Domingo, 28 de marzo de 2010

Esconder el suelo bajo la alfombra

I+D Hispanistaní: El Ministerio de Economía aprobó el viernes una nueva normativa contable que permitirá a bancos y cajas ocultar la pérdida de valor real de las absurdas cantidades de suelo que tienen en sus manos aún sin edificar, por la vía de ampliar de tres a seis años el plazo para actualizar el valor que figura en los balances al valor del mercado. En otras palabras: Si he comprado suelo en 2007 a 10 y ahora vale 5, podré seguir computándolo en mis balances a precio 10 durante tres años más.

No me digan que no tenemos el sector financiero más sólido del mundo.
Naturalmente, el valor real del suelo no cambia por el hecho de que el Gobierno decida permitir a las entidades bancarias la ocultación de su depreciación. Lo que el mercado compra a cinco no lo va a comprar a diez porque el Gobierno lo decida, sino que simplemente dejará de ser comprado. El único efecto real es que se permitirá a bancos y, sobre todo, a Cajas de Ahorros, seguir funcionando en plan zombi durante tres años más con todos los riesgos que ello conlleva para la salud económica del país.

Las ventajas que esta medida supone para el Gobierno son las siguientes:

1) Permite escalonar las intervenciones bancarias, acometiendo durante 2010 solo las más urgentes.

2) Aplaza, en principio, lo peor de la crisis financiera y bancaria hasta después de 2012.

3) Aumenta el margen de colocación de deuda pública, cuyo grueso está siendo comprado por entidades financieras españolas según comentamos aquí. Simplemente, mediante este maquillaje contable, los bancos y Cajas pueden seguir pidiendo préstamos al exterior para financiar indirectamente al Estado... al menos mientras las grandes agencias no se decidan a alertar sobre el timo de la estampita que estamos perpetrando con nuestra deuda soberana.

En cuanto a los problemas que esta decisión va a generar en nuestra economía, vamos a ir adelantando unos cuantos:

1) El primero y el más obvio es que dificultará la bajada del precio del suelo, ya que los bancos, aliviada momentáneamente su necesidad de liquidez, tienen menos presión para vender su suelo por su valor de mercado. La bajada del precio del suelo hasta su valor real es  -como hemos visto- imprescindible para que España recupere competitividad y pueda pagar su deuda externa... ya que lo único que podemos rebajar para ser competitivos son los costes inmobiliarios o los salariales.

2) En segundo lugar, condena al mercado español a seguir sin crédito durante tres años más. Por una razón muy simple: No puede haber crédito sin la desaparición previa de las entidades financieras quebradas y liquidación de sus activos. No puede haber crédito sin una valoración real de los activos inmobiliarios, que van a ser valorados a precios de fantasía en los que no tendrán salida en el mercado.

La ocultación contable de las pérdidas de valor del suelo y otros inmuebles supone, por lo tanto, posponer la salida de la crisis económica.

En cuanto al suelo en poder de los bancos y, especialmente, de las Cajas de Ahorros, habría mucho que decir. Para empezar, podrían investigarse las  compras de suelo realizadas por ciertas Cajas durante 2007 y 2008. Todas las operaciones inmobiliarias realizadas desde Octubre de 2006 y muy particularmente desde Octubre de 2007 por nuestra banca pública regional son dignas de ser investigadas por la Inspección del Banco de España y por la Fiscalía. Aunque solo sea por ponerle cara y ojos a los que se han dedicado a desfalcar a la Caja de Ahorros adquiriente o prestamista a costa del contribuyente que es, en última instancia, quien paga.

Seguid remando, galeotes.

Comentarios

Añadir un comentario