Jueves, 24 de diciembre de 2009

Desahucio Express: El fin de una era

Desde este blog anunciamos hace tiempo las reformas en lo relativo a arrendamientos urbanos como una oportunidad para que Zapatero acertase. A tenor de las informaciones ofrecidas hoy por El Pais creemos, efectivamente, no solo no lo ha logrado, sino que ni siquiera se ha esforzado.

Se necesitaba -estamos de acuerdo- una reforma de desahucios contundentes para combatir el pánico a alquilar que dejó en muchísimos propietarios de viviendas vacías la infame Ley Arrese, más comúnmente conocida como Texto Refundido de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1964, con sus rentas congeladas de por vida y sus subrogaciones a hijos y a nietos. Pero, más allá de eso, era necesario reducir las prórrogas automáticas, era necesario sacar del Procedimiento Ordinario todas las cuestiones relativas al alquiler. Era necesario introducir Juzgados de Ejecución de Laudos Arbitrales. Y nada de esto se ha hecho.
Y es que  estas reformas a la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1995 y a la Ley de Enjuiciamiento Civil del año 2000, no van dirigidas a la tranquilidad y seguridad jurídica de los particulares que ofrecen vivienda en alquiler, sino que viene determinada por la necesidad de los bancos y Cajas de Ahorros de poner en valor del modo que sea el enorme stock de vivienda que han acumulado., tan invendible como vacío. Muy concretamente, las novedades de la reforma son las siguientes:

- Podrá celebrarse el juicio si, intanteda la citación en el inmueble arrendado, esta resultara negativa. Se acabó por lo tanto la picaresca de negarse a recibir notificaciones judiciales.

- Junto con la citación al juicio, se recibirá también la citación para recibir la Sentencia. Otro trámite en el que el inquilino optaba por desaparecer para no darse por enterado de la resolución del Juzgado.

- El plazo para dictar la Sentencia es de seis días y la Sentencia ya fija asimismo la fecha del desalojo.

Se trata de una reforma descaradamente destinada a que los propietarios recuperen cuanto antes sus viviendas en caso de impago. Y es que existen inquilinos verdaderamente profesionales de la insolvencia. Pero hay una reforma más, verdadera arma de doble filo para los propietarios de vivienda:

- Mediante la modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos, se amplían los supuestos en los que no procede la prórroga obligatoria del contrato de alquiler, que tiene una duración de cinco años. El propietario puede rescindir el contrato si necesita ocupar la vivienda para uso propio, pero también para el de sus padres, hijos o cónyuge en los casos de sentencia firme de divorcio o nulidad matrimonial, siempre que así figure en el contrato.

Puesto en plata, esto significa que muchos particulares  ofertantes de vivienda se van a ver lisa y llanamente expulsados del mercado. Me refiero, naturalmente, a la muy ibérica casta de los usureros exprimeinquilinos (algunos ejemplos aqui y aqui) que va a quedarse en franco peligro de extinción.

De entrada, la incertidumbre de que el propietario pueda cancelar el contrato en tantos supuestos va a hacer que muchos inquilinos prefieran alquilar a inmobiliarias u otras empresas. En segundo lugar, la salida al mercado de miles y miles de viviendas nuevas y vacías en manos de estas mismas empresas, esencialmente bancos e inmobiliarias. En tercer lugar,por el derrumbe generalizado de precios si bien esto era inevitable.

Este previsible derrumbe de precios es la única buena noticia para los inquilinos, quienes por otra parte van a verse obligados a acudir, en cualquier demanda que les pueda interesar (reformas, interpretación del contrato, etc...) al engorroso Procedimiento Ordinario.

 El sector financiero del Reino da la bienvenida a las nuevas reformas, aprobadas exactamente cuando más falta les hacíany del modo que más les convenía para apoderarse del mercado. Al banco no le conviene el arbitraje, sino el desahucio. Al banco no le convienen las prórrogas forzosas cortas, sino las largas. El banco no tiene hijos ni cónyuges de los que separarse.  Y a la Hacienda Pública no le conviene el alquiler entre particulares.

Bienvenidos a la nueva era del alquiler en España. Feliz Navidad.


Comentarios

Añadir un comentario