Lunes, 10 de mayo de 2010

I+D Feminista (V): Isabel Pantoja, Porque Yo Lo Valgo

Hay una lamentable tendencia entre las féminas del Siglo XXI a creerse con derecho a disfrutar de todas las cosas positivas de la vida... y a que sean otros -usualmente sus compañeros sentimentales- los que carguen con las consecuencias, los esfuerzos o las responsabilidades derivadas. De hecho, es curioso observar comose aceptan sin rechistar figuras jurídicas tales como la "pensión compensatoria" en el ámbito del derecho de familia, consistente en "compensar" a alguien por haberle dado un nivel de vida superior al que le correspondería.

En este sentido, lo que más me molesta de las proclamas de inocencia que viene realizando el entorno de Isabel Pantoja desde que se supo que la Fiscalía le pide tres años y medio de prisión por un delito continuado de blanqueo de dinero es el condenado porqueyolovalguismo que hay detrás. ¿Cómo iba a imaginarse Isabel Pantoja que las generosas aportaciones de su novio al ajuar común provenían del delito? Pues teniendo ojos en la cara, mire usted.
Es el diario El Mundo -con una redacción manifiestamente mejorable- el que nos explica de qué se acusa concretamente a la tonadillera. En resumen, blanquear a través de sus cuentas corrientes y sociedades cerca de dos milloncejos de euros. Una parte, para enjugar las pérdidas de su ganadería. Otra parte, para comprarle a la filial de una sociedad gibraltareña la finca Mi Gitana cuya hipoteca dejó mágicamente de tener que pagarse al poco de entrar Julián Muñoz en la cárcel en el año 2006. Y la parte del león, un millón cien mil euros, se blanqueó según la Fiscalía al estilo compadre: Puros y simples ingresos de cantidades en metálico en las cuentas corrientes de la cantante.

Yo valgo esto y mucho más -se diría a sí misma Doña Isabel cada vez que veía a su pareja entrar por casa con una bolsa de basura llena de dinero- que afortunada soy de haber encontrado un hombre a mi altura.

Y ese ha sido el problema de Isabel Pantoja. Simplemente, se creía con derecho a que su novio le ingresara en el banco un milloncejo y pico de euros como si nada, del mismo modo que se creía con derecho a que le salvara su ganadería o a que le comprara una mansión. Y por eso, porque tenía derecho a ello porque ella lo valía, no se interesó  demasiado en el origen del dinero que lo hacía posible. Y cuando se acabó la fiesta y llegó el turno de pagarle al flautista, -es decir, cuando Julián Muñoz es encarcelado en el año 2006- simplemente se llamó andanas y lo abandonó a cargar con las consecuencias del tren de vida que -según la Fiscalía- él le había estado dando.

El porqueyolovalguismo femenino recorre, como los amoríos de Don Juan Tenorio, toda la escala social. Desde dependientas del DIA encantadísimas del adosado que han comprado junto a su novio taxista hasta esa otra encantada de que de su marido, la pasee en un BMW sin darse cuenta de que los ingresos netos mensuales de los dos juntos no supera los 1600 euros. Como esas arpías universitarias  que no pasan de compartir un mini  con sus seis amigas hasta que de pronto duermes dos noches con ellas y, sin saber muy bien como o porqué, te toca pagar tres copas por noche en los reservados VIP del New Garamond.

La consecuencia más evidente del porqueyolovalguismo femenino ha sido esta burbuja inmobiliaria y crediticia cuyo estallido vivimos hoy, de forma muy parecida a como la fascinación masculina por la técnica fue responsable en gran medida de la burbuja de las punto com de mediados de los noventa.

La vivienda en propiedad es, efectivamente, algo mucho más importante en la mentalidad femenina que en la de los varones, importancia seguramente acentuada por esas leyes fantásticas que posibilitan que cualquier pobre hombre pierda su patrimonio en beneficio de su vampiresa. No deja de ser curioso como desde la reinstauración del Ministerio de Vivienda en el año 2004 todas sus titulares han sido mujeres, lanzando mensajes dirigidos casi exclusivamente al público femenino (pienso ahora mismo en las famosas kellyfinders) y proclamando con absoluta independencia del momento económico del que se tratara que ese día en que se las preguntaba era, por enésima vez, "el mejor momento para comprar vivienda".

Porque ellas lo valen. Y si en algún momento les entraran dudas de los derechos infinitos que les proclama la Ministra de Igualdad , ahí está al quite la de Vivienda para recordarles que si su chico no les compra ese pisito en Sanchinarro es que no las quiere lo suficiente.

Auguro que el feminazismo no va a perder ocasión de lanzarse de inmediato a defender el valor del coño de Isabel Pantoja. A decir que, efectivamente, la cantaora lo vale y que como iba a imaginarse la buena señora que la vida de lujo que le estaba dando el Alcalde y ex-camarero Muñoz se financiaba con actividades delictivas. Isabel Pantoja tiene demasiada proyección sobre determinado sector sociológico en el que el feminazismo encuentra problemático hacerse escuchar como para renunciar a clavar una pica en Flandes en este asunto. 

Eso sí, la orquesta feminazi de cámara no empezará la defensa acérrima de Isabel Pantoja hasta que no acabe la campaña de la Renta de este año. Que hay que asegurar que para el año próximo quede botín para repartir vía BOE.

Y vosotros, membrillos, seguid votando al PPSOE y ya veréis lo cojonudo que nos sigue yendo.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: Viernes, 05 de julio de 2013
Hora: 20:44

Tal y como se redacta esta DIATRIBA parece que quien la escribe desconoce realmente la vida de una artista commo Isabel Pantoja. ¿Acaso crees ustd que la primera mansión de Isabel Pantoja fue "Mi gitana"? ¿Realmente considera que esta señora no se había comprado con su dinero (antes de conocer a ese señor) joyas, buena ropa, apartamentos...? En fin... Una crítica gratuita con ideología trasnochada aprovechando un personaje de tirón mediático. BIEN ESCRITA ESO SÍ