Jueves, 11 de marzo de 2010

Los Siete Elementos

Pisitófilos Creditófagos, ese crack anónimo del que ya he hablado alguna vez en este blog, ha vuelto a soltar por su teclado una de esas perlas imprescindibles para entender la realidad de la estructura económica española cuya crisis estamos viviendo.

Así como hace ya algunos años le puso nombre y apellidos a cinco de las ocho Columnas del Nuncabajismo Inmobiliario, hoy ha retratado, una por una, los siete elementos definidores de la política económica que nos ha llevado a la actual burbuja inmobiliaria cuyo estallido sufrimos hoy. Corto y pego,  los siete principios enunciados por PP.CC, y además les añado mis propios comentarios:
 

1) Sistema productivo = Construcción:

Probablemente el más grave de todos con diferencia, pero sobrealentado por una clase política irresponsable por una razón muy simple: Generaba una capacidad de empleo directo e indirecto tan masiva como ficticia. El mantra que nuestros políticos ignoraron -entiendo que conscientemente- es el que nos indica que la construcción no es una industria, sino que una industria es aquello que se lleva a cabo dentro de las construcciones.  

El caso es que amparados en un sector de la construcción que parecía imparable, Rato y Montoro se ufanaron en proclamar que un 7% de desempleados era "paro estructural" mientras los salarios se mantenían bajos por el dumping laboral producido por la llegada masiva de extranjeros. En estas circunstancias, a la clase empresarial le daba lo mismo sentarse en las mesas de negociación colectiva a pactar subidas salariales continuas: El mercado de trabajo real de la España importadora masiva de mano de obra inmigrante no tenía nada que ver con la España ficticia que pergreñaban Gobierno y sindicatos. 

2) Sector público = 17 neoprovincianismos Volkstum:

Si la construcción es el sistema productivo, ha habido una renuncia de facto del Estado a ordenar dicho sistema para hacerlo sostenible. En su lugar, todas las competencias en materia urbanística pertenecen a los 17 miniestados taifales que nos hemos dado a nosotros mismos y que han logrado, al abrigo de unas recaudaciones tributarias estratosféricas ir financiando su elefantiasis.

El problema ha venido porque esa recaudación tributaria era coyuntural. Ligada a la burbuja de la construcción. Pinchada ésta, queda clara la insostenibilidad de aquella.

3) Sistema financiero = semipúblico regional:

El 60% del sistema financiero español lo componen las Cajas de Ahorro, banca pública regional convertida en verdadera cueva de Alí Babá dedicadas a financiar el engrandecimiento inmobiliario de las 17 Taifas y de los amiguetes de las mismas. El sostenimiento de los pufos de esas Cajas está poniendo en solfa la propia solvencia del Estado. El asunto de las Cajas ha sido, como el de la construcción, uno de los temas económicos recurrentes de este blog desde su inicio.

4) Financiación exterior germanófila = lumpenturismo + europedigüeñitis + hipotecón:

Los capitales que han venido del exterior, esencialmente de Alemania, han servido para financiar la burbuja constructiva nacional. Los bancos alemanes prestaban a nuestras Cajas de Ahorros para que a su vez estas financiaran al promotor patrio. Para devolver ese dinero, se ha encadenado al remo de la hipoteca a una generación y media

En paralelo, la que venía siendo primera industria nacional se ha devaluado al máximo: Nuestro turismo ha pasado paulatinamente a depender más y más de las vacaciones de alpargata y botellón de las clases media-baja y baja anglo-alemanas.

5) Mujer nulípara, asalariada e hipotecada:

 

Una verdadera genialidad. De pronto, en algún momento entre 1990 y el 2000, los dos sueldos se convierten en imprescindibles para sostener el hipotecón de la pareja. El ladrillo obliga a elegir a la mujer a sacrificar la posibilidad de tener hijos... y, efectivamente, la mujer lo hace.

No le he dedicado demasiado tiempo a hablar de este asunto, pero creo que el fondo de esta burbuja inmobiliaria es realmente muy femenino., como lo es el mismo concepto de hogar estable, en tanto que lugar en el que criar a los hijos. Un poco al estilo del mantra de la industria y las construcciones, se ha sublimado en el subconsciente femenino la necesidad de hijos para formar un hogar: El hogar anhelado ya no es el contenido, sino el continente. Las cuatro paredes de pladur que decorar a caballo entre Ikea y Zara Home.

Se hace complicado encontrar una mujer que no esté, aún hoy, empeñada en comprar como sea. Cierto es que la decisión de embarcar a la pareja en una compra viene amparada en una legislación de excepción feminazi. Pero en mi opinión esa legislación es en gran medida fruto de darle a la mujer ladrillo ya que no puede tener hijos y no al revés.

6) Hegemonía de la generación nacida entre 1940 y 1955:

Otro tema recurrente de este blog, el conflicto generacional, que casi podríamos llamar expolio de padres contra hijos. Padres que, mediante el saqueo de las arcas del Estado han logrtado pegarse la vida padre viviendo de las rentas del abuelo... y van a pegarse la jubiulación padre a espaldas del nieto.
El mecanismo comienza al llegar al poder esa generación, a mediados de los 70:

- Inflación del 25% y tipos de interés al 15%: Comprar pisos se convierte no solo en facilísimo y baratísimo, sino además en muy conveniente (mi salarioo está indexado a la inflación, y el tipo de interés hipotecario lo fija el Banco de España).

- Pensiones no-contributivas (para quitarnos de encima al abuelo).

- Liberados sindicales, negociación colectiva, sobreabundancia de puestos de funcionarios, libres designaciones y amigachismos varios.

- Leyes y financiaciones urbanísticas hechas a medida para obligar a la pareja de turno a pagar 6000 euros/metro cuadrado por un piso en un polígono industrial en reconversión en Carabanchel (puedo probarlo para quien no lo crea. Y no un solo caso, sino más de cien). 

Resultado final: Deuda externa insostenible, pero la Generación Coñazo se jubila con el riñón bien forrado... y el que venga detrás, que arree.

7) I+D+i de la tapita y la cervecita:

Simplemente, un I+D+i inexistente o, peor aún, ficticio. El frfaude más o menos obvio se ha dado mucho en el ámbito de las nuevas tecnologías. Lo curioso del asunto es que durante el periodo de Rato y Montoro se aumentó de hecho el presupuesto para I+D+i... que simplemente desapareció en su gran mayoría en los cenáculos y agujeros negros de los claustros de la Universidad pública, responsable en no poca medida de que en España la investigación con fondos públicos no cunda lo que debiera.

Como todos los demás, el problema de la ineficiencia Universidad pública como vector de la investigación en España no es un problema de personas concretas sino un problema de la propia estructura insostenible del sistema, que favorece el caciquismo desde las cátedras. Tiene poca solución.

En cuanto a la investigación desde entidades privadas, está viciado desde que empezó a generalizarse la práctica del farming de subvenciones y desde que las propias Administraciones se dedicaron a iniciar proyectos previo consenso con el adjudicatario.

Siete elementos, siete. Que engloban la gran mayoría de los problemas que ahn estallado en la actual crisis. Quizá mis comentarios a los siete escuetos enunciados puedan discutirse o mejorarse. Pero no creo que se pueda negar la validez esencial de cada uno de los problemas de base señalados.

De aquí al lunes, hablamos de la deuda pública. Y de Warhammer 40k.


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Samuel
Fecha: S?bado, 13 de marzo de 2010
Hora: 18:37

Echo de menos un punto (creo que muy importante) en este tema: la ley del suelo. Si la oferta de suelo es peque?a (por obra y gracia de los pol?ticos) el precio tiene que subir... etc. Por tanto, una de las causas m?s importantes de la burbuja inmobiliaria es el precio de los solares. Animo a otros m?s puestos que yo a que dejen esto bien aclarado.
Autor: Fray_Fanatic
Fecha: Domingo, 14 de marzo de 2010
Hora: 11:55

Yo no lo echo en falta y por una raz?n: La Ley del Suelo no es causa, sino consecuencia. ?C?mo va a ser otra la Ley del Suelo si el sector productivo ES la construcci?n? ?C?mo va a ser otra la Ley del Suelo si el 60% del sistema financiero es banca p?blica politizada? ?C?mo va a ser otra la Ley del Suelo si las competencias urban?sticas est?n repartidas en 17 taifas con lo peor de nuestra clase pol?tica al frente?