Lunes, 25 de enero de 2010

Reflexiones sobre la Guerra Generacional

Vamos a dejarlo claro desde el principio para que no haya malentendidos: Este post no versa sobre las pensiones. O sí, pero solo un poco. Lo mínimo imprescindible. Así que si  al acabar de leerlo alguien cree que estoy divagando, al menos que no me acuse de divagar sobre las pensiones, porque la tesis central de este artículo es muy otra: La existencia de una guerra generacional en la cual se están utilizando estrategias de control de masas dignas de George Orwell.

Lo he mencionado en un par de artículos yes casi un tema recurrente en este blog: El insostenible follón político, social y económico en el que nos ha metido, a mayor gloria suya, la malhadada generación de los nacidos entre 1940 y 1955. En este sentido, me llega por correo electrónico el reenvío en cadena de un enlace a un desvergonzado documento de la Unión Española de Entidades Aseguradoras, que muy bien podría considerarse una declaración de guerra de la Generación 45-55 contra sus hijos. Esencialmente,el contenido del documento puede resumirse en lo siguiente: Además del hipotecón, mis queridos coetáneos y galeotes del PIB van a tener que pagar... las pensiones y prejubilaciones de lujo que los alegres cincuentones que nos gobiernan se han diseñado para sí mismos. Y ya desde el mismo preámbulo van advirtiendo que el bloque electoral decisivo de aquí a pocos años, será el de los pensionistas: Mis queridos coetáneos, acabamos de ser tomados como rehenes.

Todo lo demás, puede dejar de ser leído. Cantos a la vejez activa. Llamamientos a la "solidaridad". Reconocimiento de la "insostenibilidad del sistema" y de una "insuficiencia de fondos para pagar las pension espúblicas a partir del año 2022" y un largo etcétera de lugares comunes y datos ya sabidos que culminan en un decálogo de tesis que cierran en dos: Trabajar más años e implicar a los jóvenes en el debate, es decir, hacerles partícipes de su -nuestro- negro futuro en materia social.

 Negro futuro que -por supuesto- no afectará más que a los más longevos de nuestros cincuentones y sesentones: Todas las medidas son para implementarse de aquí a dos décadas, por aquello de "después de mí, el Diluvio".

No obstante, he dicho que este post no trata sobre las pensiones. De lo que quiero hablar es de este tipo de mensajes en el que se insta a los jóvenes a poner de su parte para implicarles en la solución de problemas de índole catastrofista creados por sus mayores. Mensajes que tienen un aspecto orwelliano que asusta en el momento en el que uno se fija en su doble capacidad para:

a) Mover bolsas de votos y
b) Controlar/distraer a la población.

Ejemplos:

Al-Qaeda:  Un ex-agente de los supercincuentones del Mundo Libre en Afganistán, con domicilio itinerante -aparato de diálisis a cuestas- en las múltiples covachuelas de la región montañosa de los Pashtunes supone una grave amenaza para el mundo civilizado por su increíble capacidad de planear oscuros atentados y activar células terroristas durmientes (absurda ficción táctica, humana y militar bien propia de la conspiranoia y de la serie B) a lo largo y ancho del globo.

Al-Qaeda es un concepto indeterminado. A veces es un jeque saudí con título de Harvard y a veces es un sudanés chiflado. A veces es un abordaje a un atunero y a veces una bomba en una embajada. A veces es unas mochilas en unos trenes en Vallecas y a veces unos suicidas en un mercado iraquí.  En definitiva, Al-Qaeda es Bruce Lee, a veces es roca y a veces es agua y es fácil terminar teniendo miedo de encontrarse un día en un momento de introspección... solo para descubrir que, en el fondo de tu corazón,  Al-Qaeda eres tú.

 De lo que no cabe duda es de que, desde el punto de vista de la administración del poder y la propaganda, Al Qaeda es un fenómeno interesante: No resiste el menor análisis crítico, pero ha servido para causar giros de 180º tanto a nivel electoral, como de apoyo popular en favor de intervenciones militares varias. El hecho de que Afganistán sea lugar de paso obligado para que el petróleo centroasiático fluya hacia el Índico y, de ahí, hacia la Costa Oeste de los Estados Unidos es mera coincidencia.

Armas de Destrucción Masiva: Otro concepto indeterminado que hacía referencia a esa amenaza planetaria llamada Saddam Hussein, que venía a ser algo así como la conjunción entre Obama y ZP, pero con coranes y mala leche. La excusa de las "armas de destrucción masiva" debía llevar al occidentalito medio a pensarse que existía un riesgo real de que Hussein decidiera pulsar un botón y los clientes de una frutería de Almendralejo murieran asfixiados por gas sarín.

El problema de las armas de destrucción masiva es... que la gente esperaba verlas y cuando se descubrió que no existían, el cabreo fue tan generalizado como para llevar a un negro a la Casa Blanca. Pero mientras funcionó, fue un arma excelente para disciplinar jóvenes: Alístate o cállate, chaval, que hay que defender el Mundo Libre.

Cualquier insinuación acerca de que el Iraq de Saddam Hussein era, de hecho, un país amigo de Europa que vendía su petróleo en euros era rápidamente atajada por ser considerada apología del islamismo radical.

En cualquier caso, eso del Alístate o cállate es un slogan para gente bien. Personas normales y decentes, que trabajamos, pagamos impuestos y somos en general, gente sana y limpia que si ve su vecindario en peligro se echa un rifle al hombro o, como mínimo, llama a la Policía. Esto deja fuera a la gente de izquierdas, perroflautas, predicadores del buen rollito intercivilizaciones, multicultis, porretas, melenudos y otras gentes de mal vivir. Para estos infraseres se diseñó nuestro siguiente mensaje.

El Calentamiento Global: Otra amenaza global de proporciones catastróficas a hacerse efectiva en un futuro indeterminado, en esta ocasión con la inmensa ventaja de requerir la acción coordinadora de un gobierno mundial para evitarse.

Aquí se juega con la incertidumbre científica: Sea real o no el alegado fenómeno de un aumento de temperaturas causado por el hombre, lo que sí es real y palpable es el conjunto de medidas que se pretenden tomar para evitar sus efectos: Creación de organismos supranacionales, creación de un irreal mercado de tráfico de emisiones de CO2, pretendidas imposiciones de limitaciones a los países emergentes para su industrialización y excusas para subir los impuestos.

No entro en este post en el debate sobre si el Calentamiento Global es o no un hecho científico: Sólo me interesa el hecho incontrovertible de que proporciona excelentes excusas para que la generación que nos precede nos exprima y mangonee un poco más. El hecho de que la culpa del calentamiento climático se le eche a China, siendo que la puesta en pie del gigante asiático tiene no poco que ver con la crisis que estamos iniciando debe considerarse otra extraña coincidencia más.

La cruzada contra los transgénicos y pesticidas basa su éxito y repercusión en dos factores complementarios, a saber: En primer lugar, la necesidad de que abundante mano de obra rural joven se quede en el campo, donde tienen empleos más o menos de subsistencia. en lugar de irse a la ciudad a protestar. Transgénicos y pesticidas reducen la necesidad de mano de obra y eso deja demasiadas manos -y mentes- ociosas.  En segundo lugar, el absurdo culto a lo light, lo natural y a la Madre Tierra que viene instándose entre los habitantes de las ciudades desde los medios de comunicación de masas.

 Ambos factores se retroalimentan mutuamente, de tal modo que el consumidor de ciudad se crea artificialmente una necesidad (u obsesión) por determinados productos de tal modo que el propio agricultor renuncia, contraintuitivamente, a aumentar su productividad, reducir sus costes y, en definitiva, reducir la dependencia del agro europeo de las ayudas públicas mediante el empleo de transgénicos y pesticidas.

Sumémosle a esto la querencia por el terruño que se cultiva en el mundo rural (y no tan rural) de Europa en general y España en particular y lo que tenemos es a miles de agricultores de mediana edad dispuestos a seguir cultivando sus pequeñas y poco competitivas extensiones de tierra del modo menos eficiente posible. Lo cual no tendría la menor importancia si con esta actitud no se pusiera en el alero la autosuficiencia alimentaria de Europa. 

La guerra contra las descargas: Otra declaración de guerra evidente de padres contra hijos en la que ejecutivos cincuentones se consorcian con un conjunto de caducas antiguallas varias de los años setenta mezclados con algún superviviente de la Movida Madrileña para  declarar la guerra a un medio de comunicación masivo de reciente irrupción y que no controlan ni comprenden buscando lograr, esencialmente, cinco objetivos:

a) Seguir cobrando generosas prebendas por "derechos de autor" independientemente al hecho de que las canciones que compusieron  se escuchen mucho, se escuchen poco, o no se escuchen ya más que en las boites de capital de provincia.

b) Dar solidez a lo que no es sino un pretexto para vivir del cuento (léase, de haber publicado un disco en tiempos de Felipe González o de hacer una gira promocional cada dos años) y no tener que trabajar diariamente como todos los españoles para ir bien preparado a un concierto en un aforo mediano o pequeño cada dos semanas.

c) Mantener vivo un lucrativo modelo de negocio que permite al empresario musical cincuentón seguir decidiendo a su antojo a cual "joven talento" de los muchos dispuestos a pasar por el aro del contrato leonino va a exprimir y sangrar con contratos durante la próxima década, mientras él mismo vende un plastiquito con canciones a precios estratosféricos en relación a sus costes.

Hay un aspecto escandaloso en lo relativo a la música, las descargas y el top-manta en el que poca gente cae: Hoy día, los precios por un CD de música son más baratos -inflación incluída- de lo que lo eran hace 15, 10, 5 ó 3 años. Entonces se nos decía que la industria no podía bajar más los precios y llegaron al puro y simple boicot contra quien se salió de la línea, si bien tuvieron que terminar envainándosela. Hoy, gracias a la existencia de alternativas al sangrado, se pueden tener CD´s y DVD´s originales en el entorno de los 5 euros.

Al parecer, hoy la industria sí puede competir en precios con el top-manta y con las descargas gratuitas: La demanda de música y películas se mantiene inamovible. Lo que varia es el como se satisface esa demanda y en ello influye no poco el precio del producto original.

d) El penúltimo objetivo no-declarable de la guerra contra las descargas es el mantener vivo el entramado de enchufes y mamandurrias en el que se ha convertido el cine europeo en general y el español en particular de las últimas décadas. 

e) Y si ya de paso logramos excusas para coartar derechos fundamentales en Internet poniéndolos por debajo de los sacrosantificados derechos de autor... pues a nadie le amarga un dulce, ¿no?

La Violencia de Género: La mejor forma de esconder un elefante en la Quinta Avenida es llenar la Quinta Avenida de estos grandes paquidermos. Aplicando esta misma lógica, los supercincuentones lo tienen claro: Dado que han creado un problema migratorio de proporciones dantescas trayendo a nuestro territorio a millones de personas que, esencialmente, no fueron nunca romanizados y sólo fueron cristianizados -si acaso- tardíamente y que por lo tanto son absolutamente inintegrables en nuestra sociedad...La mejor solución para tratar de destapar el desaguisado que hemos creado es el hacer creer masivamente a la población que las más bárbaras costumbres domésticas de los inmigrantes son, de hecho, un problema preexistente en la sociedad de acogida.

Resumiendo: En vez de aprobar leyes ad hoc para atajar la violencia de género entre sus principales causantes (es decir, los inmigrantes musulmanes y andinos) ya que eso dejaría al descubierto tanto el problema como los responsables del mismo, se elige colocar en el punto de mira de una legislación de excepción (repito: de una legislación de excepción) al 50% de la sociedad española. Mohamed y Wilson serán retirados de la circulación por la vía rápida... junto con algún pobre Pepito o Juanito al que su ex pareja se llevará, usualmente sin razón, por delante.

Porque el drama de la legislación sobre VdG no es sólo el proceso penal en sí, sino también la detención obligatoria antes de celebrarse juicio alguno, el pernoctar un par de noches en el calabozo, las medidas provisionales dictadas de forma sumaria en vía penal que tienen enorme influencia en el proceso civil de separación... y el hecho objetivo de que a los Juzgados de VdG está acudiendo, como moscas a la m...miel lo peor de cada escala en lo referente a Juezas, Fiscalas y Secretarias Judicialas.

El Patriotismo Constitucional: Los cincuentones jugaron a ser grandes políticos y fracasaron. Se enfundaron su respectiva txapela, barretina o bandera soviética sin tradición heráldica alguna y se lanzaron a construir fastuosas Administraciones Públicas Regionales que iban a librarnos de la opresión del centralismo y, de paso, a dar de comer a muchos vividores.

 El resultado final fue el lógico y normal cuando le das a un simio una caja de bombas: Las Autonomías han explosionado en una auténtica taifalización que marca el día a día de nuestra agenda política patria en la que diecisiete niños maleducados le echan la culpa de todos sus males a Papá Estado o a Mamá Constitución: Que si el Lehendakari no persigue terroristas, que si el agua es mía, que si los residuos nucleares te los comes tú, que si a mí me hablas solo en el idioma que me venga en gana, que si Blas Infante, que si embajadas en Marruecos.

¿Y qué es lo que nos dicen los supercincuentones superados por el monstruo de Frankenstein que ellos mismos crearon y que, además, les alimenta? Pues nos encontramos con que agitan el espantajo de Padilla, Bravo y Maldonado y nos dicen aquello de "Españolitos, la Patria está en peligro y acudan ustedes a salvarla". Eso sí -cabría apostillar- la Constitución, fuente de todos nuestros males, ni tocarla porque entonces sí que se nos desmonta del todo el chiringuito y tampoco se trata de eso. 

Estoy seguro de que a mis lectores se les ocurrirán muchas otras armas de variado calibre (internacional, continental, nacional o incluso local) creadas ad hoc para crear privilegios generacionales o defender con uñas y dientes los ya existentes. A ver si alguno se anima y amplíamos la lista.

 Y a seguir remando, galeotes. ¡Que para eso os mantenemos con vida!

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: MazingEarl
Fecha: Lunes, 25 de enero de 2010
Hora: 19:36

Hombre, Fray, qu? decirte. Que s?, pero que todo esto lo sabe ya todo el mundo... vamos, que hablas por ah?, y la gente lo tiene claro.

El problema es que tenemos derecho a la pataleta. T? siempre vuelves a las pensiones y yo siempre vuelvo al derecho a la pataleta (DaP). Los gobernantes, los gobiernos, los que mandan, ten?an un problema: que cuando la gente se cansaba, sal?a a la calle y la liaba. Dependiendo de lo mucho y bien que se hubiera vendido la idea de "la violencia es de incivilizados", las cosas acababan mejor o peor para los que mandan. Antes, como no pod?as patalear, cuando te acababas de calentar, sal?as a la calle, montabas unas barricadas, te cargabas a unos cuantos pol?ticos y aqu? paz y despu?s gloria. Tras la revoluci?n llegaban otros con otro nombre y m?s o menos mismas actitudes, y vuelta a empezar.
Autor: MazingEarl
Fecha: Lunes, 25 de enero de 2010
Hora: 19:39

Pero nos dieron el DaP: protestar y discutir a los que mandan ya no es "perseguible". "D?jales que griten, ya se cansar?n". Es como con las pataletas de los cr?os: la mejor forma de que se les pase es dejarles que berreen.

Todo el mundo est? harto. A todo el que preguntes, te dir? que cualquiera de Los Dos (porque los dem?s partidos est?n de adorno, de comparsas para que nadie pueda acusar a Los Dos de haber montado un sistema donde el bipartidismo sea lo ?nico aceptable) son lo mismo, son iguales, todos son igual de ladrones... y cuando llega el momento, porque como es lo que hay, y qu? vamos a hacerle... votamos a uno de Los Dos. Oye, que siempre podemos protestar. Pero protestar no les quita el sitio. Protestar no les desmonta. Que protestemos no les da miedo.
Autor: MazingEarl
Fecha: Lunes, 25 de enero de 2010
Hora: 19:43

Y as? nos va. S?lo por si acaso, de tanto en tanto nos lanzan un Al Qaeda, un calentamiento global, un "energ?as renovables para todos", una gripe A... entre tanto, edici?n a edici?n de Gran Hermano o la "Avatar" de turno, nos tienen despistados. Es una industria bien montada, es el marketing de los otros businessman. Porque est?n los curritos, los curritos aut?nomos, los emprendedores, los empresarios, los grandes empresarios vampiros, y est?n los emprendedores que montan su negocio apunt?ndose a un partido, y es la carrera, la profesi?n que han elegido para hacerse ricos.

Porque son los que m?s claro tienen que nadie se hace rico trabajando. Y ellos quieren hacerse ricos, pero no trabajar.

No voy a dar mis soluciones para "salvar el mundo", que todos las tenemos. Pero m?s barricadas y guillotinas necesit?bamos y menos dejarnos despistar como borricos encegados.
Autor: Anonimo
Fecha: Mi?rcoles, 02 de febrero de 2011
Hora: 18:37

Qué tio tan sabio eres campeón!

Ojalá hubiese más gente como tú que explicase tan fácil de entender la situacion global de nuestra idiosincrasia patria.

Olé y olé.

Por cierto, mal por los españolitos... en declive desde hace 500 años, desde las colonias...

y peor que nos va a ir... si es que somos un pais de palestinos e israelies pero sin armas.

Todos contra todos y a ser posible sin razon alguna.

Además, los jovenes de 25 años para abajo, trabajarán hasta los 90 años. Al tiempo.