivamente las elecciones en otoño. Zapatero ha logrado tiempo extra. Creo que al menos hasta el primer trimestre de 2011. Pero es posible que sobreestime su capacidad de venderle al mundo motos averiadas.

Próxima parada:  Junio. Vencen créditos, emitimos más deuda y Merkel y Trichet nos examinan.

Mañana hablaremos de Warhammer.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: Martes, 11 de mayo de 2010
Hora: 16:38

Esto no es un ultim?tum, Fray. Es una intervenci?n en toda regla sobre cuatro pa?ses quebrados de facto (Portugal, Italia, Irlanda, Espa?a) a los que se les da una pildorita en forma de inflaci?n a cambio de s?lo Dios (y el FMI) saben que recortes.

Estamos intervenidos, Fray. Prep?rate para ver lo impensable de aqu? a Octubre.