S?bado, 13 de marzo de 2010

El Esquema Ponzi de la Deuda P?blica: El precio de las pir?mides

Cuando un Estado no alcanza a cubrir sus gastos con los ingresos que recauda vía impuestos, tiene una segunda vía para obtener financiación: Pedirlo prestado a un interés. A esto se le llama emisión de Deuda Pública. Para diferenciarla mejor del Déficit Público (que es la diferencia entre ingresos y gastos del Estado) también deuda soberana, en atención a que la garantía del dinero prestado está en la propia solvencia del Estado soberano que lo recibe. Todo esto está íntimamente relacionado con los Credit Default Swaps de los que hablamos en el caso griego.

En los países serios, la cantidad de deuda emitida es mínima porque miden muy bien sus gastos en relación a los ingresos fiscales. Asimismo, se trata de Estados que ofrecen una confianza seria para, en un momento dado, forzar a su economía a honrar la deuda vía aumento de la recaudación o mediante intervenciones políticas puntuales que logren ese mismo esfuerzo estimulante en su economía que haga aumentar los impuestos recaudados generando un excedente que permita honrar la deuda (caso de los Estados Unidos).
Hablar del caso español, sin embargo, no es hablar de un Estado serio como Alemania ni de la gran potencia imperial de nuestro tiempo, como son los Estados Unidos, sino de un Estado con potencia económica limitada, con una capacidad también limitada de aumentar la recaudación fiscal, con un nivel de fraude importante a la Hacienda Pública y sumido en una grave crisis una de cuyas ramas más visibles es la insuficiencia fiscal, es decir,  que el Estado no logra recaudar bastantes impuestos ni siquiera para cubrir sus gastos regulares.

En esta situación, la credibilidad de nuestra deuda soberana se devalúa, al preguntarse los mercados si realmente España va a ser capaz de devolver las cantidades que está pidiendo prestadas más los correspondientes intereses. Y no, el problema de España no es un descuadre presupuestario más o menos habitual debido a imprevistos. El problema de España es el aval que el Estado otorgó a sus entidades financieras, que ya explicamos aquí que era una auténtica autopista al corralito por suponer, ni más ni menos, la vinculación de la solvencia del Estado a la solvencia de las entidades de crédito avaladas por el mismo.

Recomiendo especialmente la lectura de los dos últimos enlaces, por cuanto tienen de importante para lo que pretendo explicar ahora: El esquema piramidal que el Estado Español está siguiendo para ir colocando sus sucesivas emisiones de deuda pública. La primera pregunta es: ¿Quién está comprando deuda soberana española?

Y la respuesta es... que la deuda soberana española está siendo adquirida, en su gran mayoría, por:

a) Cajas de Ahorros españolas.
b) La Tesorería General de la Seguridad Social.

Vamos a dejar aparcado por un momento el hecho de que el Estado se esté comprando a sí mismo deuda pública con cargo a la hucha de las pensiones para centrarnos en la compra masiva de deuda pública por parte de unas Cajas de Ahorros esencialmente quebradas. Hagámonos las preguntas esenciales:

 ¿De dónde sacan el dinero estas entidades (Cajas de Ahorros) para comprar deuda pública?

Lo piden prestado a otros bancos extranjeros, esencialmente al Banco Central Europeo.

¿Porqué estos otros bancos prestan dinero a entidades en situación económica tan delicada?

Porque van avaladas por el Estado español.

¿Es normal que se pida un préstamo a un tercero con un avalista y que posteriormente el dinero de ese préstamo se utilice para prestarle dinero a ese mismo avalista?

Se trata de una picaresca financiera utilizada cuando hay dudas obvias no sobre la solvencia inmediata del avalista... sino sobre su capacidad de devolver un préstamo + intereses a medio/largo plazo. La respuesta es colocar a un tercero (la Caja de Ahorros) como responsable inmediato de la deuda. 

¿Porqué el Estado necesita situar en medio de sus operaciones de colocación de deuda soberana a un intermediario -la Caja de Ahorros- que naturalmente se lleva su parte en el proceso?

No sólo por lo expuesto en el apartado anterior, sino porque también es bueno que el prestamista real (el banco extranjero) tenga algún patrimonio del que echar mano para recuperar parte de su dinero. El Estado es inembargable, la Caja de Ahorros no.

¿Cuál es la falacia de este asunto?

Que si el Estado quiebra, las Cajas de Ahorros -en muchos casos verdaderos zombis que funcionan solo debido al aval del Estado- difícilmente tendrán nada para devolver a los prestamistas.

¿Y respecto a las compras de deuda pública por parte de la Seguridad Social?

Es el equivalente estatal de coger dinero de la hucha del niño -o de la cartilla de la abuela- bajo promesa de reintegrarlo posteriormente. El Estado está jugando con la hucha de las pensiones y de la Sanidad pública para cubrir sus gastos regulares.

Esto es así, esencialmente, porque cada vez son menos las entidades extranjeras que confían en la solvencia del Estado español y, por lo tanto, no creen que vaya a poder pagar su deuda.

¿Qué salidas tiene esta situación?

Tan pronto los mercados  bancarios que ptrestan dinero a las Cajas españolas (y muy especialmente el propio BCE) decidan dejar de financiar este esquema absurdo de financiación de nuestro déficit público, empezaremos a tener problemas serios para colocar nuestras emisiones de deuda. La mejor salida posible es una salida con reducciones de gasto público masivas e impopulares, al estilo de Grecia.

En el interín, vamos tirando con subidas de impuestos que -en teoría- van a servir para aumentar la recaudación... y sin hacer reforma estructural alguna que relance la economía y con ella el volumen de dinero que recauda el Estado.

La peor solución: Que dado que nuestro nivel de endeudamiento público supera en mucho los permitidos por el euro, el BCE se negara pura y simplemente a seguir alimentando la burbuja de deuda pública española, cosa que ahora viene haciendo de forma encubierta (con el mecanismo que hemos explicado) pero consciente. Esta decidión puede forzar a nuestro Gobierno a tomar medidas positivas... o animarle a tirar por la calle de en medio y abandonar el euro, si no nos expulsan antes.

 Es el precio de las pirámides.Paulatinamente más insostenible.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Feynman
Fecha: S?bado, 13 de marzo de 2010
Hora: 18:05

Fray Fanatic, me gustar?a pedirte un peque?o favor, pero para eso necesito hablar en privado. No encuentro tu e-mail por ninguna parte, as? que te dejo el m?o aqu?: melkor.666(arroba)gmail(punto)com
Autor: Anonimo
Fecha: Martes, 16 de marzo de 2010
Hora: 11:46

http://www.libertaddigital.com/economia/roubini-alerta-de-riesgos-en-la-recuperacion-y-un-esquema-ponzi-en-deuda-publica-1276370525/

Viene de antiguo el tema, eh?