Domingo, 01 de noviembre de 2009

Caja Madrid: Va Pepi?o y la clava

La fiebre me ha tenido noqueado todo el fin de semana y muy probablemente siga así mañana. Pero después de leer esto, no podía evitar levantarme a escribir: En ocasiones, la izquierda más lamentable la clava. Le ha ocurrido a Hugo Chávez, a Iñaki Gabilondo, al humorista de Público e incluso a Ignacio Escolar, así que no nos extraña encontrarnos con que Pepiño Blanco, emulando al asno al que le sonó la flauta por casualidad, ha escrito una acertada entrada en su blog, a propósito de las luchas intestinas del PP y lo que está sucediendo con Caja Madrid, asunto que en los últimos días ha sido una auténtica mina de inspiración para Contra los Gigantes.

El problema es que el PSOE -al que estar en el Gobierno le impone demasiadas servidumbres- está siendo demasiado discreto con la situación financiera de Caja Madrid. Que está realmente delicada no solo según los datos de El Economista Accidental (observador de obligada lectura en lo relativo a la situación financiera del país), sino según los datos de la mismísima CECA. Lo miremos como lo miremos, la inestabilidad institucional en una entidad muy tocada es sumamente grave... y más aún cuando estamos hablando de la cuarta entidad financiera del país.
Que hay una irresponsabilidad muy grave en el Partido Popular a propósito de este asunto es innegable. Al margen de que luego haya que entrar a decidir quien es exactamente más irresponsable: El Presidente de la Caja que huérfano de apoyos políticos se agarra al sillón, la Presidenta de Comunidad Autónoma que en ejercicio de sus competencias  inicia una batería de reformas legales para cercar al Presidente  en cuestión, el Alcalde que se dedica a recurrirlas todas para obstaculizar el relevo... o el Presidente de un partido político empeñado en ser él quien decida quien preside la entidad. Podemos repartir las culpas a nuestro antojo, pero con un sistema financiero en quiebra las bromas con Caja Madrid deben reducirse al mínimo e idealmente terminar cuanto antes.

 Pero lo ideal no va a coincidir con lo real. Desde este blog tenemos claro que tanto la batalla por Caja Madrid como el enfrentamiento entre Aguirre y Génova va a ser largo y puede, de hecho, marcar el último trimestre del año. Y también tenemos claro cual es el problema de fondo:

El caso Caja Madrid, como el caso Caja Castilla-La Mancha, el caso Cajas catalanas y los otros muchos casos de cajas que nos vamos a ir encontrando demuestran el fracaso absoluto y total del actial modelo de banca pública regional, que a lo mejor a lo que puede aspirar es a desaparecer. Un banco no puede depender del poder político porque, simple y sencillamente, los políticos no saben gestionar un banco... sino gestionar favores, muy presumiblemente a los amigotes.

No podemos seguir permitiendo que el 60% del sistema financiero (para que luego alguno venga con mandangas de nacionalizar la banca) esté en manos de la clase política. Porque es ese 60% del sistema financiero el que está en quiebra técnica. Casi única y exclusivamente Cajas de Ahorros...  con las únicas excepciones del Banco Pastor y del Banco Popular. LLevamos años diciéndolo. No es casualidad que la mala gestión se cebe en las Cajas de Ahorros. Y tampoco es casualidad que el Estado haya comprometido su solvencia futura para mantener a flote a estas entidades, controladas, a fin de cuentas, por la misma casta de irresponsables que se está retratando la mar de bien en Caja Madrid: La casta política española.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Feynman
Fecha: Lunes, 02 de noviembre de 2009
Hora: 16:10

Voy a esperar un rato a que hables de ?dem. Me interesa tu opini?n al respecto.