Viernes, 26 de febrero de 2010

John Cobra: Me has decepcionado

Tengo que reconocer que cuando hace más de un año te dediqué una entrada anticipando tu conversión en fenómeno de masas no me esperaba que tu carrera fuera a ser tan meteórica. Honestamente pensaba que te quedarías en simple fenómeno internetero, gurú de la violencia urbana que tendría sus cinco minutos de fama a raíz de tus enseñanzas en Youtube... y se quedaría ahí, tal vez iniciando una carrera como DJ o quizá fundando algún tipo de Dojo de técnicas de autodefensa nocturna. Me equivoqué.

Es evidente que menosprecié el poder del kinkismo en España. El lobby de los macarras que van por las autopistas de España con gorra y pendiente te exaltó por medio de Forocoches.com y te coló en la selección final de candidatos para Eurovisión. Y yo, quizá por aquello de que debe ser un tuerto quien reine sobre los ciegos, te situé intuitivamente por encima de la chabacanería del pelocenicero medio. Y me volví a equivocar. Pienso, John Cobra, que el lamentable espectáculo que diste anteayer a todo el país en la televisión pública fue algo intencionado y preparado desde el principio. No me cuadra en absoluto que una persona que ha demostrado tener la cabeza lo suficientemente bien amueblada como para crear un fenómeno viral como el tuyo, no sufre un calentón que le lleve a perder los papeles en vivo y en directo, ante todo  el Reino. Y como creo sinceramente que lo tenías pensado de antemano, quiero decirte que ahí es donde reside la diferencia entre ser un tío listo que se equivoca (nos pasa a todos) o ser simplemente el enésimo exponente de la degradación que sufre el país. Que es en lo que-creo que voluntariamente- te has convertido.

Porque si tienes un talento natural para la bronca, aprovecharlo para tratar de convertirte en abanderado del adiestramiento en artes marciales de los  sectores más indeseables del país es algo inteligente. Loable. Joder, es algo que se te da bien y que, encima, explicas con  cierto arte, salero y gracia. Olé tus huevos, John Cobra.

El problema está cuando decides pasar a convertirte en portaestandarte de la zafiedad y de la grosería. Ahí entras en una dura competición con docenas de fenómenos sociales execrables con la misma aspiración, en una espiral permanente por ver quién logra degradarse más a sí mismo... y degradar más a sus seguidores.

Por eso te digo, John Cobra, que me has decepcionado. No pensaba yo que tu aspiración fuera entrar en ese circo indigno. Pero parece que así es y que, además, te has salido con la tuya y que tienes por delante un par de meses de fama. Aprovéchalo bien, porque la televisión tritura fenómenos como el tuyo en cuestión de semanas. De ti y de nadie más va a depender el demostrar lo listo que eres. De aquí a Junio tienes, John Cobra, para brillar  públicamente por algo que no sean las gesticulaciones obscenas y que te merezca un sitio más o menos permanente en alguno de los escalafones del panteón de la telebasura patria. Aprovéchalo.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Ozongo
Fecha: S?bado, 27 de febrero de 2010
Hora: 0:54

QUE NO TE PASE COMO JOHN COBRA

PROTEGE TU REPUTACI?N ONLINE!!!

www.johncobra.es