Martes, 13 de abril de 2010

Absoluci?n a Egunkaria: La Justicia, como los timones.

El cierre de Egunkaria fue una operación tan dudosa desde el punto de vista legal como lo fue en su día la ilegalización de esta formación y de sus sucesivas -valga la redundancia-sucesoras.  Cabe entender, por tanto, sin ambages que la absolución de los directivos-periodistas de Egunkaria por la Audiencia Nacional tiene como mínimo el mismo trasfondo político y -digamos- situacional que rodeó a la ilegalización de HB.

Repasemos un poco algunos hechos:

1) En Enero de 1996, Baltasar Garzón señala en un Auto la necesidad de investigar la denominada Koordinadora Abertzale Sozialista (KAS) como órgano director y/o colaborador de la banda terrorista ETA. Era la primera vez que, negro sobre blanco, se ponía sobre la mesa la realidad -por todo el mundo conocida- de que KAS y las organizaciones integradas en la misma (Jarrai, LAB, HB. Gestoras Pro Amnistía...) compartían una comunidad de intereses políticos y económicos con ETA de un grado tal que resultaba difícil discernir donde empezaban unas y terminaba la otra. 

Se trataba de una acción de juricidad dudosa, en la que un Juez Instructor advertía de una situación de posible ilícito penal sin abrir, no obstante, sumario alguno contra KAS. Sin embargo, este Auto que pasó absolutamente desapercibido en su momento, tuvo una gran importancia posterior (en otras palabras: No pierdan de vista la bolita).

Paralelamente, el Partido Popular llegó al poder en Marzo de 1996 y el 23 de Junio del mismo año, ETA declara una primera tregua con la intención declarada de negociar con el recién estrenado Gobierno Aznar. Dicha negociación no llegó a producirse o, en todo caso, no satisfizo en absoluto a la dirección de la banda por lo que la puso fin escasamente un mes después con el asesinato del empresario Isidro Usabiaga.

2) Desde entonces, el Gobierno se dedica a atacar a la banda desde todos los frentes posibles, muy particularmente el policial. No obstante, en 1998 se  marca un hito al abrirse, a instancias de la Fiscalía, un sumario específico (el 18/1998, lo que nos indica que fue a inicios de año) contra KAS. En virtud de los birlibirloques de nuestra legislación procesal penal, Baltasar Garzón reclama competencia sobre dicho sumario al haber sido el primero en recoger en su Auto de 1996 (¿cuántos de mis lectores le habían perdido la pista a la bolita?) los posibles indicios de delito en la actividad de KAS.

Este curioso mecanismo que permite a un Juez abrir un Sumario y dejarlo durmiente o, peor aún, alegar indicios sin concretarlos en nada y luego reclamar la competencia sobree cualquier sumario que se aperture es, hasta donde conozco, único en nuestro ordenamiento jurídico y permite, esencialmente, que un Juez se dedique a entresacar indicios o dejar sumarios durmientes y después reclamar competencias sobre nuevas investigaciones o hallazgos para activar o paralizar sumarios "cuando la jugada lo aconseje".

Las investigaciones prosiguen durante todo el año 1998 y en el transcurso de las mismas se va dejando clara una advertencia a ETA: Se va a abrir un frente judicial y legal contra su entorno social y político. El aviso más serio vino, sin ningún género de dudas, con la orden de cierre cautelar del diario Egin, apoyada esencialmente en una serie de suposiciones de entidad jurídica más bien escasa que se resumían en que Egin estaba subordinado a ETA , lo cual puede ser cierto o no, pero en todo caso debe ser demostrado. La medida cautelar, dictada en Julio de 1998, debía renovarse cada seis meses (lo cual significa, efectivamente, crear una nueva bolita a la que mis lectores deberán estar atentos).

3) El 26 de Septiembre de 1998, 10 días después de que la banda terrorista ETA iniciara lo que denominó un "alto el fuego", el Presidente del Gobierno José María Aznar López autorizaba contactos con el "Movimiento de Liberación Nacional Vasco". Durante el tiempo en que duraron estos contactos (hasta el 21 de Enero de 2000) la Asociación de Víctimas del Terrorismo no salió a la calle ni una sola vez a denunciarlos u oponerse a los mismos pese a la generosidad democrática prometida a los etarras por el Jefe del Ejecutivo.

Por supuesto, tratar de vincular el silencio de la AVT con el inicio -paralelo a la negociación- de los trámites de aprobación de la Ley 32/1999 de Solidaridad con las Víctimas del Terrorismo aprobada el 8 de Octubre del año siguiente en virtud de la cual el Estado se declara nada menos que responsable civil subsidiario de los daños físicos o psicofísicos generados por las acciones pasadas o futuras (Art. 2) de las organizaciones terroristas que pretenden desestabilizarlo, sería una maledicencia supina además de políticamente incorrectísimo. Pero a mi juicio fue exactamente lo que sucedió: La Ley de Solidaridad compró el silencio de la AVT. Punto. 

Mientras tanto, se declara la ilegalidad de KAS (ya alegal de por sí al no figurar inscrita en Registro alguno) el 20 de Noviembre de 1998. No obstante, se trata de una simple declaración formal que en principio no se lleva adelante: El trilero vuelve a esconder la bolita y no volveremos a tener noticia alguna sobre las consecuencias necesarias de la ilegalización de KAS -que no podía ser en buena lógica más que la ilegalización de las entidades que la conformaban- hasta que la jugada volvió a aconsejarlo.

Como estamos en plena época de "contactos con el Movimiento de Liberación Nacional Vasco", había que dar una de cal después de cada una de arena: En Agosto de 1999 Garzón levanta el cierre cautelar de Egin alegando que en la empresa editora que en Julio del año anterior estaba presuntamente "subordinada" a una banda terrorista había desaparecido casi completamente la actividad de ETA. ¿Magia? No, señores: Torticera manipulación política de lo que debe ser la verdad jurídica en un Estado de Derecho.

La desmovilización general del país habitual en cada mes de Agosto evitó que se pensara demasiado en el ridículo monumental que se había llevado a cabo con Egin, que pasó de ser una empresa-tapadera total y completamente subordinada a ETA a, simplemente, ser una empresa completamente legal sin razón alguna para su liquidación... que tenía algún directivo concreto que colaboraba con banda armada.

Mientras "desaparecía casi completamente la actividad de ETA", la empresa editora de Egin había quebrado y su hueco había sido ocupado por el diario Gara, que empezó a publicarse en Enero de 1999 con la misma línea editorial que el anterior y sin obstáculo legal alguno, constituyéndose su capital social mediante el sistema -ya casi en desuso- de la suscripción popular.

3) El 21 de Enero del año 2000, ETA da por finalizada la "tregua" declarada en Septiembre del 98 asesinando al Teniente Coronel Pedro Antonio Blanco. La izquierda abertzale ha salido tremendamente reforzada electoral y socialmente y al mismo tiempo el Partido Popular recoge en Marzo los frutos de más de un año sin atentados obteniendo la mayoría absoluta. Da comienzo así la segunda legislatura Aznar, marcada por la supuesta tolerancia cero hacia la banda y la búsqueda de un cerco legal y político a su entorno.

En otras palabras: La jugada vuelve a aconsejarlo. En Mayo de 2001 -en plena campaña electoral vasca-  Baltasar Garzón declara ilegal a Jarrai  (que se ha pasado a llamar Haika en el año 2000) y en Diciembre del mismo año, hace lo propio con las más siniestras pero curiosamente más socialmente presentables  Gestoras Pro Amnistía. El sindicato LAB, tan integrante de KAS como los anteriores y tan afín en mensaje, ideología y subordinación a ETA como los anteriores, queda sin embargo impoluto, inmaculado y sin que su ilegalización llegue siquiera a plantearse.

4) Lo que no queda impoluto es Herri Batasuna. Dado que la ilegalización por las bravas de un partido político es materia mucho más sensible que el hacer lo propio con una asociación... ¡zas! nace la Ley Orgánica 6/2002 de 27 de Junio, de Partidos Políticos, que se le aplica de inmediato y con efectos retroactivos a Batasuna, formación en la que había desembocado la izquierda abertzale tras la conversión de HB en Euskal Herritarrok durante la tregua. El Juez de Instrucción de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón le ordena a Batasuna el cese total de actividades el 26 de Agosto de 2002.

5) Prosigue la ofensiva legal y jurídica contra el declarado "entorno de ETA". Y prosigue con la apertura de un curioso juicio contra una publicación marginal con una tirada de menos de 15.000 ejemplares que se venía publicando sin pena ni gloria e íntegramente en euskera desde 1990. Efectivamente, hablamos de Egunkaria, cuyo -absurdo- cierre cautelar se lleva a cabo el 20 de Febrero de 2003 efectuado por el Juez del Olmo.

¿Porqué se dispara contra Egunkaria y no contra Gara? Porque Gara es el sucesor ideológico -que no empresarial- de Egin y España no podía permitirse un segundo ridículo de ese calibre.

6) Llegamos, por lo tanto, a las elecciones de 2004 en esta situación de ofensiva en todos los frentes. ¿En todos? No. El acoso al entramado político, social y mediático de la banda no se extiende al sindicato LAB, probablemente por aquello de los privilegios de casta. El caso es que a Batasuna y sus sucesoras les faltaba un ciclo electoral para quedar en la marginalidad más absoluta.

Pero el cambio de Gobierno en España determinó un parón en la actividad del Estado contra ETA: Se permitió al Partido Comunista de las Tierras Vascas presentarse a las elecciones autonómicas de 2005 y -mágicamente- se paralizó la tramitación de  todos los procesos iniciados en la anterior legislatura (Haika, Gestoras Pro Amnistía, Batasuna, Egin, Egunkaria... ) que se seguían en la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo.

En este estado de cosas, un tal Iñaki de Juana Chaos, olvidado en algún presidio desde 1987 tras sumar condenas por tiempo de casi 5000 años de cárcel por sus múltiples asesinatos, publicaba en Gara sendos artículos (Gallizo y El Escudo) en Diciembre de 2004, que pasaron totalmente desapercibidos en su día. Pero no para todos: El Juez Pedraz abre, a petición de la Fiscalía, un sumario contra el terrorista por amenazas y pertenencia a organización terrorista, motivando así que Grande-Marlaska dicte un Auto impidiéndole  salir de prisión (había cumplido ya 18 años de los 30 que le tocaban como máximo) para alivio generalizado de toda la opinión pública y consuelo -algo es algo- para sus víctimas.

A lo largo del año 2005 se sucederá una interesante batalla entre el Instructor Pedraz y la Fiscalía, que se reduce a que Pedraz, una vez examinados los hechos, determina en primer lugar que no hay base para un proceso por amenazas y que, en segundo lugar, de Juana Chaos ya ha sido juzgado y condenado por pertenecer a ETA y que, preso como está, no puede ejercer actividad terrorista alguna.

Finalmente, el 24 de Marzo de 2006 ETA anunció una nueva tregua y el Ejecutivo de Zapatero se aprestó a iniciar contactos con la banda, en esta ocasión en medio de un chaparrón mediático y social de órdago. Dicho chaparrón se multiplicó por tres al conocerse un presunto chivatazo a ETA que permitió la fuga de varios componentes de la banda y sobre el cual Baltasar Garzón decidió iniciar un sumario separado para -según dijo- investigarlo. Había nacido el caso Faisán, aún parcialmente bajo secreto de sumario (y lo que nos queda).

En medio de todo esto, en Octubre de 2006 tiene lugar -porque tenía que suceder, porque vencían los plazos máximos de prisión preventiva y, en definitiva, porque no había más cáscaras- el juicio a Iñaki de Juana Chaos en los que la Fiscalía y la acusación particular exigían doce años de prisión por dos artículos de prensa (y olé tacatá) amén de noventa y tantos más por pertenencia a organización terrorista.

La Sentencia de la Audiencia Nacional se hizo pública con enorme celeridad, en Noviembre de 2006. No me atrevo a sugerir si fue por convencimiento íntimo de los jueces que la dictaron o porque la AN, harta de las presiones del Gobierno (lo del caso Faisán era ya la repera y es más que popsible que escuchar a Rubalcaba o a Zapatero terciar en defensa de de Juana les pareciera a Sus Señorías el colmo de los colmos) decidió tocarle un poco los cataplines a Rubalcaba... pero el caso es que de Juana Chaos -que en cualquier otro país hubiera sido condenado a cadena perpetua en 1987, con lo que se habría evitado esta chusca situación- fue condenado finalmente a doce años de cárcel por los dos artículos dichosos.

Aún tras el atentado de la T-4 el 30 de Diciembre de 2006 (con dos muertos) prosiguieron los contactos con la banda hasta que al Gobierno le quedó claro que su interlocutor -Josu Ternera- no representaba a  nadie salvo a sí mismo y otros pocos etarras cincuentones en su misma situación vital. Quizá en esta situación dudosa el Tribunal Supremo decidió rebajarle la pena a de Juana de los doce a los tres años de cárcel en Febrero de 2007.

7) A partir de que quedó claro que las negociaciones estaban rotas llegó una catarata de condenas contra el entorno etarra: Haika (Enero de 2007), Gestoras Pro-Amnistía (Septiembre de 2008), ANV y PCTV (Septiembre de 2008, habiendo sido suspendidas de actividad en Enero de 2008),  Egin (Mayo 2009 y sin darle mucho bombo ya que aunque hubo condenas a algunos directivos, la empresa salió jurídicamente impoluta).

Creo evidente a la vista de los hechos y sin ningún género de dudas que podemos considerar a la Audiencia Nacional como un órgano jurisdiccional, como mínimo, políticamente permeable que mide sus tiempos y determina, en consecuencia, los del Tribunal Supremo, en relación a si la jugada en la que esté el Gobierno de turno lo hace aconsejable o no.

Y es esta actitud probadamente continua y sostenida en el tiempo -la excepción del caso de Juanab Chaos confirma la regla y además venía siendo imperativa por plazos máximos de estancia en prisión- del órgano heredero del antiguo Tribunal de Orden Público, lo que me da pie a pensar muy mal sobre la sentencia absolutoria de los acusados por el caso Egunkaria.

Voy a dejar clara mi postura: Egunkaria -al igual que Egin, al igual que Gara- jamás cometió delito alguno según nuestro actual marco jurídico. El proceso a Egunkaria fue abierto arbitrariamente en un momento en el que convenía a la jugada. Y se tomaron en él una serie de medidas desproporcionadas y a todas luces excesivas.

El problema está en que esta postura mía sobre el caso Egunkaria la ha encontrado acertadísima la Audiencia Nacional siete años después de cerrar el periodiquito de marras. Y visto que en la Audiencia Nacional impera aquella máxima de Mao según la cual "la Justicia es como el timón y hacia donde se le da, gira" me quedo yo con la mosca detrás de la oreja.

¿Realmente han hecho falta realmente siete años -siete- para descubrir que no existía la más mínima relación entre Egunkaria y ETA? ¿Y tras siete años -siete- de instrucción la Guardia Civil es capaz de hacer el ridículo más total apareciendo en el juicio a declarar que no indagaron nada -absolutamente nada- sobre la línea editorial del periódico? ¿Y a nadie se le cae la cara de vergüenza de haber tardado siete años -siete- en descubrir, como dice la Sentencia, que no todo el que habla euskera y está en contra de la Autovía de Leizarán es un etarra? ¿O es más bien que la jugada ha aconsejado -como piensan muchos- hacer pública ahora una Sentencia absolutoria en un sumario contra presuntos etarras y se ha decidido sacar éste del cajón porque viene al pelo?

En definitiva:  ¿Tiene razón el Embajador y hay contactos ya con ETA y, de rebote, generales en otoño?

Permanezcan atentos a sus pantallas.



Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: Martes, 13 de abril de 2010
Hora: 23:07

Todo que esto que tan acertadamente comentas me sugieren varias cosas:

1. Que la impartici?n de "justicia" en Espa?a es un cachondeo incre?ble (cuesti?n que no me sorprende porque lo he sufrido en mis carnes).

2. Que si est?n poniendo en el alero el "prestigio" de la Audiencia Nacional, Guardia Civil e instituciones an?logas con tanta alegr?a es porque se est? preparando un bombazo de ?rdago.

3. Que Mayor Oreja sabe de que va la jugada y ha dado un aviso. Cuando los de su propio partido se le han echado encima es porque, obviamente, ellos mismos est?n en el ajo a lo bestia.

4. Que no se que cosa es el "ajo" pero que obviamente van a dejar en pelotas a toda la gente que durante tanto tiempo se ha jugado su vida en Vascongadas, y que por eso Mayor Oreja advierte y que por eso le han hecho callar.

5. Que sospecho que el bombazo se va a aprovechar para re-prestigiar a la clase pol?tica que est? en horas bajas.