Lunes, 19 de abril de 2010

Votar para nunca salir de la crisis

No nos engañemos: Vivimos en un Estado diseñado para que la generación de cincuentones que hicieron la Transición se pegue la  gran vida a costa del ahorro intergeneracional acumulado con penurias por sus padres... y de la explotación económica más salvaje de sus propios hijos. Y con este objeto, los supercincuentones se han dotado a sí mismos (y a los demás) de una pléyade de disposiciones legales, órganos jurisdiccionales y estructuras administrativas tan insostenibles que sin acabar con ellas es absolutamente imposible salir de la actual crisis económica.

Empecemos por lo evidente, que es la propia estructura de la contratación laboral existente en España. Nada de tocar los contratos aplicables a los supercincuentones. Los nuevos modelos de contratos se diseñan exclusivamente para jóvenes: Contratos temporales, contratos de aprendizaje. A los cincuentones, les tocan sin embargo las medidas de ayuda fiscal y bonificaciones en cotización a la Seguridad Social para los contratos indefinidos a mayores de 45 años. 
De ahí para abajo, el resto de la legislación laboral -empezando por el propio modelo de negociación colectiva y liberados sindicales- es exactamente la misma mierda, que posibilita, por ejemplo, que despedir a un conductor de autobuses que hace crucigramas con el autobús en marcha sea considerado despido improcedente. O que insultar y agredir al jefe no sea motivo de despido. O que se reduzca el número de jornales necesarios para cobrar el PER en Huelva mientras los freseros de la provincia no logran cubrir con parados la mano de obra que necesitan para la presente campaña de recogida. Y no hablemos de las pensiones no-contributivas, genial invento de la Generación Coñazo para no cargar gratuitamente con la abuela.

Que decir del tamaño elefantiástico de las administraciones públicas, especialmente las regionales. El gráfico que ilustra estas líneas (pinchar en la imagen para verlo más grande y demos gracias a Wonkapistas) es ilustrativo del escándalo. Y la realidad a fecha de hoy es considerablemente peor, ya que hay menos población ocupada debido al vertiginoso aumento del paro. El número de funcionarios públicos ya es un 25% superior al de empleados en la industria nacional. Tenemos la mitad de población que Alemania y más del doble de empleados públicos. El Estado de California tenía en 2008 una población similar a la de España y menos funcionarios que Cataluña y eso no le libró de declarar la bancarrota en febrero del año pasado.

Y sin embargo...

...tenemos en España millones de votos decididos a que esta lamentable situación sea imposible de cambiar. Millones de votos decididos a que las cosas sigan exactamente tal y como están. Millones de votos que dependen, por ejemplo, de puestos de trabajo que no existen realmente y que forman parte de una red asistencial/clientelar camuflada como me decían en los comentarios de una entrada anterior. Millones de votos de funcionarios, de beneficiarios de pensiones no-contributivas, de prejubilados, de liberados sindicales, de enchufados y lactantes subvencionados varios del Erario Público. Votos de ni-nis, de vividoras del coño, de cobrantes del PER, de directivos de Cajas de Ahorros, de profesores infraproductivos, inframotivados y sobrevalorados de las Universidades Públicas. Votos de treintañeros y veinteañeros prisioneros de zulos de pladur que compraron por 200.000 euros y que ahora valen 120.0000.

Se trata de millones de votos con todo que perder si se empiezan a solucionar los problemas del país y, por lo tanto, de millones de votos que van a ir a muerte a defender la situación actual y a llevar al país de cabeza a la bancarrota, la salida del euro, la exportación de españolitos a toda Europa y a freír a impuestos a mi generación y a la que viene detrás, para pagar el coste de su modus vivendi. Son votos a la vez inconscientes y muy conscientes. Son votos, lamentablemente, para no salir nunca de esta crisis.

Son, por ejemplo, los que sostendrán con su voto la situación competencial de las Comunidades Autónomas tal y como está. Los que sostendrán con su voto la negociación colectiva tal como está. El sistema tributario tal como está. El mercado de trabajo tal como está. El rescate bancario tal como se planteó. Y los que sostendrán con su voto -y esto es lo más grave- que sea nuestra clase política la que siga manejando a su antojo el Presupuesto público, rechazando el control que se le quiere imponer desde Europa bajo la excusa de la soberanía nacional.

Y cuando nos echen del Euro -lo que puede ocurrir perfectamente entre 2012 y 2013- todos esos irresponsables porqueyolovalguistas que han hundido el país gracias a que su voto vale lo mismo que el mío seguirán defendiendo -y votando- a la casta de caciques que nos ha llevado a esto mientras empujan calle arriba la carretilla llena de fajos de neopesetas que les hará falta para comprar el pan.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: Lunes, 19 de abril de 2010
Hora: 11:12

?Has visto esto: http://www.libertaddigital.com/nacional/tenera-vigilado-por-el-cni-se-trata-un-cancer-en-dusseldorf-1276390430/ ??

Embajador
Autor: Pcbcarp
Fecha: Lunes, 19 de abril de 2010
Hora: 13:23

Muy, pero muy de acuerdo con tu anal?sis. Yo procuro no ser tan pesimista con lo del euro; pero, por lo dem?s, ya digo. Am?n.
Autor: Fray_Fanatic
Fecha: Lunes, 19 de abril de 2010
Hora: 14:13

Pcbcarp: Lo del euro, al tiempo. Ya me dir?s como nos mantenemos en el euro sin hacer reforma econ?mica alguna.

Embajador: Ya con eso queda claro como el agua cual es la baza de ZP para las pr?ximas generales. Ahora solo queda en pie la apuesta de cuando van a ser. Ya no puedo descartar que tengas raz?n y vayan a ser en oto?o.

Yo vinculo el adelanto electoral al agotamiento del margen de endeudamiento del Estado. Y hay muchas posibilidades de que a partir de septiembre empiece un ataque brutal contra nuestra Deuda P?blica.