Martes, 18 de agosto de 2009

Cuba: Socialismo... o Mierda

Comunismo en estado puro: El Régimen de Raúl Castro podría quedarse sin reservas de papel higiénico de aquí a finales de año. Esto sucede en Cuba, que en 1959 era un país del primer mundo, receptor neto de inmigrantes sin ir más lejos españoles. Hoy, cuatro integrantes de la Selección Nacional de Baloncesto de Cuba piden asilo en Gran Canaria tras un amistoso frente a España. Posiblemente para tener algo que comer que les justifique su necesidad de papel higiénico.

Por supuesto, no faltan en Internet los que defienden el éxito de la versión castrista del comunismo con argumentos tan peregrinos como el de que africanos, tahilandeses, indios o iraníes no utilizan papel para limpiarse tras comulgar con la naturaleza, sino que atienden a la higiene de su aparato excretor con la mano izquierda, o que el 80% de la población de Honduras no ha conocido nunca el papel higiénico. No falta tampoco la tradicional referencia al embargo (que no bloqueo) de los Estados Unidos hacia Cuba. Embargo que no impide a Cuba comerciar con ningún otro país del mundo (para obtener, por ejemplo, papel higiénico) siempre y cuando Cuba posea algo que ofrecer a cambio. Lo que no es el caso -ni puede serlo- en ninguno de los países comunistas que en el mundo han sido... o siguen siendo.

El hilo abierto en Burbuja.info para tratar el tema no tiene desperdicio, por la visión concreta y fidedigna que nos da de la imbécil ignorancia del comunismo patrio. Extrapolable, desde luego, a sus versiones internacionalistas tipo indymedia, kaosenlared o similares. 

Sin embargo, empiezo a pensar que el problema más grave de los que afronta Cuba no es el comunismo, ni, desde luego, tampoco el embargo comercial de los Estados Unidos. Más bien estoy cada vez más convencido de que el primer problema de Cuba es esa inmensa legión perroflautista que, desde el mundo civilizado y libre,  se dedica a predicar las virtudes de la revolución castrista. Conozco a varios de ellos, a quienes incluso considero grandes amigos. Contra lo que pueda suponerse, no son unos malvados sino pura y simplemente unos ignorantes, incapaces de entender que eslóganes como ese tan famoso de cada cual según sus posibilidades, a cada cual según sus necesidades deja de tener validez porque "tus necesidades" en un régimen comunista las termina fijando un hijo de la gran puta (o un "soviet de obreros, soldados, intelectuales y campesinos con el predominio de los primeros")  que decide que lo que necesitas en lo justo para vivir en la miseria y que tener más que eso es capitalista, decadente e incluso antiecológico.

Es una verdadera lástima para los cubanos que, una vez desaparecida la Unión Soviética, el modelo económico de la Cuba comunista sea tan insostenible como lo sería una Marinaleda sin Junta de Andalucía a la que parasitar y que por lo tanto el alcalde Sánchez Gordillo no pueda exportar a la isla caribeña su realidad socialista.





Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: Jueves, 21 de enero de 2010
Hora: 7:05

para que nesecitan papel higienico los cubanos sino tienen que comer, por lo tanto no tienen que cagar