Martes, 16 de marzo de 2010

Los presuntos negocios de D?az-Ferr?n

Cierto que la situación económica del país es mala. Cierto que nuestro tejido empresarial está siendo pulverizado a todos los niveles. Cierto que cualquier empresario está sujeto al riesgo y ventura natural del mercado en el que opera. Pero a mí me parece que el espectáculo con el que nos viene obsequiando desde hace meses el Presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales, Gerardo Díaz-Ferrán, es absolutamente lamentable y empieza a ser necesario ponerle fin ya por una simple cuestión de imagen-país.  No es razonable que el Presidente de los empresarios españoles sea consejero de una Caja de Ahorros y que ésta le haya concedido veintisiete millones de euros en créditos cuyo cobro está en duda. No es razonable que el representante de la patronal ante Gobierno y sindicatos se encuentre imputado desde hace años en la Audiencia Nacional acusado ni más ni menos que de haberse apropiado de dinero público otorgado para reflotar una empresa (caso Aerolíneas Argentinas) que le fue otorgada a dedo por el precio de un euro. No es entendible que el portavoz del empresariado español haya dado pie a un espectáculo tan lamentable como el de Air Comet, una compañía aérea que se dedicó irresponsablemente a vender pasajes hasta Abril sabiendo muy bien la amenaza de cierre inmediato que pesaba sobre ella desde Diciembre. Y desde luego, es completamente alucinante que tan importante preboste del mundo empresarial patrio sea propietario de una compañía de seguros... que deba ser disuelta por el Ministerio de Economía ante su riesgo obvio de insolvencia.

No quiero negar la posibilidad de que el Ejecutivo esté acosando a Díaz-Ferrán. Me parece lógico, incluso, que el Gabinete de Zapatero prefiera un líder débil en la CEOE, incapacitado para proponer las medidas de ajuste de línea dura que necesita el país. Pero lo que me sobrepasa por completo es que la misma CEOE, el mismo empresariado patrio, no se dé cuenta del problema objetivo que supone estar liderado por persona tan vulnerable a cualquier ataque.

La economía española necesita reformas profundas. Reformas que afectan al mercado de trabajo, al modelo productivo, a los impuestos, a los sistemas de previsión social. Y si la autoridad de las centrales sindicales se mide por su supuesta representatividad entre los trabajadores, la autoridad de la patronal en una negociación colectiva debe medirse por la riqueza que aportan al conjunto de la sociedad. Díaz-Ferrán, a día de hoy, está tan desautorizado por lo poco que aporta a la sociedad como Méndez y Toxo lo están por su representatividad nula y parasitosis demostrada.

¿Queda alguien sensato en la cúpula de la CEOE para proceder inmediatamente a hacer lo que debe hacerse?   

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: Martes, 16 de marzo de 2010
Hora: 18:52

Esta ma?ana escuchaba la radio y os recomiendo sin duda, como complemento perfecto a este post, que escuch?is esta pieza magistral de un peque?o editorial en Punto Radio sobre D?az Ferr?n.

Tienes perlitas como: ?es capaz quien debe n?minas a sus empleados de hablar con los sindicatos para negociar acuerdos de convenios colectivos?