Mi?rcoles, 16 de diciembre de 2009

Owned a estribor: Hermann Tertsch envuelto en una pelea de bar

Lo confieso: El Gran Wyoming me hace gracia. Siempre me la ha hecho. Es posible que se deba a que no sigo su actual programa en La Sexta, pero el caso es que es así.

Eso y la poca simpatía que me provocan determinados círculos liberales de la escuela de Friedrich von Pisos y Ludwig von Cajas me llevó a comentar el otro día, durante una animada sobremesa en casa de mis padres, que era perfectamente posible que Terstch, pasado de copas, le hubiera -por ejemplo- pellizcado el trasero a alguna señorita provocando así la andanada de hematomas de la que tanto se hablaba.

La reacción de mis señores padres fue tan radical y airada como, por ejemplo, la de Esperanza Aguirre. Pero resulta que no andaba yo muy desencaminado.

Y es que a decir de la Policía, Terstch se vio envuelto el pasado sábado en una pelea de bar con un empresario de la noche que iba en compañía de dos mujeres. Fue empujado y al caer se golpeó en la cabeza. El delirante artículo de Tertsch que publica hoy en La Razón es un verdadero monumento a la imbecilidad del periodista, que en vez de pedir disculpas se empeña en presentarse como víctima de una inexistente agresión política. El colmillo retorcido de Escolar se ceba hoy con él y me parece que es hasta muy caritativo.

 Efectivamente, pudieron haber sido moros, antifascistas o gente de la SGAE como dice Tertsch. O un comando ninja o Chuck Norris como añade Escolar con mala leche no exenta de gracia y de razón.  Pero el caso es que el sector liberal de la derecha española ha sido víctima de un owned en toda regla, similar al que les hizo pasar en su día el mentiroso  Víctor Gago o a los continuos desboques de un Jiménez Losantos que suma una nueva condena a su ya larga lista. La secta liberal protege a los suyos. 

Por si acaso, le dejo a Hermann Tertsch un completo manual sobre como actuar si se vuelve a ver envuelto en alguna situación parecida. De nada.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: Mi?rcoles, 16 de diciembre de 2009
Hora: 11:07

Est? ampliamente documentado que los neo-cons (tanto en USA como en Espa?a) no son m?s que antiguos trostkistas que se pasaron a la derecha para poder ganarse las lentejas. En la izquierda hab?a m?s gente que en la boca del metro y la competencia era feroz.

Con su trostkismo trajeron dos cosas: 1) la idea de difundir la revoluci?n (en este caso el liberalismo y el sue?o americano) por todo el mundo como inexcusable prioridad, y 2) las t?cticas de agitpro de la izquierda. A mi Pio Moa (un t?o al que respeto bastante, todo sea dicho) me lo dijo una vez: "Yo soy, ante todo, un agitador".

Ya me ol?a yo que este asunto del Terstch era una maniobra de agitaci?n. Son maestros. El problema es que sus antiguos compa?eros son mucho m?s maestros y se las saben todas y est?n dos pasos por delante de ellos.

Embajador
Autor: brigante
Fecha: Mi?rcoles, 16 de diciembre de 2009
Hora: 23:10

Incluso puede ser que la pelea fuera por un se?orito en vez de por una se?orita, puesto que el tugurio -por lo visto- est? en pleno Chueca. Esto se ven?a venir desde el principio. Sin embargo, les ha faltado tiempo a algunos "patriotas" para solidarizarse con Tertsch (o como diantres se llame). Otro episodio vergonzoso fue cuando los libegales, seguidos por alg?n alma c?ndida "patriota", equipararon al ladr?n Camps con una persona honorable asesinada por sus ideas como Calvo Sotelo, debido a unas declaraciones un poco subidillas de tono por parte del representante sociata. No tienen verg?enza.
Autor: Anonimo
Fecha: Jueves, 17 de diciembre de 2009
Hora: 11:15

Vean esto:
http://blogs.libertaddigital.com/presente-y-pasado/el-acto-fallido-del-guacamayo-5473/