Domingo, 25 de abril de 2010

No es la vestimenta, sino el c?digo que conlleva

Voy a dejarlo muy claro desde el principio para que no dar pie a malentendidos: Los españoles que rechazamos el hiyab lo hacemos porque única y exclusivamente porque es un código de vestimenta islámico. Rechazamos el Islam. Rechazamos la religión del desierto.  No la queremos cerca de nosotros. Y además, tenemos el mejor argumentario, tanto teórico como empírico, para demostrar que nuestra postura de "El Islam termina donde termina el desierto" es la correcta.

Lo que voy a exponer muy sucintamente en este post sirve tanto para los bienintencionados que saldrán diciendo que temen  que terminen obligando a nuestras hijas a acudir al colegio en bolas, como para esos jerarcas eclesiásticos que, habiendo leído a Sun Tzu, no lo han asimilado bien y asumen posiciones tácticas malminoristas que les llevan directos al suicidio estratégico: El hiyab no se circunscribe al pañuelo en la cabeza, siendo esa una acepción moderna y europea que hemos creado para comprender lo incomprensible. El hiyab es todo un código de vestimenta islámico que establece que se debe cubrir la mayor parte del cuerpo.

De hecho, hay dos tipos de pañuelos en la cabeza muy bien diferenciados:

- El hiyab sumiso y manso, incluso pudoroso, de uso conocido y común en Europa tanto por esas razones como para pasar inadvertida hasta hace relativamente poco.
- El hiyab militante y rebelde. El hiyab como símbolo de colonización cultural. El hiyab de la conquista.

No nos oponemos al uso tradicional, en su doble vertiente: El de las mujeres catetas estilo Doña Rogelia, que es expresión de una visión del pudor y el uso para pasar inadvertida, tipo los pañuelos de las esposas de jeques árabes que se gastan 12.000 euros en ropa íntima en las tiendas de Marbella.

Reto a que alguien me indique un solo caso de uso cateto o discreto del hiyab que haya sido objeto de controversia en un país católico. Uno solo. No lo hay.

Nos oponemos solo a la uniformidad subversiva. Al hiyab-poder. Nos oponemos a la yihad. Y sucede que los pañuelos de las niñas escolarizadas en los países donde la religión dominante es el cristianismo son, prácticamente sin excepción, hiyabs militantes. Hiyabs de la no-integración. Hiyabs de quienes aspiran a que su país de acogida adopte las normas y la cultura del Islam.

Tengámoslo claro: La multiculturalidad es un cuento chino para el Islam. La usuaria del hiyab, y el musulmán defensor de su uso piensan realmente que las mujeres que visten normalmente son unas mujeres impúdicas, poco por encima de las prostitutas. Esto es una realidad que tenemos que llevar por delante y marcada a fuego.

Por supuesto, desde la intelectualidad organizada de este Régimen en el que vivimos, tanto la PP-Pija como la Piji-Progre, este argumento ad Religio es inutilizable. Pero con eso ya contábamos. Lo que clama al cielo -y nunca mejor dicho- es que los propios Obispos, para los que el argumento ad Religio debiera ser absolutamente utilizable opten por posicionamientos tan tácticos y estrechos de miras como los expresados por Martínez-Camino. Los que se han negado a excomulgar a quienes aprueban y firman leyes genocidas como la del aborto, se pronuncian alto y claro en favor de la colonización islámica y logran apoyo en sectores católicos y políticos que deberían contarse entre los más sanos.

Y por más vueltas que le doy, no encuentro más razón para ello que la pura y simple estupidez. ¿Acaso creen los Obispos que coincidir hoy con de la Vega les va a servir de algo mañana?



Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: Domingo, 25 de abril de 2010
Hora: 17:59

Eso de las "religiones del desierto" es terminolog?a utilizada por la pagana Nueva Derecha. Y dentro de las religiones del desierto incluyen al cristianismo.
Autor: Fray_Fanatic
Fecha: Domingo, 25 de abril de 2010
Hora: 20:19

Lo desconoc?a (yo el t?rmino "religi?n del desierto" lo he le?do en alg?n texto period?stico hace tiempo y referido siempre al Islam) pero francamente me la sopla: Como si lo usa Fidel Castro. Yo lo uso para lo que lo uso y me parece muy bien tra?do.
Autor: Soter
Fecha: Lunes, 26 de abril de 2010
Hora: 9:24

El problema del Islam es que es una cultura basada en la arbitrariedad social y pol?tica. No han pasado por el derecho romano y por ello la ?nica ley que conocen y aplican es la religiosa. Es como si Occidente se hubiera quedado en la ?poca feudal y nunca hubiera ocurrido el Renacimiento.
Ahora que la secta romana est? m?s o menos civilizada y apaciguada resulta que tenemos en nuestras narices a unos beduinos del desierto habl?ndonos de su "derecho" a practicar su est?pida religi?n. Y encima tenemos al inconsciente del portavoz de la Conferencia Espiscopal diciendo poco m?s o menos que "aqu? cabemos todos". Y yo me descojonar? el d?a que las hordas yihadistas empiecen a quemar iglesias... Los milicianos rojos del 36 parecer?n hermanitas de la caridad al lado de lo que nos espera.