S?bado, 22 de agosto de 2009

Tambores de bancarrota

Dicen que en tiempos de guerra cualquier agujero es trinchera. Espero que no sea cierto, porque a la vista del reciente informe que califica a España como "el agujero de Europa" mucho me temo que de aquí a poco tiempo vamos a tener a nuestros acreedores franceses y alemanes haciendo lo que les venga en gana con el país al amparo del tal adagio.

Varias son las cosas de las que habla ese informe y que ya habíamos adelantado en este blog. La quiebra del sistema financiero español, el bajonazo en los precios de la vivienda, por resultar invendible y, por supuesto, un ajuste severisísimo en el mercado laboral. En definitiva, estamos hablando de la situación exacta que planteamos desde este blog en Enero de 2009 como la más probable a un año vista, con los mismos problemas y soluciones que ya planteamos en Agosto de 2008.

Las previsiones del informe, como las que hemos ido haciendo nosotros mismos en materia económica, asustan: 25% de desempleados. Necesariqas bajadas de salarios entre un 20 y un 30%. Deuda inmobiliaria incobrable que nos llevará a una situación generalizada de bancos zombies al estilo de Japón (de hecho, los autores del informe califican a España como "Japón 2.0) y a ser considerados, en definitiva, como país y como proyecto económico, una inmensa subprime.

No le den las gracias a Zapatero quien, con su total inutilidad, apenas ha estropeado un poco más lo que ya estaba podrido. La brillante idea de convertir la construcción en la locomotora económica del país viene de los tiempos de Rato y Montoro, esos genios de la economía con cuyas preclaras tesis nos sigue amenazando día tras día el Partido Popular. Ese dúo dinámico que iba a entrar por la puerta grande en la historia económica mundial convirtiendo a España en el único país del mundo que que basa su economía en la construcción.  ¡Se iban a enterar esos suizos, que se permiten el desperdicio de mantener los alrededores de sus lagos libres de esos horribles blocacos destinados al turismo residencial que proliferan por nuestras costas y mesetas, de lo que es el urbanismo sostenible!

Pues se acabó la fiesta. Hay que pagar al flautista. Ya veremos como lo hacemos. Pero tiene pinta de que nos van a faltar agujeros para satisfacer a quienes han financiado nuestra orgía ladrillera.

 




Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: Mi?rcoles, 21 de octubre de 2009
Hora: 22:02

LA OCTAVA POTENCIA ECONOMICA DEL MUNDO: en

Zapatillas, A correr, pal PARO...