Domingo, 25 de octubre de 2009

Willy y las ventajas de la globalizaci?n

En el momento de escribir estas líneas Juez Pedraz acaba de decir que Willy, el joven somalí que hizo realidad su sueño de ser pirata, es nuevamente menor de edad. El Fiscal ya ha recurrido, pero Willy vuelve a estar en manos del Juez Central de Menores. De momento, Willy sigue jugando a la Play en un centro de menores.

Por supuesto, se está aplicando el principio penal universal de buscar favorecer al reo. Pero también es evidente el mal disimulado deseo del Juez Instructor de quitarse de en medio en un asunto que no deja de ser rocambolesco y que terminará con Willy en la calle por decisión gubernativa so pena de que los rehenes españoles en manos de sus compinches somalíes terminen sirviendo de merendola a los buitres del Cuerno de África.

Y es que, como ha dejado muy claro el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, cuando hasta un pirata somalí criado en una aldea pesquera del último rincón del Tercer Mundo tiene claro que puede reírse de España diciendo que es menor de edad, quien tiene un grave problema es España.

Nos creemos que los extranjeros no conocen las debilidades de nuestro ordenamiento jurídico. Nada más lejos de la realidad.En sus países de origen, a través de Internet y de emsiones internacionales de radio y televisión, las mafias de la inmigración y los mismos potenciales inmigrantes ilegales se mantienen al cabo de la calle de nuestra actualidad política y legislativa.

 Lo mismo que existe una web senegalesa conocedora de la mandíbula blanda del Gobierno Zapatero en materia de inmigración que anima a emigrar a España por ser "el mejor destino posible" para un cayuco, no debe extrañarnos nada que los padres del pirata Willy estén al cabo de la calle de la situación de su particular Guybrush Trephwood, e incluso se permitan opinar sobre como debe el Reino de España combatir la piratería... reclamando incluso que se permita a Willy llamarles, con cargo al contribuyente español. 

A muchos de mis conocidos y amigos perroflautas les sorprende enterarse de quienes son los inmigrantes que terminan llegando a España desde el África Negra: Se trata de los jóvenes más activos y pudientes de sus comunidades. Ellos son los únicos que tienen acceso a los escaparates del consumo europeo vía radio, tv e Internet. Son también los únicos capaces de reunir el dinero que requieren las mafias del tráfico de personas que les transportan hasta España. Y, desde luego, son los que conocen las normas básicas para poner en jaque a nuestro sistema jurídico. Probad a hablar con algún vendedor del top-manta. Os vais a llevar más de una sorpresa en lo relativo a su nivel social e incluso educativo en su país de origen.

Willy no es de nivel social muy alto, pero sí tiene acceso, por su posición de recluta en una tripulación pirata, sin duda muy rica para el nivel de Somalia, a información relativamente actualizada sobre Europa y España. ¿Os creeis que una banda de este tipo no se dedica a mirar por Internet qué es lo que pasa en ese país que abandera el buque que se proponen apresar? ¿O es que os creeis, como este blogger, que los padres de Willy están realmente huérfanos de información sobre la situación de su hijo?

Son las ventajas de la globalización. Y en este caso, como no le encontremos una solución disuasoria al caso del pirata Willy, vamos a sufrirlas en nuestras propias carnes. Porque podemos tener por seguro que docenas de aprendices de piratas siguen atentamente desde la costa de Somalia los avatares de su protohéroe Willy.

Comentarios

Añadir un comentario