Martes, 01 de diciembre de 2009

El secuestrado prestigio del Reino de Espa?a

ElPartido Popular de Mariano Rajoy optó por seguir la corriente de losnacionalistas vascos y denunciar que el prestigio de España estaba enjuego porque unos piratas habían secuestrado a un buque,con su correspondiente tripulación, que faenaba imbécilmente donde nodebía. Según esa misma lógica, el prestigio de España se encuentra enestos momentos secuestrado por unos beduinos de Mauritania que, teniendo a nuestro país como objetivo preferente, han decidido que el mismo se ha encarnado físicamente en tres cooperantes catalanes que pasaban por allí.

Lamentablemente, el prestigio de España no se encarna en la tripulaciónde un atunero, a fin de cuentas gente humilde que cumple su trabajo tal y como se lo ordena un armador que no está con ellos para compartir los riesgos a los que les expone. Tampoco debemos buscarlo en tres cooperantes que marchan a realizar una labor humanitaria a un desgraciado país del Tercer Mundo.

¿Dónde está entonces el prestigio del Reino?



El prestigio de España, por desgracia, esta en manos de un catastrófico Gabinete del mismo nivel intelectual y humano que su Presidente. Son Zapatero y sus Ministros los verdaderos detentadores -y me atrevo adecir que maltratadores- del prestigio del Reino. Y no parece haber ningún Willy dispuesto a quitárnoslos de encima al menos uno o dos meses.

Nos queda, eso sí, el consuelo de que más tarde o más temprano Zapatero será reemplazado. ¿Consuelo? No se hagan demasiadas ilusiones, porque a día de hoy -y parece estabilizado por lo menos hasta Enero- la Oposición la sigue dirigiendo ese pedazo de feldespato con plaza de Registrador en Santa Pola llamado Mariano Rajoy.

Y es que, contra lo que nos digan unos y otros, el prestigio de España no es susceptible de ser secuestrado en un desierto por Al-Qaeda ni navega en aguas territoriales somalíes al alcance de los compinches de mi querido Abdu Willy.  Los beduinos y piratas  que esperen emboscados y al acecho una oportunidad para apoderarse de un fragmento del prestigio del Reino se quedarán con un palmo de narices, porque el prestigio del país se encuentra desde hace más de tres décadas secuestrado por una partitocracia desvergonzada e inútil, que lo mismo planta los pies encima de una mesa de la Casa Blanca y nos embarca  en dos imbéciles guerras imperiales en Irak y Afganistán... solo para decidir, meses después, que lo ideal es presentarse en esa misma Casa Blanca disfrazado como para jugar una partida de rol en  vivo de Vampiro: La Mascarada mientras se pregunta qué es lo que nosotros podemos hacer por Obama.

Eso es la partitocracia española. Esa es su política exterior. Y ese es su sentido de Estado. La foto de las Azores, la retirada a destiempo de un Irak al que nunca debieron mandarse tropas españolas, el abandono puro y simple de la presidencia del FMI -cargo internacional más prestigioso que jamás ha ostentado español alguno, a excepción de los de Papa o Emperador- sin agotar siquiera el mandato, el permitir la huida de unos secuestradores de buques españoles tras haber cobrado íntegro su rescate o el ver impasibles como la Royal Navy hace prácticas de tiro con la bandera española... son cosas que solo se entienden si asumimos antes que el prestigio del país, de nuestro país, lleva lustros encerrado en algún zulo en las catacumbas del Congreso. Con el plácet expreso de los partidos y el tácito de los votantes.

Disfruten lo votado, mis queridos lectores.


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Defton88
Fecha: Martes, 01 de diciembre de 2009
Hora: 20:42

Impera la desverg?enza, la mentira y la dudosa piard?a en ese no escaso grupo de bandoleros, al que denominas partitocracia.

Esta p?rdida de prestigio, se resume en un modelo gubernamental muy simple: ser un robaperas.

Mientras siga existiendo un gobierno democr?tico como el actual, el pasado y sospecho que el futuro, donde su procedimiento est?ndar sea "bajarse los pantalones" para ostentar dudosas medallas ante sus forofos, Espa?a y los espa?oles, estamos condenados al descalabro.

Sigo pensando que alg?n d?a, todo el racimo del voto ?ltil e in?til, abrir? los ojos y buscar?n un gobierno que tenga coraje, rigor e inmunidad ante "amiguismos", "forasteros" y dem?s cala?a.

Una cosa es ser tolerante y otra hacer el canelo.